outsider

outsider
outsider

looking for something?

Loading...

Edgelit

Edgelit
Edgelit/Borde.de.luz

Adagio de Habanoni


Fotografías de Silvia Corbelle y Orlando Luis Pardo

mi habanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo.

Sus fidelidades están en pie.

Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.

Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico.

Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones.

Tiene un destino y un ritmo.

Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo.

Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.

Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas.

La Habana conserva todavía la medida humana.

El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

habanera tú

habanera tú
Luis Trapaga

El habanero se ha acostumbrado, desde hace muchos años, a ese juego donde silenciosamente se apuestan los años y se gana la pérdida de los mismos.

No importa, “la última semana del mes” representa un estilo, una forma en la que la gente se juega su destino y una manera secreta y perdurable de fabricar frustraciones y voluptuosidades.

Lezama

puertas

desmontar la maquinaria

Entrar, salir de la máquina, estar en la máquina: son los estados del deseo independientemente de toda interpretación.

La línea de fuga forma parte de la máquina (…) El problema no es ser libre sino encontrar una salida, o bien una entrada o un lado, una galería, una adyacencia.

Giles Deleuze / Felix Guattari

moi

podemos ofrecer el primer método para operar en nuestra circunstancia: el rasguño en la piedra. Pero en esa hendidura podrá deslizarse, tal vez, el soplo del Espíritu, ordenando el posible nacimiento de una nueva modulación. Después, otra vez el silencio.

José Lezama Lima (La cantidad hechizada)

Medusa

Medusa
Perseo y Medusa (by Luis Trapaga)

...

sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes,
más abajo, más abajo, y el mar picando en sus espaldas;
un pueblo permanece junto a su bestia en la hora de partir;
aullando en el mar, devorando frutas, sacrificando animales,
siempre más abajo, hasta saber el peso de su isla;
el peso de una isla en el amor de un pueblo.

la maldita...

la maldita...
enlace a "La isla en peso", de Virgilio Piñera

La incoherencia es una gran señora.

Si tú me comprendieras me descomprenderías tú.

Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico.

Virgilio Piñera

(carta a Lezama)

MENU

MENU
Luis Trápaga

ay

Las locuras no hay que provocarlas, constituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.

