outsider

outsider
outsider

looking for something?

Loading...

Edgelit

Edgelit
Edgelit/Borde.de.luz

Adagio de Habanoni


Fotografías de Silvia Corbelle y Orlando Luis Pardo

mi habanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo.

Sus fidelidades están en pie.

Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.

Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico.

Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones.

Tiene un destino y un ritmo.

Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo.

Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.

Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas.

La Habana conserva todavía la medida humana.

El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

habanera tú

habanera tú
Luis Trapaga

El habanero se ha acostumbrado, desde hace muchos años, a ese juego donde silenciosamente se apuestan los años y se gana la pérdida de los mismos.

No importa, “la última semana del mes” representa un estilo, una forma en la que la gente se juega su destino y una manera secreta y perdurable de fabricar frustraciones y voluptuosidades.

Lezama

puertas

desmontar la maquinaria

Entrar, salir de la máquina, estar en la máquina: son los estados del deseo independientemente de toda interpretación.

La línea de fuga forma parte de la máquina (…) El problema no es ser libre sino encontrar una salida, o bien una entrada o un lado, una galería, una adyacencia.

Giles Deleuze / Felix Guattari

moi

podemos ofrecer el primer método para operar en nuestra circunstancia: el rasguño en la piedra. Pero en esa hendidura podrá deslizarse, tal vez, el soplo del Espíritu, ordenando el posible nacimiento de una nueva modulación. Después, otra vez el silencio.

José Lezama Lima (La cantidad hechizada)

Medusa

Medusa
Perseo y Medusa (by Luis Trapaga)

...

sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes,
más abajo, más abajo, y el mar picando en sus espaldas;
un pueblo permanece junto a su bestia en la hora de partir;
aullando en el mar, devorando frutas, sacrificando animales,
siempre más abajo, hasta saber el peso de su isla;
el peso de una isla en el amor de un pueblo.

la maldita...

la maldita...
enlace a "La isla en peso", de Virgilio Piñera

La incoherencia es una gran señora.

Si tú me comprendieras me descomprenderías tú.

Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico.

Virgilio Piñera

(carta a Lezama)

MENU

MENU
Luis Trápaga

ay

Las locuras no hay que provocarlas, constituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.

