outsider

outsider
outsider

looking for something?

Loading...

Edgelit

Edgelit
Edgelit/Borde.de.luz

Adagio de Habanoni


Fotografías de Silvia Corbelle y Orlando Luis Pardo

mi habanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo.

Sus fidelidades están en pie.

Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.

Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico.

Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones.

Tiene un destino y un ritmo.

Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo.

Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.

Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas.

La Habana conserva todavía la medida humana.

El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

habanera tú

habanera tú
Luis Trapaga

El habanero se ha acostumbrado, desde hace muchos años, a ese juego donde silenciosamente se apuestan los años y se gana la pérdida de los mismos.

No importa, “la última semana del mes” representa un estilo, una forma en la que la gente se juega su destino y una manera secreta y perdurable de fabricar frustraciones y voluptuosidades.

Lezama

puertas

desmontar la maquinaria

Entrar, salir de la máquina, estar en la máquina: son los estados del deseo independientemente de toda interpretación.

La línea de fuga forma parte de la máquina (…) El problema no es ser libre sino encontrar una salida, o bien una entrada o un lado, una galería, una adyacencia.

Giles Deleuze / Felix Guattari

moi

podemos ofrecer el primer método para operar en nuestra circunstancia: el rasguño en la piedra. Pero en esa hendidura podrá deslizarse, tal vez, el soplo del Espíritu, ordenando el posible nacimiento de una nueva modulación. Después, otra vez el silencio.

José Lezama Lima (La cantidad hechizada)

Medusa

Medusa
Perseo y Medusa (by Luis Trapaga)

...

sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes,
más abajo, más abajo, y el mar picando en sus espaldas;
un pueblo permanece junto a su bestia en la hora de partir;
aullando en el mar, devorando frutas, sacrificando animales,
siempre más abajo, hasta saber el peso de su isla;
el peso de una isla en el amor de un pueblo.

la maldita...

la maldita...
enlace a "La isla en peso", de Virgilio Piñera

La incoherencia es una gran señora.

Si tú me comprendieras me descomprenderías tú.

Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico.

Virgilio Piñera

(carta a Lezama)

MENU

MENU
Luis Trápaga

ay

Las locuras no hay que provocarlas, constituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.