Lezama

Luis Trápaga Dibujos

Luis Trápaga Dibujos
Dibujos de Luis Trápaga

Pingüino Elemental Cantando HareKrishna

Elementary penguin singing harekrishna
o
la eterna marcha de los pueblos victoriosos
luistrapaga paintings
#art-s (1) #arteconducta (2) #artecubanocontemporáneo (1) #arteespinga (1) #arteindependiente (1) #artelibre (5) #artepolítico (2) #censura (1) #Cuba (1) #DDHH (1) #DDHHCuba2013 (2) #DDHHCuba2015 (3) #disidencia #artecubano (1) #ForoDyL (1) #FreeElSexto (1) #historiadecuba (1) #luismanuelotero (1) #miami (1) #MINCULT (1) #museodeladisidenciaencuba (1) #perezmuseum (1) #pinga (1) #PornoParaRicardo #UnDiaParaCuba #YoTambienExijo #FreeElSexto (1) #RevoluciónyCultura (1) #TodosMarchamos (3) #UnDiaParaCuba (1) #yanelysnúñez (1) #YoTambienExijo (6) 11 bienal (11) a-mí-no-pero-a-ella-sí-compañero (43) acoso policial (1) activismo (1) Ahmel Echevarría (3) Ailer Gonzalez (9) Ailer González (1) al derecho o al reVes? (17) Alejandro Brugués (1) Alejandro de La Fuente (1) Alex Hernández Dueñas (1) Alexander González Zayas (1) alfabetización cívica (1) Amnistía Internacional (1) Ana Olema (2) Ananda Morera (2) Ángel Santiesteban (4) angustia (1) antimovimiento del rock cubano (4) Antoni Muntadas (1) Antonio Rodiles (32) art-S (127) arte (1) Arte Calle (2) arte conducta (22) arte contestatario (1) arte cubano (9) arte cubano contemporáneo (14) arte político (4) arte útil (3) artículos de escritores sobre escritores (17) artista cubano (3) artivismo (1) asamblea nacional del poder popular (1) asesinato político (1) autocensura (2) Azucena Plasencia (7) Bienal de La Habana (9) Bienal de Venecia (1) blogger (2) Boring Home/2009/ Orlando Luis Pardo Lazo (1) Boring Home/2009/el libro prohibido de OLPL (13) Boris González Arenas (5) bostezos matutinos (1) Camilo Ernesto Olivera (1) Campaña Por otra Cuba (1) Carlos Martiel (1) Castro (1) Castro catástrofe (1) Celia-Yunior (1) censura (5) centros de trabajo (4) Ché Guevara (2) Chiharu Shiota (1) cine cubano (1) cine filos (42) cinemateca programacion (5) Cirenaica Moreira (1) Ciro Diaz (1) civilización (1) Cladio Fuentes (1) Claudia Cadelo (15) Claudio Fuentes (11) comunidad (1) contrucción (1) correitos (8) creatividad (1) crimen (1) Cristo Salvador Galería (3) critedios (1) Criterios (2) Cuba (33) cuban blogger (29) CubaRaw (1) cubismo? (18) cuento (10) cumple hechiz (1) Damas de Blanco (2) Danilo Maldonado (4) David D Omni (2) DDHH (8) de tó (35) de-la-s.o.s-city (30) delirantes (2) demanda ciudadana Por otra Cuba (22) Dennis Izquierdo (1) Denys San Jorge (1) derecho constitucional (1) derechos humanos (1) Desiderio Navarro (1) dictadura (1) disidencia (1) diversidad política (1) diversidad sexual (1) El camino del pueblo (1) El Sexto (9) Engels (1) Equis Alfonso (1) Ernesto Juan Castellanos (1) Ernesto Menéndez-Conde (1) Ernesto Santana (3) escaramuzas literajeras (12) Espacio Aglutinador (9) espacios alternativos (6) espiritualidad (1) esquizoanálisis (12) Estado de Sats (24) evolución (2) Ezequiel Suárez (1) Fábrica de Arte (1) FAC (1) fernando pérez (1) Festival del Nuevo Cine de La Habana (3) Festival Rotilla (1) Fidel Castro (3) Fito Páez (1) flyers (1) food (1) formar lío (5) fotofilia (118) fotografía cubana contemporánea (1) FreeElSexto (3) freeinternet (1) freeRodiles (28) friendship (15) Gabriela García (1) gatos (4) Gilles Deleuze (1) Giselle Victoria (1) gorki (11) Gorki Águila (2) gorki