Lezama

Luis Trápaga Dibujos

Luis Trápaga Dibujos
Dibujos de Luis Trápaga

Pingüino Elemental Cantando HareKrishna

Elementary penguin singing harekrishna
o
la eterna marcha de los pueblos victoriosos
luistrapaga paintings
#art-s (1) #arteconducta (2) #artecubanocontemporáneo (1) #arteespinga (1) #arteindependiente (1) #artelibre (5) #artepolítico (2) #censura (1) #Cuba (1) #DDHH (1) #DDHHCuba2013 (2) #DDHHCuba2015 (3) #disidencia #artecubano (1) #ForoDyL (1) #FreeElSexto (1) #historiadecuba (1) #luismanuelotero (1) #miami (1) #MINCULT (1) #museodeladisidenciaencuba (1) #perezmuseum (1) #pinga (1) #PornoParaRicardo #UnDiaParaCuba #YoTambienExijo #FreeElSexto (1) #RevoluciónyCultura (1) #TodosMarchamos (3) #UnDiaParaCuba (1) #yanelysnúñez (1) #YoTambienExijo (6) 11 bienal (11) a-mí-no-pero-a-ella-sí-compañero (43) acoso policial (1) activismo (1) Ahmel Echevarría (3) Ailer Gonzalez (9) Ailer González (1) al derecho o al reVes? (17) Alejandro Brugués (1) Alejandro de La Fuente (1) Alex Hernández Dueñas (1) Alexander González Zayas (1) alfabetización cívica (1) Amnistía Internacional (1) Ana Olema (2) Ananda Morera (2) Ángel Santiesteban (4) angustia (1) antimovimiento del rock cubano (4) Antoni Muntadas (1) Antonio Rodiles (32) art-S (127) arte (1) Arte Calle (2) arte conducta (22) arte contestatario (1) arte cubano (9) arte cubano contemporáneo (14) arte político (4) arte útil (3) artículos de escritores sobre escritores (17) artista cubano (3) artivismo (1) asamblea nacional del poder popular (1) asesinato político (1) autocensura (2) Azucena Plasencia (7) Bienal de La Habana (9) Bienal de Venecia (1) blogger (2) Boring Home/2009/ Orlando Luis Pardo Lazo (1) Boring Home/2009/el libro prohibido de OLPL (13) Boris González Arenas (5) bostezos matutinos (1) Camilo Ernesto Olivera (1) Campaña Por otra Cuba (1) Carlos Martiel (1) Castro (1) Castro catástrofe (1) Celia-Yunior (1) censura (5) centros de trabajo (4) Ché Guevara (2) Chiharu Shiota (1) cine cubano (1) cine filos (42) cinemateca programacion (5) Cirenaica Moreira (1) Ciro Diaz (1) civilización (1) Cladio Fuentes (1) Claudia Cadelo (15) Claudio Fuentes (11) comunidad (1) contrucción (1) correitos (8) creatividad (1) crimen (1) Cristo Salvador Galería (3) critedios (1) Criterios (2) Cuba (33) cuban blogger (29) CubaRaw (1) cubismo? (18) cuento (10) cumple hechiz (1) Damas de Blanco (2) Danilo Maldonado (4) David D Omni (2) DDHH (8) de tó (35) de-la-s.o.s-city (30) delirantes (2) demanda ciudadana Por otra Cuba (22) Dennis Izquierdo (1) Denys San Jorge (1) derecho constitucional (1) derechos humanos (1) Desiderio Navarro (1) dictadura (1) disidencia (1) diversidad política (1) diversidad sexual (1) El camino del pueblo (1) El Sexto (9) Engels (1) Equis Alfonso (1) Ernesto Juan Castellanos (1) Ernesto Menéndez-Conde (1) Ernesto Santana (3) escaramuzas literajeras (12) Espacio Aglutinador (9) espacios alternativos (6) espiritualidad (1) esquizoanálisis (12) Estado de Sats (24) evolución (2) Ezequiel Suárez (1) Fábrica de Arte (1) FAC (1) fernando pérez (1) Festival del Nuevo Cine de La Habana (3) Festival Rotilla (1) Fidel Castro (3) Fito Páez (1) flyers (1) food (1) formar lío (5) fotofilia (118) fotografía cubana contemporánea (1) FreeElSexto (3) freeinternet (1) freeRodiles (28) friendship (15) Gabriela García (1) gatos (4) Gilles Deleuze (1) Giselle Victoria (1) gorki (11) Gorki Águila (2) gorki