Lezama

Luis Trápaga Dibujos

Luis Trápaga Dibujos
Dibujos de Luis Trápaga

Pingüino Elemental Cantando HareKrishna

Elementary penguin singing harekrishna
o
la eterna marcha de los pueblos victoriosos
luistrapaga paintings
#art-s (1) #arteconducta (2) #artecubanocontemporáneo (1) #arteespinga (1) #arteindependiente (1) #artelibre (5) #artepolítico (2) #censura (1) #Cuba (1) #DDHH (1) #DDHHCuba2013 (2) #DDHHCuba2015 (3) #disidencia #artecubano (1) #ForoDyL (1) #FreeElSexto (1) #historiadecuba (1) #luismanuelotero (1) #miami (1) #MINCULT (1) #museodeladisidenciaencuba (1) #perezmuseum (1) #pinga (1) #PornoParaRicardo #UnDiaParaCuba #YoTambienExijo #FreeElSexto (1) #RevoluciónyCultura (1) #TodosMarchamos (3) #UnDiaParaCuba (1) #yanelysnúñez (1) #YoTambienExijo (6) 11 bienal (11) a-mí-no-pero-a-ella-sí-compañero (43) acoso policial (1) activismo (1) Ahmel Echevarría (3) Ailer Gonzalez (9) Ailer González (1) al derecho o al reVes? (17) Alejandro Brugués (1) Alejandro de La Fuente (1) Alex Hernández Dueñas (1) Alexander González Zayas (1) alfabetización cívica (1) Amnistía Internacional (1) Ana Olema (2) Ananda Morera (2) Ángel Santiesteban (4) angustia (1) antimovimiento del rock cubano (4) Antoni Muntadas (1) Antonio Rodiles (32) art-S (127) arte (1) Arte Calle (2) arte conducta (22) arte contestatario (1) arte cubano (9) arte cubano contemporáneo (14) arte político (4) arte útil (3) artículos de escritores sobre escritores (17) artista cubano (3) artivismo (1) asamblea nacional del poder popular (1) asesinato político (1) autocensura (2) Azucena Plasencia (7) Bienal de La Habana (9) Bienal de Venecia (1) blogger (2) Boring Home/2009/ Orlando Luis Pardo Lazo (1) Boring Home/2009/el libro prohibido de OLPL (13) Boris González Arenas (5) bostezos matutinos (1) Camilo Ernesto Olivera (1) Campaña Por otra Cuba (1) Carlos Martiel (1) Castro (1) Castro catástrofe (1) Celia-Yunior (1) censura (5) centros de trabajo (4) Ché Guevara (2) Chiharu Shiota (1) cine cubano (1) cine filos (42) cinemateca programacion (5) Cirenaica Moreira (1) Ciro Diaz (1) civilización (1) Cladio Fuentes (1) Claudia Cadelo (15) Claudio Fuentes (11) comunidad (1) contrucción (1) correitos (8) creatividad (1) crimen (1) Cristo Salvador Galería (3) critedios (1) Criterios (2) Cuba (33) cuban blogger (29) CubaRaw (1) cubismo? (18) cuento (10) cumple hechiz (1) Damas de Blanco (2) Danilo Maldonado (4) David D Omni (2) DDHH (8) de tó (35) de-la-s.o.s-city (30) delirantes (2) demanda ciudadana Por otra Cuba (22) Dennis Izquierdo (1) Denys San Jorge (1) derecho constitucional (1) derechos humanos (1) Desiderio Navarro (1) dictadura (1) disidencia (1) diversidad política (1) diversidad sexual (1) El camino del pueblo (1) El Sexto (9) Engels (1) Equis Alfonso (1) Ernesto Juan Castellanos (1) Ernesto Menéndez-Conde (1) Ernesto Santana (3) escaramuzas literajeras (12) Espacio Aglutinador (9) espacios alternativos (6) espiritualidad (1) esquizoanálisis (12) Estado de Sats (24) evolución (2) Ezequiel Suárez (1) Fábrica de Arte (1) FAC (1) fernando pérez (1) Festival del Nuevo Cine de La Habana (3) Festival Rotilla (1) Fidel Castro (3) Fito Páez (1) flyers (1) food (1) formar lío (5) fotofilia (118) fotografía cubana contemporánea (1) FreeElSexto (3) freeinternet (1) freeRodiles (28) friendship (15) Gabriela García (1) gatos (4) Gilles Deleuze (1) Giselle Victoria (1) gorki (11) Gorki Águila (2) gorki free (13) graffiti habana (10) green revolution (3) guamañanga (5) Hamlet Lavastida (3) Hander Lara (1) Hannah Arendt (1) Hanny Marín (1) Hebert Domínguez (1) historia (1) homosexualidad (1) ICAIC (1) identidad (1) inteligencia (1) Iran (4) Isabel Santos (1) Isbel Alba (1) Janler Méndez (1) Jorge Alberto Aguiar Díaz (3) Jorge Carpio (4) Jorge Enrique Lage (2) Jorge Fernández (1) Jorge Ferrer (1) José Martí (2) Juan Antonio García Borrero (1) Juan Carlos Cremata (2) Juan Carlos Tabío (1) klínica de jaad (14) krónicas jaadianas (7) kultural promotion (2) La Babosa Azul (1) La Habana (9) La Noria (1) La Pared Negra (1) lapolítik (17) las entradas de Yoani (7) las ideas democráticas... (5) Laura de la Uz (1) Lázaro Saavedra (2) Léa Rinaldi (1) Leandro Feal (1) Lech Walesa Institute (1) Legna Rodríguez Iglesias (3) Legna Rodríguez Iglesias (1) leo brouwer (1) Leonel Mokarzel (1) Lesmes Carroza (1) Lester Hamlet (1) Lezama (4) Lia Villares (7) libertad (4) libertad de expresión (3) Lisandra Ramírez (1) literatura cubana contemporánea (17) literatura menor (15) literaturas menores (41) Lizabel Mónica (4) Los papeles de Don Cógito (1) los-envíos-de-un-bloguero-independiente-que-vive-en-la-habana (7) lospornoinaction (37) Luis Alberto García (1) Luis Felipe Rojas (1) Luis Trápaga (45) lyrics (6) Maikel Domínguez (1) Maldito Menéndez (3) Maleconazo (1) Marcel Márquez (1) Marcos Antonio Díaz Sosa (1) María Villares (1) Mariela Castro (1) Marilyn Solaya (1) medicina (1) Medusa (1) metalengua?je (6) Mia Unverzagt (4) Michel Matos (1) miedo (2) Milan Kundera (1) MINCULT (3) Miriam Celaya (1) mis hermanas (4) Museo Nacional de Bellas Artes (3) nación (1) nosotras (1) noticias (1) OLPL (3) olpl/lunes/de/postrevolucion/ (13) Omni Zona Franca (2) orgullo gay (2) Orlando Gutiérrez Boronat (1) Orlando Luis Pardo Lazo (2) Oswaldo Payá (1) Otari Oliva (3) P350 (1) painting (2) País de Píxeles (1) Paolo Titolo (1) Papa (1) Pável Giroud (1) Perseo (1) piedras pintadas (1) piedritas (1) pinchitas (5) pintura cubana (2) PNR (1) poesía (65) PoesiaSinFin (3) pope (1) Porno Para Ricardo (4) postciclónico (8) PPR (1) precios (2) presos de conciencia (1) Proyecto Heredia (1) Proyecto Varela (1) Rafael Villares (4) Raúl Castro (1) Raúl Flores Iriarte (4) Reina María Rodríguez (1) represión (17) resposabilidad social (1) Rocío García (1) Roladando Pulido (1) Román Gutiérrez (1) Rosa María Payá (2) S.E. (1) salud pública (1) Samuel Riera (1) Sandra Ceballos (12) Sandra Cordero (1) Sandra Vigil Fonseca (1) Seguridad del Estado (3) Senel Paz (1) ser humano (1) serie_cables (1) serie_pies (14) sk4dron patriota (1) skaters (1) sociedad civil (21) Soleida Ríos (1) solidaridad (1) solidarity (1) solidarityshorts2014 (1) songs (1) subterranean music (27) sueños (1) Susana Pilar Delahante (1) Suyai Otaño (9) Tania Bruguera (11) Tatiana Mesa (1) textospAqué (12) The Voice Project (1) this-world-go-crazy (2) Tibet (1) tiranía (1) totalitarismo (3) transexualidad (1) Traza (1) tvset (1) Ucrania 2013 (1) UMAP (1) unidad (1) Universidad de La Habana (1) Varsovia (1) Venezuela (1) Vera Chytilova (1) víctimas remolcador ¨13 de marzo¨ (1) Víctor Fowler (3) videitos-slides (21) video (1) videojuegos (2) violencia (1) Virgilio Piñera (2) Walfrido López (1) Wiskelmis Rodríguez (1) y-ojalá-no-falten-los-amigos-a-la-hora-de-tomar-el-vino (5) Yanahara Mauri (1) Yoani Sánchez (1) Yornel Martínez (1)