free (13) graffiti habana (10) green revolution (3) guamañanga (5) Hamlet Lavastida (3) Hander Lara (1) Hannah Arendt (1) Hanny Marín (1) Hebert Domínguez (1) historia (1) homosexualidad (1) ICAIC (1) identidad (1) inteligencia (1) Iran (4) Isabel Santos (1) Isbel Alba (1) Janler Méndez (1) Jorge Alberto Aguiar Díaz (3) Jorge Carpio (4) Jorge Enrique Lage (2) Jorge Fernández (1) Jorge Ferrer (1) José Martí (2) Juan Antonio García Borrero (1) Juan Carlos Cremata (2) Juan Carlos Tabío (1) klínica de jaad (14) krónicas jaadianas (7) kultural promotion (2) La Babosa Azul (1) La Habana (9) La Noria (1) La Pared Negra (1) lapolítik (17) las entradas de Yoani (7) las ideas democráticas... (5) Laura de la Uz (1) Lázaro Saavedra (2) Léa Rinaldi (1) Leandro Feal (1) Lech Walesa Institute (1) Legna Rodríguez Iglesias (3) Legna Rodríguez Iglesias (1) leo brouwer (1) Leonel Mokarzel (1) Lesmes Carroza (1) Lester Hamlet (1) Lezama (4) Lia Villares (7) libertad (4) libertad de expresión (3) Lisandra Ramírez (1) literatura cubana contemporánea (17) literatura menor (15) literaturas menores (41) Lizabel Mónica (4) Los papeles de Don Cógito (1) los-envíos-de-un-bloguero-independiente-que-vive-en-la-habana (7) lospornoinaction (37) Luis Alberto García (1) Luis Felipe Rojas (1) Luis Trápaga (45) lyrics (6) Maikel Domínguez (1) Maldito Menéndez (3) Maleconazo (1) Marcel Márquez (1) Marcos Antonio Díaz Sosa (1) María Villares (1) Mariela Castro (1) Marilyn Solaya (1) medicina (1) Medusa (1) metalengua?je (6) Mia Unverzagt (4) Michel Matos (1) miedo (2) Milan Kundera (1) MINCULT (3) Miriam Celaya (1) mis hermanas (4) Museo Nacional de Bellas Artes (3) nación (1) nosotras (1) noticias (1) OLPL (3) olpl/lunes/de/postrevolucion/ (13) Omni Zona Franca (2) orgullo gay (2) Orlando Gutiérrez Boronat (1) Orlando Luis Pardo Lazo (2) Oswaldo Payá (1) Otari Oliva (3) P350 (1) painting (2) País de Píxeles (1) Paolo Titolo (1) Papa (1) Pável Giroud (1) Perseo (1) piedras pintadas (1) piedritas (1) pinchitas (5) pintura cubana (2) PNR (1) poesía (65) PoesiaSinFin (3) pope (1) Porno Para Ricardo (4) postciclónico (8) PPR (1) precios (2) presos de conciencia (1) Proyecto Heredia (1) Proyecto Varela (1) Rafael Villares (4) Raúl Castro (1) Raúl Flores Iriarte (4) Reina María Rodríguez (1) represión (17) resposabilidad social (1) Rocío García (1) Roladando Pulido (1) Román Gutiérrez (1) Rosa María Payá (2) S.E. (1) salud pública (1) Samuel Riera (1) Sandra Ceballos (12) Sandra Cordero (1) Sandra Vigil Fonseca (1) Seguridad del Estado (3) Senel Paz (1) ser humano (1) serie_cables (1) serie_pies (14) sk4dron patriota (1) skaters (1) sociedad civil (21) Soleida Ríos (1) solidaridad (1) solidarity (1) solidarityshorts2014 (1) songs (1) subterranean music (27) sueños (1) Susana Pilar Delahante (1) Suyai Otaño (9) Tania Bruguera (11) Tatiana Mesa (1) textospAqué (12) The Voice Project (1) this-world-go-crazy (2) Tibet (1) tiranía (1) totalitarismo (3) transexualidad (1) Traza (1) tvset (1) Ucrania 2013 (1) UMAP (1) unidad (1) Universidad de La Habana (1) Varsovia (1) Venezuela (1) Vera Chytilova (1) víctimas remolcador ¨13 de marzo¨ (1) Víctor Fowler (3) videitos-slides (21) video (1) videojuegos (2) violencia (1) Virgilio Piñera (2) Walfrido López (1) Wiskelmis Rodríguez (1) y-ojalá-no-falten-los-amigos-a-la-hora-de-tomar-el-vino (5) Yanahara Mauri (1) Yoani Sánchez (1) Yornel Martínez (1)