free (13) graffiti habana (10) green revolution (3) guamañanga (5) Hamlet Lavastida (3) Hander Lara (1) Hannah Arendt (1) Hanny Marín (1) Hebert Domínguez (1) historia (1) homosexualidad (1) ICAIC (1) identidad (1) inteligencia (1) Iran (4) Isabel Santos (1) Isbel Alba (1) Janler Méndez (1) Jorge Alberto Aguiar Díaz (3) Jorge Carpio (4) Jorge Enrique Lage (2) Jorge Fernández (1) Jorge Ferrer (1) José Martí (2) Juan Antonio García Borrero (1) Juan Carlos Cremata (2) Juan Carlos Tabío (1) klínica de jaad (14) krónicas jaadianas (7) kultural promotion (2) La Babosa Azul (1) La Habana (9) La Noria (1) La Pared Negra (1) lapolítik (17) las entradas de Yoani (7) las ideas democráticas... (5) Laura de la Uz (1) Lázaro Saavedra (2) Léa Rinaldi (1) Leandro Feal (1) Lech Walesa Institute (1) Legna Rodríguez Iglesias (3) Legna Rodríguez Iglesias (1) leo brouwer (1) Leonel Mokarzel (1) Lesmes Carroza (1) Lester Hamlet (1) Lezama (4) Lia Villares (7) libertad (4) libertad de expresión (3) Lisandra Ramírez (1) literatura cubana contemporánea (17) literatura menor (15) literaturas menores (41) Lizabel Mónica (4) Los papeles de Don Cógito (1) los-envíos-de-un-bloguero-independiente-que-vive-en-la-habana (7) lospornoinaction (37) Luis Alberto García (1) Luis Felipe Rojas (1) Luis Trápaga (45) lyrics (6) Maikel Domínguez (1) Maldito Menéndez (3) Maleconazo (1) Marcel Márquez (1) Marcos Antonio Díaz Sosa (1) María Villares (1) Mariela Castro (1) Marilyn Solaya (1) medicina (1) Medusa (1) metalengua?je (6) Mia Unverzagt (4) Michel Matos (1) miedo (2) Milan Kundera (1) MINCULT (3) Miriam Celaya (1) mis hermanas (4) Museo Nacional de Bellas Artes (3) nación (1) nosotras (1) noticias (1) OLPL (3) olpl/lunes/de/postrevolucion/ (13) Omni Zona Franca (2) orgullo gay (2) Orlando Gutiérrez Boronat (1) Orlando Luis Pardo Lazo (2) Oswaldo Payá (1) Otari Oliva (3) P350 (1) painting (2) País de Píxeles (1) Paolo Titolo (1) Papa (1) Pável Giroud (1) Perseo (1) piedras pintadas (1) piedritas (1) pinchitas (5) pintura cubana (2) PNR (1) poesía (65) PoesiaSinFin (3) pope (1) Porno Para Ricardo (4) postciclónico (8) PPR (1) precios (2) presos de conciencia (1) Proyecto Heredia (1) Proyecto Varela (1) Rafael Villares (4) Raúl Castro (1) Raúl Flores Iriarte (4) Reina María Rodríguez (1) represión (17) resposabilidad social (1) Rocío García (1) Roladando Pulido (1) Román Gutiérrez (1) Rosa María Payá (2) S.E. (1) salud pública (1) Samuel Riera (1) Sandra Ceballos (12) Sandra Cordero (1) Sandra Vigil Fonseca (1) Seguridad del Estado (3) Senel Paz (1) ser humano (1) serie_cables (1) serie_pies (14) sk4dron patriota (1) skaters (1) sociedad civil (21) Soleida Ríos (1) solidaridad (1) solidarity (1) solidarityshorts2014 (1) songs (1) subterranean music (27) sueños (1) Susana Pilar Delahante (1) Suyai Otaño (9) Tania Bruguera (11) Tatiana Mesa (1) textospAqué (12) The Voice Project (1) this-world-go-crazy (2) Tibet (1) tiranía (1) totalitarismo (3) transexualidad (1) Traza (1) tvset (1) Ucrania 2013 (1) UMAP (1) unidad (1) Universidad de La Habana (1) Varsovia (1) Venezuela (1) Vera Chytilova (1) víctimas remolcador ¨13 de marzo¨ (1) Víctor Fowler (3) videitos-slides (21) video (1) videojuegos (2) violencia (1) Virgilio Piñera (2) Walfrido López (1) Wiskelmis Rodríguez (1) y-ojalá-no-falten-los-amigos-a-la-hora-de-tomar-el-vino (5) Yanahara Mauri (1) Yoani Sánchez (1) Yornel Martínez (1)