Libertad para Danilo

Dec 1, 2008

jaad: responsabilidad civil del intelectual

foto: Olpl

 

 

 

 jaad: responsabilidad civil del intelectual

cid:image001.png@01C949B9.33FA5130carpeta "opiniones"

 

Responsabilidad civil del intelectual

Jorge Alberto Aguiar Díaz

Artículo escrito en 2002

Se ha dicho que los intelectuales, al menos una gran parte de ellos, miran con escepticismo el futuro. Tal vez tengan razón porque el discurso de la mayoría de los políticos suele ser demagógico.

¿Hasta dónde la libertad de prensa en una democracia se ve afectada por intereses capitalistas? ¿El liberalismo económico contradice el fundamento político de la democracia? ¿Cómo poner fin a la corrupción, al narcotráfico y al terrorismo? ¿Un gobierno nacionalista puede ser verdaderamente democrático? ¿Hacia dónde marcha la sociedad de consumo?

Los intelectuales desconfían de las respuestas fáciles y simplistas que muchas veces los políticos suelen dar a preguntas que indagan sobre pérdida de valores morales en una democracia.

Después de tantas utopías que terminaron en campos de concentración, totalitarismo, falsas democracias basadas en el consenso, sociedades desarrollistas que arruinaron el ecosistema del planeta, ¿qué podemos esperar del futuro?

Tal vez entonces sea comprensible "la sospecha de los intelectuales". Sospecha que se fundamenta en una gran incertidumbre por el porvenir y en un ajuste de cuentas con el pasado; es decir, con el proyecto de la Modernidad de querer construir una sociedad más justa.

Sin embargo, nada de lo anterior justifica -ni hace comprensible- "la actitud de los intelectuales".

Es cierto que el intelectual no es un hombre de acción, pero ¿dónde están sus opiniones, sus criterios, sus ideas? Es decir, dónde que no sea en las academias y salones.

¿Desconfiar del futuro significa darle la espalda a un presente lleno de injusticias sociales, confusión de valores y violaciones masivas de los derechos humanos?

En el caso cubano el silencio de sus intelectuales se traduce en una complicidad de doble moral, de oportunismo y miedo con un régimen antimoderno que los humilla y persigue cuando se apartan de la ideología oficial.

La desconfianza por el futuro político de Cuba que sienten los intelectuales dentro de la isla se ha convertido en la coartada perfecta para no participar en la vida pública del país.