Libertad para Danilo

Dec 1, 2008

Jeanne Moreau por Margarite Duras y entrevista a Jeanne por Octavio Martí





 

 

 

Jeanne Moreau

 

por Marguerite Duras

 

 

—Y escribir ¿sigue pareciéndole tan extraño?

—Sí, es muy... ¿Cómo lo diría yo? Me pregunto cómo puede ser posible... No hay nada y de pronto hay una página escrita.

—¿Cómo se lo explicaría a un niño de siete años?

— No puedo explicarlo.

—¿Qué? ¿No?

— No, no puedo. ¿Cómo quiere saber eso?

—No lo sé, no tengo ningún interés personal.

— Creo que no hay ningún escritor que se libre de esta ignorancia.

 

(De una entrevista con Pierre Dumayet)

 

 

-Un actor -dice- está hecho para proferir, es una boca que se abre para decir palabras que otras personas han escrito. Un actor, está hecho para ser visto.

Esto es una diferencia esencial entre los escritores y los actores.

Los escritores lo ignoran todo de esta participación física total del actor. Comprenden, se sirven de su cuerpo, de su rostro y de todo lo que les ha sido dado de antemano

para ser actores. Un actor tiene que gustar. Tiene que seducir a quien le mira, antes que nada.

Es así como empieza.

 

No es muy alta. Es muy delgada Cuarenta y cinco kilos. En todas las estaciones del año tiene la piel dorada, de una finura extraordinaria. La boca parece un gajo de naranja. Los ojos castaños. Tienen la suavidad de una dseda. La mirada es de una inteligencia que no conoce tregua. Inteligente como antes de la gloria, lo será siempre. Ella, ella se atreve a hablar de todo sin ninguna hipocresía.

 

-Cuando se es una actriz -dice-, se está siempre en la situación sentimental de una mujer que está a punto de vivir el mayor amor de su vida. Una actriz pone en juego todas las armas amorosas de una mujer.

 

Ella misma lo dice: nunca está sin amor en la vida. Que el amor sea futuro, o sea presente, que esté en la fuerza de su descubrimiento o en su decadencia, está siempre en su vida.

 

-Cuando vivo un gran amor, desde luego, influye en mi éxito al actuar -dice-: Entonces tengo una especie de sensibilidad viva y alerta. Pero ya ve, el amor que interpreto en las películas es siempre ejemplar en relación con el que vivo.

En estos momentos, si hace teatro, ¿siente que actúa para "él"?

 

-Nunca. Nunca actúo para él solo. Experimento este estado de sensibilidad extraordinaria gracias a él, pero al mismo tiempo le rehúyo aún más.

Añade:

 

-La traición del actor, sabe, es esto.

 

Tiene las manos pequeñas, de un modelado admirable. A veces, "lleva anillos en cada dedo", entre la primera y la segunda falange, anillos de niña. Louise de Vilmorin, su amiga, le ha enseñado cómo.

-Anillos de  niña, dice, demasiado pequeños, ¿por qué tirarlos? Se ponen más arriba, casi en la punta de los dedos Así.

¿Qué hubiera hecho de estas manos si la gloria no las hubiera preservado hasta este punto?

 

-Si a causa de una guerra -dice-, o a raíz de cualesquiera acontecimientos imprevisibles, no pudiera seguir siendo actriz, sabía, me encontraría trabajando en el campo y haciendo la comida.

 

Me lo ha dicho con frecuencia. Los oficios que le hubiera gustado hacer son oficios manuales, y nada descansados. A veces, hablamos juntas, de las bodas y de los banquetes de los restaurantes de aldea, de la profundidad del sueño y de la calma que sigue a las comidas tradicionales..., de la felicidad de alimentar al mundo, de la nostalgia que arrastramos tras nosotros de una vida familiar vivida dentro de las reglas tradicionales.

Admirada como ninguna y rodeada como ninguna, plantea el problema de la soledad de la mujer.

Vive sola, en la pequeña calle de Missionaires de Versalles, en este recinto de residencia, entre Anna, su ama de llaves, y Albert, su chófer. Jêrome, su hijo, sólo viene aquí en vacaciones; el resto del tiempo está interno en Suiza.

 

¿Dónde está el criterio de la soledad? Quizás es minúsculo. ¿Es el hecho de estar sola, en el fondo de su "Rolls Royce", en esta autopista del Oeste que toma para volver a su casa, o para cenar, o avanzada la noche?

¿Es el espanto frente al único cubierto en la mesa puesta?¿El espanto ante el viaje de verano?

Hemos hablado juntas de ello.

 

-¿Ir a Grecia sola? Prefiero quedarme en mi habitación.

 

Nos hemos reído. No estar ya sola, decíamos, es "también" no estar solos en el pago del teléfono, el alquiler, en hacer que se lleven a cabo las reparaciones del coche. ES "también" estar vinculado económicamente con un hombre.

Sin embargo, la ilusión sigue siendo perfecta. Jeanne dice:

 

-Permanecer en la soledad, jamás podría.