Libertad para Danilo

Dec 19, 2008

Tom Waits, el poeta del ruido




 

Tom Waits, el poeta del ruido

 

 

Es un músico de culto que, como todos los de su estirpe, arroja semillas extrañas que luego crean escuela. Tom Waits saca un nuevo disco de canciones, Real gone (2004), en el que lleva la música al terreno de la cruda poesía de lo cotidiano.

escrito por Diego A. Manrique

en El país, Babelia, octubre 2, 2004

 

El cantante californiano profundiza en su “maravillosos caos” con Real gone, un disco feroz donde integra técnicas del hip hop, “que es lo que escuchan mis hijos”. Hecho de modo casero, Real gone es descrito por su autor como “un universo alquímico de ruido de sillas, ritmos oscilantes y martillos de nueve libras”. Una especie de “funk cubista”, en el que la voz rasposa de Waits ha ido determinando la forma de las canciones a medida que las componía.

 

Cuesta atrapar al lobo fugitivo. Al menos, hemos convivido con dos Tom Waits (Pormona, 1949). El primero, el vecino de Los Ángeles, era una simpática impostura: un cantautor que parecía retomar la onda beat, como si los sesenta jamás hubieran existido (aunque grabara para Asylum, gran hotel para el hipismo dorado de Californa. Era un filósofo con piano, una versión evolucionada de los personajes de Bukowski, un Louis Armstrong filtrado por las páginas de Jack Kerouac. Su biografía oficial de aquel entonces contenía tantas (bonitas) mentiras como la del primer Bob Dylan.

Hacia finales de los años setenta, nuestro hombre comprende que va camino de convertirse en una parodia de sí mismo, una tópica banda sonora para los cuadros de Edward Hopper, un chiste del que muchos conocen el desenlace. Lanzaba un disco por año y su cuidado traje de hipster parecía desgastarse, a punto de estallar por las costuras. Se había casado en 1981 con Kathleen Brennan, una dramaturga con sangre irlandesa que se convertiría en cómplice creativa, a la vez que frenaba su ingesta de alcohol.

Nace entonces el segundo Waits. Se trata de un parto traumático: cambia de mánager, de productor, de discografía. De hecho, el vuelco estético es tan brutal que pasa una humillante temporada haciendo la tournée de las compañías con un nuevo disco bajo el brazo, hasta que encuentra acomodo en Island, entonces todavía guiada por su visionario fundador, Chris Blackwell. Swordfishtrombones (1983) es punto de partida para el segundo Tom Waits, que se instala en New York.

El anterior era una figura reconfortante, bañada por la luz de la nostalgia: el humano cronista de perdedores. El nuevo Tom se sitúa radicalmente fuera de la corriente principal. Los ochenta son años de plástico, de coge-el-dinero-y-corre. Por el contrario, él sube el listón. De la épica del outsder, salta a la construcción de un mundo paradógico, donde la excentricidad es la norma. Waitslandia linda al norte con lo trágico y al sur con lo grotesco.

Los materiales con los que trabaja parecen provenir de un desguace, de una cacharrería, de una tienda de empeños. Mientras sus colegas descubren las maravillas de las máquinas digitales, Waits desecha las superficies relucientes. Sus grabaciones tienen perfiles primitivos, una cruda intemporalidad. Tom y sus acompañantes no sólo tocan sucio: descubren la tímbrica de instrumentos arcaicos, reinventan el libro de los arreglos, manipulan los sonidos.

La ruda asimetría del segundo Tom Waits funciona como eficaz purgante frente a la belleza convencional de los discos de tantos cantantes-compositores. Su voz intimida: ha adquirido los ecos pantanosos de Howlin´Wolf. Un Lobo Aullador distorsionado, distante, amenazador: igual que un actor se caracteriza, Tom usa sus peculiares técnicas de grabación para entrar en sus personajes.

Todavía puede ejercer de romántico crepuscular –su famoso Downtown train data de 1985- pero la temática se ha agriado: la soledad cósmica, las incertidumbres de la amistad, la amargura del amor, la tentación del suicidio, la furia ciega, la muerte como redención. El ser humano es, como dice el título de su áspero disco de 1992, una “máquina de huesos”, abandonada a sus recursos en un páramo hostil.

En los ochenta, se convierte en “paterfamilias” y diversifica su actividad laboral. Aunque la película fuera un pinchazo, la banda sonora de One from the heart (1982) le coloca en las agendas de holliwood; su director, Francis Ford Coppola le ofrece trabajos de actor y, de rebote, van cayendo papeles apetitosos con Jim Jarmusch, Hector Babenco, Robert Altman o Wayne Wang. Sus canciones se cuelan hasta en productos-para-el-gran-público, como Shrek 2.