 

Y a la vez que dice eso, está en la soledad que denuncia. La "soledad a dos" de la pareja. Con frecuencia angustiosa, pero de la que una hace la costumbre insustituible, Jeanne la ha conocido. Ha estado casada. Tuvo un niño de este matrimonio. Jean Richard -que sigue siendo su mejor amigo- era pobre. Se amaron en la dificultad, el trabajo encarnizado, la pasión común por el teatro, su oficio.

 

Pero, eran demasiado jóvenes. La gloria cayó sobre Jeanne como el rayo. Esto les ha sucedido a las actrices de todo el mundo.

Sin embargo, ¿se pueden tener tantos amigos y estar sola? Sin duda. Jeanne tiene amigos. Nos llama "su mundo".

 

-Siempre -dice- necesito sentir a mi mundo alrededor. Tiene que estar ahí, cerca o lejos, siempre tiene que existir. Hay una sola excepción: unas semanas antes del rodaje de una película. Entonces, tengo que dejar a mis amigos, convertirme en alguien extraño, alguien distinto, entregado a una existencia diferente de la mía.

 

 

Entrevista a Jeanne Moreau
por Octavio Martí

 

"Marguerite Duras era imparable"

Jeanne Moreau viaja hoy a Madrid para inaugurar en el Instituto Francés los actos de homenaje a su gran amiga la escritora y cineasta Marguerite Duras en el décimo aniversario de su muerte. "Hay gente que escoge escribir como oficio. Para ella, era su modo de vivir", dice la actriz francesa. Mesas redondas, conferencias, exposiciones y encuentros, en los que participarán escritores franceses y españoles, cineastas y estudiantes, celebran la memoria de la gran creadora.

La actriz y ocasional directora Jeanne Moreau (París, 1928) conoció a la escritora Marguerite Duras y trabajó con ella en diversas oportunidades. Cuando se cumplen 10 años de la desaparición de Duras (Gia Dinh, Indochina, en la actualidad Vietnam, 1914-París, 3 de marzo de 1996), la actriz francesa recuerda a la autora.

Pregunta. ¿Cómo se conocieron?

Respuesta. Fue en 1957. Fui a verla a su casa. Quería comprarle los derechos de uno de sus libros, Los caballitos de Tarquinia (1953), para llevar el libro al cine. En esa época yo hacía sobre todo teatro, pero ese día era lunes y no había función. En su casa me encontré con el escritor René Louis de Forets, con su marido Robert Antelme, con el padre de su hijo, Dionys Mascolo, con Florence Malraux -después hemos sido inseparables- y con mucha otra gente. Abrimos varias botellas de vino. Marguerite aún tenía la máquina de escribir en la cocina. Bajamos a una charcutería vecina, a comprar ensaladas y salchichón. Hoy, la charcutería es la boutique de Sonia Rykiel. Acabamos la noche en una sala de fiestas en la que bailaban flamenco. Los caballitos de Tarquinia nunca se hizo, ni cuando más tarde Romy Schneider retomó los derechos, pero Marguerite y yo nos convertimos en grandes amigas.

P. Su relación con el mundo del teatro influyó en el destino profesional de Duras.

R. Cuando nos encontramos yo estaba interpretando La gata sobre el tejado de zinc caliente, de Tennessee Williams, en una puesta en escena de Peter Brook. Hice que Marguerite y Peter se conociesen; de ahí nació el filme Moderato cantabile, escrito por ella, dirigido por él y conmigo como protagonista. Años más tarde, convencí a Tony Richardson para que adaptase otra novela de Duras, El marino de Gibraltar. Cuando ella se puso a hacer cine, me propuso que interviniese junto a Lucía Bosé en Nathalie Granger. Yo le presenté a Gérard Depardieu, con el que entonces estaba haciendo una pieza de Handke en el teatro. Luego hubo unos años en que nos vimos muy poco, en que intercambiábamos mensajes, pero Marguerite estaba como raptada por un círculo de admiradores que parecía tener celos de los viejos amigos, de Alain Resnais, de Florence Malraux, o de mí misma.

P. ¿El alcoholismo de Marguerite Duras era ya manifiesto a finales de los cincuenta?

R. No. Entonces bebía, como yo bebía también, pero sólo cuando queríamos. No había dependencia. A veces salíamos juntas, de noche, en coche, y nos recorríamos todas las entradas de París, parando en bistrots muy populares, conociendo hombres increíbles. Nos lo pasábamos bien. En esa época también conocimos a Lacan y nos íbamos de juerga con él. Aún recuerdo que tomábamos notas para futuras novelas u obras de teatro, escribíamos en medio del campo, de noche, cerca del puente de Suresnes, en una zona hoy edificada, viendo cómo se apagaban las luces de París y se levantaba el día. Era magnífico.

P. En Cet amour-là, usted encarna a Marguerite Duras.

R. Supe de la existencia del texto de Yan Andrea sobre Marguerite y tras leerlo le dije enseguida a Josée Dayan que había que convertir aquello en película. No se podía utilizar ni una sola palabra escrita por Marguerite, pues hay un litigio entre su hijo y heredero y su ejecutor testamentario que hace que ahora sea difícil encontrar muchas de sus obras, pendientes de reedición. En Cet amour-là no intento imitar a Duras, que nunca iba con pantalones. Estaba muy orgullosa de sus piernas, las tenía muy bonitas. Y llevaba siempre jerséis de cuello alto. Mi personaje es una suerte de destilado de todas las heroínas durasianas. Espero que las celebraciones del décimo aniversario de su muerte servirán para resolver el litigio entre herederos y todo el mundo pueda descubrir que Duras es la mejor escritora de los últimos años del siglo XX.

P. Cuando conoce a Marguerite Duras es también cuando entra en relación con Louis Malle.

R. ¡Ella me acompañaba mientras yo le buscaba por todo París! Estaba enamoradísima de él. Louis era un tipo formidable. Ha hecho películas que parecen muy distintas, pero hay una corriente de fondo que las atraviesa todas, la obsesión por la primera vez, por la primera mujer, por la revelación de la sexualidad. Era el opuesto perfecto de François Truffaut. Recuerdo que, en 1963, fuimos juntos a Osaka y yo salía cada día a descubrir la ciudad y él se quedaba en el hotel, leyendo libros sobre el Japón. Luego, cuando yo regresaba de mis paseos, François me interrogaba, quería saber si se parecía lo que él había leído. A Louis le faltaba tiempo para perderse por la ciudad. François escribía muy bien. Era muy posesivo. Todos sus amigos hemos recibido una vez una carta de François devastadora. Cuando dirigí mi primera película -Lumière- no soportó que pasase al otro lado de la cámara. Poco antes de morir, me dijo: "Jeanne, tenías razón, hay más rivalidad entre los cineastas que entre las actrices".

P. ¿La obra cinematográfica de Duras le parece de igual valor que su obra literaria?

R. Como cineasta tuvo audacia, la audacia de la libertad. Supo hacer películas con presupuestos minúsculos. Supo ir hasta el final en la prosecución de sus deseos. Es como una piedra que cae, la fuerza de la inercia, era imparable. Hay gente que escoge escribir como oficio. Para ella era su modo de vivir. Toda su obra está marcada por ese hálito de sensualidad que es misterioso, húmedo, que viene de lejos, de la Indochina natal, sin duda. Ella resumía todo eso de una manera muy simple y magnífica: "Un tipo al que no le apetece acostarse conmigo no me interesa".

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________

                                                            
La demencia senil de Marguerite Duras Duras: «Me gusta América y soy de Reagan»

 

- Un libro rescata las cinco entrevistas que la escritora mantuvo con François

Mitterrand - Los textos se recopilan justo cuando se cumple el décimo

aniversario de la muerte de ambos y con el título de «La oficina de correos de

la calle Dupin»

 

Javier Gómez

 

París- Ella, escritora, quería hablar de política. Él, político, prefería

divagar sobre literatura. Cinco veces intentaron enhebrar sus soliloquios,

cruzar sus afilados floretes de esgrima dialéctica; explosiva y naïve, la de

Marguerite Duras; meditada y áspera, la de François Mitterrand. Cinco intentos

fallidos por conversar. Cinco monólogos dictados que, sin embargo, dejan hoy,

cuando se cumplen 10 años de la muerte de ambos, una obra original, «Le bureau

de poste de la rue Dupin». Un caótico concierto con dos partituras sonando a la

vez.