Guiado por su esposa, ingresa en el circuito de vanguardia: conciertos guionizados, encargos para festivales europeos, el espectáculo The black rider con William Burroughs y Bob Wilson. Simultáneamente, lucha contra la trivialización de su música. Prohíbe que se usen sus canciones en publicidad; consigue que Levi Strauss muerda el polvo y tenga que disculparse públicamente en 1995 por haber utilizado su Heart attack and Vine, en la truculenta versión de Screaming´Jay Hawkins, para vender vaqueros. También logra que se reconozca su estilo lobuno como parte de su patrimonio artístico: los fabricantes de Doritos deben pagarle dos millones y medio de dólares por usar un imitador; recientemente, una agencia barcelonesa también comprobó que los trucos habituales –variar mínimamente una melodía, duplicar descaradamente sus manierismos- no valían con Waits.

La (meditada) estrategia de supervivencia pasa por dosificar su mercancía. Tom tiene muy presente el destino de Don Van Vliet, alias Captain Beefheart, clara influencia en su obra, que se desgastó espiritualmente en el intento de rebajar su nivel para vender más discos y que terminó abandonando su música para dedicarse a la pintura, no muy lejos de donde vive Waits. Así, no saca discos de canciones nuevas entre 1993 y 1999: Island ha dejado de funcionar como refugio, tras ser absorbida por una multinacional, y Tom termina fichando por Epitaph, discográfica punk que no tiene inconveniente en oficializar el contrato en un restaurante de camioneros en Pentaluna, cerca de su casa de Santa Rosa. Si alguien pensaba que grabar con Epitaph, una compañía de espíritu callejero, equivaldría a un Tom Waits más visible… vaya chasco. Waits coreografía encuentros con los periodistas en los alrededores de su casa, el condado de Sonoma, donde no se desvía de su imagen de glorioso excéntrico: uno de sus entretenimientos consiste en interrogar al plumilla sobre curiosidades zoológicas o anatómicas. Y Epitaph chantajea a los medios, exigiendo portadas a cambio del privilegio de entrevistarle. Al menos, no cabe quejarse de su actual productividad: tras Mule variations (1999), llegaron dos discos simultáneos en 2002, Alice y Blood Money. Ahora, golpea con Real gone: en la jerga del jazz, “real gone” describe a un músico arrebatado; en el habla coloquial, es una forma sarcástica de indicar que alguien ha muerto. El cuchillo de Tom Waits siempre tiene doble filo.

 

Traduciendo a Tom

 

Dentro de la industria musical, es un tópico afirmar que Tom Waits hace extraordinarias canciones pero que son saboteadas comercialmente por sus interpretaciones, sus hirientes envolturas. Algo muy parecido a lo que se decía de Bob Dylan antes de Like a Rolling Stone.

Varios artistas han grabado discos completos dedicados al cancionero lobuno: la canadiense Holly Cole hizo un Tom Waits de club nocturno en Temptation (1995) y John Hammond, amigo y colaborador, le moldeó en blues para elaborar Wicked grin (2002). Sin olvidar Step right up (1995), un homenaje colectivo realizado por figuras del indie rock.

Como todo gran repertorio, las canciones de Tom han servido para artistas tan opuestos como los Ramones (I don´t wanna grow up) y los Blind Boys of Alabama (Jesus gonna be here). Más allá de las celebradas interpretaciones de Bruce Springsteen (Jersey girl) y Rod Stewart (Downtown train), el cancionero de Tom Waits se ha multiplicado en el campo de las damas confesionales como Diana Krall, Norah Jones y Marianne Faithfull, y en el indefinido territorio del americana, con versiones firmadas por Johnny Cash, Lucinda Williams o Los Lobos.

Grabar a Waits tiene sus riesgos. Fue pionero Tim Buckley, con Martha, pero los primeros cheques carnosos llegaron con los Eagles, tras su lectura de Ol`55. Tom no se mostró agradecido: “Lo único que tiene bueno un LP de The Eagles es que evita que te entre polvo en el tocadiscos.