La lucha de egos tuvo un primer encuentro en julio de 1985, en la casa de la

escritora en el centro de París, y prosiguió en el Palacio del Elíseo, donde

Mitterrand había llevado a la izquierda en 1981, por primera vez en medio siglo.

Fue el editor de la revista «L’Autre Journal», Michel Butel, quien tuvo la idea

de proponer a Marguerite Duras, ya entonces consagrada y reciente vencedora del

premio Goncourt con «El amante» (1984), que entrevistara al presidente de la

República. Pero dejemos sonar ambas partituras...

Preludio. Mitterrand y Duras reanudan, con estas entrevistas, una amistad que

nació 40 años antes a la sombra del peligro nazi. Fue en el piso del presidente

socialista en la calle Dupin donde la Sicherheitsdienst, servicio de espionaje

nazi, detuvo en 1943 la red de resistencia organizada por Mitterrand. Él se

salvó por sólo unas horas, pero en aquella operación cayeron dos amigos. Uno no

volvería nunca del campo de concentración. El otro se llamaba Robert Antelme,

marido de Duras. A quien el propio Mitterrand ayudó a encontrar en el campo de

concentración de Dachau en 1945. Una carta escrita por el político a ambos

amigos en 1946, para comentarles su visión de la Liberación, contrasta con el

tono más distanciado que guiará sus encuentros: «Lo aburrido es que todo el

mundo baila sin cesar [...] el placer termina por agotarse. Espero que Robert

siga engordando y retome sus hechuras de benedictino que conoce el pecado».

El libro no es sino una fuga de dos voces, que se dan replica en tonos

diferentes. «Me gusta América y soy de Reagan. Su lenguaje es claro como el

campo. Representa un poder primario», le espetó la escritora. Mitterrand, apenas

disimulando su disgusto, replicó: «La idea imperial es un mal que corroe» y

«Reagan no es Estados Unidos».

Uno es contrapunto del otro. Duras se había convertido en una ardiente defensora

del idealismo anticomunista del conservadurismo norteamericano. «La actitud de

Gadafi es una mentira [...] y una llamada al asesinato. Él es el responsable del

bombardeo norteamericano en Libia». La flema de Mitterrand no podía aceptarlo:

«Hay que destruir al terrorismo, pero ni por instinto ni por razón amo las

represalias colectivas que golpean a gente sin culpa».

Encuentro imposible. Los textos son imprescindibles para entender la pugna

ideológica entre ambos. Duras encarnaba a la izquierda que combatió a la Francia

colaboracionista, fue expulsada del Partido Comunista, se ilusionó con mayo del

68, idealizó a Mitterrand y terminó desencantada en medio de un pastiche

ideológico próximo a la derecha pero que seguía reivindicándose progresista.

Mitterrand era el arte de lo posible, la contradicción, el cinismo del poder.

También hubo momentos distendidos. Mitterrand descuelga el teléfono en presencia

de Duras. «No, señora, su falda plisada no estará lista para el lunes». Ante las

cejas arqueadas de su interlocutora, la sonrisa del jefe de Estado: «Es que mi

número directo difiere sólo de una cifra con el de una tintorería de la calle

Faubourg Saint-Honoré».

Conclusiones: «¡Usted siempre se niega a hablar del poder político!», llegó a

encresparse Duras, quien decía de sí misma que era «sólo una escritora. Nada más

que valga la pena recordar». Probablemente, Mitterrand también; y su mejor y

único personaje, él mismo. Quizá por eso, cuando Duras quería hablar de

política, desvestir sus contra dicciones y recordarle un idealismo que él

también compartió, Mitterrand resoplaba. Él prefería divagar sobre literatura.

 

Jeanne Moreau, embajadora de la autora en España

Pocas semanas antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, el 4 de abril de

1914,

una pareja de franceses daba a luz en Gia Dinh, cerca de Saigón, a Marguerite

Donnadieu. El 4 de abril de 1914, París lloraba la muerte de la misma Marguerite

que había abrazado el apellido Duras en homenaje al pueblo donde pasó los

veranos de su niñez, tras haber dado su primeros pasos en Vietnan. Un decenio

después de su muerte, el Instituto Francés de Madrid rememora a aquella

escritora, directora, guionista y crítica con un ambicioso ciclo tan

multidisciplinar como su carrera. Jeanne Moreau abrirá mañana la puerta al

homenaje con la presentación del largometraje «Cet amour-lá», de Josée Dayan

(2001). La actriz francesa participará también en la mesa redonda «Donnadieu,

Duras, Andesmas», junto a Laure Adler, Adolfo Arrieta, Josée Dayan y Vicente

Molina Foix. Hasta el 30 de marzo podrán verse en la sala de proyecciones todas

sus películas como directora -«Nathalie Granger» (1972), «India song» (1975),

«Le camion» (1977)- y guionista -«Hiroshima mon amour» (1959), de Alain Resnais,

«L´amant» (1991), de Jean Jacques Annaud-, así como diversos documentales que

giran en torno a su figura:- «J´ai vu tuer Ben Barka» (2005), de Serge Le

Péron-, entre otras. Grandes nombres de las letras y las cinematografías

españolas y francesas aportarán su visión sobre el «universo Duras». Edgar

Morin, Juan Goytisolo, Soledad Puértolas, Claude Regy y Benoit Jacquot, entre

muchos otros, profundizarán en la importancia de oriente en la obra de Duras,

así como la relación que mantuvo con distintos directores, sus creaciones para

la escena y aportaciones como crítica. Por último, los archivos conservados en

el Institut Mémoires de l´edition contemporaine y las fotografías de Jean

Mascolo permitirán realizar, a través de una exposición, su recorrido vital y

profesional, desde la infancia en Indochina hasta los platós de cine.

 

 

No comments:

Post a Comment

déjame un guiño...

CubaRaw

Luis Trápaga

El artista tiene en venta algunas de sus piezas. Para contactar directamente con él desde La Habana: telf. fijo: (053-7)833 6983
cell: +53 53600770 email: luistrapaga@gmail.com
para ver más de su obra visita su web

#vjcuba on pond5

#vjcuba on pond5
royalty free footage

porotracuba.org

porotracuba.org
demanda ciudadana Por otra Cuba

#goodprint.us

dis tortue...

dis tortue...
enlace a mi cuento "Dis tortue, dors-tu nue?" (bajarlo en pdf)

País de Píxeles

las cacharrosa(s) Cacharro(s)

la 33 y 1/3 de Raulito

FACT me!

TREP

TREP
the revolution evening post

El auditorio imbécil

El auditorio imbécil
Ciro J. Díaz

guamañanga!

guamañanga!
Publikación de Ocio e Instrucción para los Indios de Amérikaribe, para recibir guamá, escribirle al mismo: elcaciqueguama@gmail.com

non official PPR site

non official PPR site
PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

My Politicophobia

My Politicophobia
I like to think I'm an expert on one thing: myself. The world has a way of constantly surprising me so I've dedicated much of my time to understanding the world one event and one place at a time. "Without struggle, there is no progress." Frederick Douglas

la taza de liz

la taza de liz
Este es un proyecto de ayuda a blogs para incentivar la creación y sustento de bitácoras cubanas

I want u fact

Ricardo Villares

raíz

raíz
Rafael Villares

"De soledad humana"

Los objetos de la vida cotidiana están relacionados con todos los hábitos y las necesidades humanas que definen el comportamiento de la especia.Nosotros dejamos en lo que nos rodea recuerdos, sensaciones o nostalgias, y a nuestra clase le resulta indispensable otorgarles vida, sentido y unidad (más allá de la que ya tienen) precisamente por el grado de identificación personal que logramos con ellos; un mecanismo contra el olvido y en pos de la necesidad de dejar marca en nuestro paso por la vida.La cuestión central es, ¿Cuánto de ellos queda en nosotros? ¿Cuánto de nosotros se va con ellos? (fragmentos de la tesis de grado de Rafael Villares, San Alejandro, enero 19, 2009)

Néstor Arenas

Néstor Arenas
Néstor Arenas

neon-klaus

neon-klaus

warholcollage

warholcollage
la mirada indescriptible de los mortalmente heridos