Diego A. Manrique

El país, Babelia, octubre 2, 2004

 

Frank`s wild years

Well Frank settled down in the Valley
and hung his wild years
on a nail that he drove through
his wife's forehead
he sold used office furniture
out there on San Fernando Road
and assumed a $30,000 loan
at 15 1/4 % and put down payment
on a little two bedroom place
his wife was a spent piece of used jet trash
made good bloody marys
kept her mouth shut most of the time
had a little Chihuahua named Carlos
that had some kind of skin disease
and was totally blind. They had a
thoroughly modern kitchen
self-cleaning oven (the whole bit)
Frank drove a little sedan
they were so happy

One night Frank was on his way home
from work, stopped at the liquor store,
picked up a couple Mickey's Big Mouths
drank 'em in the car on his way
to the Shell station, he got a gallon of
gas in a can, drove home, doused
everything in the house, torched it,
parked across the street, laughing,
watching it burn, all Halloween
orange and chimney red then
Frank put on a top forty station
got on the Hollywood Freeway
headed north
Never could stand that dog

 

?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?===============================

beso

**** lia

**** **** ****

?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?===============================

 

"Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico"

Virgilio Piñera

 

r1z0m4li@ http://www.myspace.com/rizoma_lia

"hechizamiento habanémico hebdomadario" http://habanemia.blogspot.com

habanemia en wordpress http://liavillares.blogspot.com Habanemia new site http://www.habanemia.com

?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?===================================

 



No comments:

Post a Comment

déjame un guiño...

CubaRaw

Luis Trápaga

El artista tiene en venta algunas de sus piezas. Para contactar directamente con él desde La Habana: telf. fijo: (053-7)833 6983
cell: +53 53600770 email: luistrapaga@gmail.com
para ver más de su obra visita su web

#vjcuba on pond5

#vjcuba on pond5
royalty free footage

porotracuba.org

porotracuba.org
demanda ciudadana Por otra Cuba

#goodprint.us

dis tortue...

dis tortue...
enlace a mi cuento "Dis tortue, dors-tu nue?" (bajarlo en pdf)

País de Píxeles

las cacharrosa(s) Cacharro(s)

la 33 y 1/3 de Raulito

FACT me!

TREP

TREP
the revolution evening post

El auditorio imbécil

El auditorio imbécil
Ciro J. Díaz

guamañanga!

guamañanga!
Publikación de Ocio e Instrucción para los Indios de Amérikaribe, para recibir guamá, escribirle al mismo: elcaciqueguama@gmail.com

non official PPR site

non official PPR site
PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

My Politicophobia

My Politicophobia
I like to think I'm an expert on one thing: myself. The world has a way of constantly surprising me so I've dedicated much of my time to understanding the world one event and one place at a time. "Without struggle, there is no progress." Frederick Douglas

la taza de liz

la taza de liz
Este es un proyecto de ayuda a blogs para incentivar la creación y sustento de bitácoras cubanas

I want u fact

Ricardo Villares

raíz

raíz
Rafael Villares

"De soledad humana"

Los objetos de la vida cotidiana están relacionados con todos los hábitos y las necesidades humanas que definen el comportamiento de la especia.Nosotros dejamos en lo que nos rodea recuerdos, sensaciones o nostalgias, y a nuestra clase le resulta indispensable otorgarles vida, sentido y unidad (más allá de la que ya tienen) precisamente por el grado de identificación personal que logramos con ellos; un mecanismo contra el olvido y en pos de la necesidad de dejar marca en nuestro paso por la vida.La cuestión central es, ¿Cuánto de ellos queda en nosotros? ¿Cuánto de nosotros se va con ellos? (fragmentos de la tesis de grado de Rafael Villares, San Alejandro, enero 19, 2009)

Néstor Arenas

Néstor Arenas
Néstor Arenas

neon-klaus

neon-klaus

warholcollage

warholcollage
la mirada indescriptible de los mortalmente heridos