Es cierto que dentro de la intelectualidad cubana existen zonas de resistencia. Incluso en muchas instituciones la ideología oficial no logra cohesionarse porque muchos intelectuales la cuestionan, subvierten sus presupuestos, siempre desde un cinismo o una ironía que les permite burlar y transgredir la prédica nacionalista y el discurso político del Partido Comunista.

Es una manera inteligente y astuta de resistir porque de esta forma no pierde un posible viaje al extranjero, un empleo, la esperanza de conseguir una vivienda, o la seguridad de no ser interrogado por sus opiniones.

El Ministerio de Cultura no confía en muchos artistas que son potencialmente disidentes, o que nunca van a acatar determinadas normas o directrices. Un ejemplo elocuente fue la delegación cubana que asistió a la Feria del Libro de Guadalajara. ¿Por qué no fueron invitados algunos poetas y escritores con una obra importante y reconocida? Obviamente, sobre estos "intelectuales de la resistencia", el Ministerio de Cultura y el gobierno cubano tienen poco control ideológico; no resulta fácil su manipulación para los intereses propagandísticos de la política oficial.

Sin embargo, no se trata de resaltar este fenómeno de la resistencia más o menos solapada, que es y será siempre útil, sino que, tal vez, sea el momento de preguntarnos: ¿cuándo van a opinar abiertamente los intelectuales en Cuba, o durante un viaje al extranjero, sobre asuntos que conciernen, no al incierto destino político del país, sino al miserable y sin futuro presente?

Si los intelectuales de la isla no quieren hablar u opinar de política ¿por qué no hablan u opinan sobre derechos humanos? Por ejemplo, ¿por qué no han exigido que se publique el Proyecto Varela, aunque no lo firmen? ¿Por qué no apoyan la necesidad de una prensa independiente, aunque no participen en ella?

Los intelectuales cubanos muchas veces se hablan a sí mismos y no quieren escuchar.

¿Qué sentido tiene preocuparse filosóficamente por el papel del sujeto en la historia moderna o en el porvenir, y no opinar sobre la pérdida de libertades individuales en el presente, en una sociedad donde la educación es gratuita pero condicionada, donde el problema racial está latente, y donde existe homofobia, machismo, apartheid económico, explotación de millones de obreros sin derechos sindicales, persecución y represión violenta de disidentes y opositores, y muchos asuntos sobre los cuales la intelectualidad guarda silencio?

No asumir un compromiso político puede ser tan comprensible como sospechar de un futuro incierto, pero ello no justifica la renuncia de la responsabilidad civil.

La complicidad a través del silencio ha sido, a lo largo de la historia, uno de los métodos más eficaces de cualquier tiranía.

Deberíamos recordar lo que dice un personaje de la novela Respiración Artificial, de Ricardo Piglia: "Las palabras preparan el camino, son precursoras de los actos venideros, la chispa de los incendios futuros".

Muchos intelectuales dentro de Cuba están atrapados en la contradicción de su propia lógica discursiva. Desconfían de cualquier proyecto político de la oposición interna, o incluso de un proyecto de reforma constitucional como el Varela, y sin embargo apoyan, con el silencio y la indiferencia, el proyecto social, político y económico de una revolución que pudo ser gloriosa, pero fracasó.

Es cierto que la demagogia se asimila mejor allí donde no existe una sólida tradición democrática. ¿Pero, qué más demagógico que el gobierno cubano? El populismo, disfrazado de "cultura general integral" -en un principio llamado "cultura masiva"- la propaganda y el adoctrinamiento en lugar de educación, la agitación política, las marchas multitudinarias, el fervor patriótico y el nacionalismo a ultranza, ¿no son prácticas de una demagogia delirante?

La libertad es servidumbre cuando es dictada por la voluntad de un solo hombre. ¿Dónde están nuestros intelectuales para opinar y debatir sobre las libertades individuales?

No basta el cinismo y la ironía con que se defienden muchos intelectuales dentro de Cuba, en esa zona ambigua de resistencia donde han escogido refugiarse hasta que pase la tormenta.

Defender una cultura es también defender los derechos humanos. ¿Cómo olvidarnos que la cultura es inseparable del ámbito jurídico, económico y político?

¿Hasta dónde los intelectuales, con su peligroso silencio, también construyen campos de concentración?

La coacción del gobierno cubano es todavía efectiva y rentable por la nula participación de los intelectuales en la vida pública. No deberían olvidar los intelectuales cubanos que la indiferencia por apoyar cualquier proyecto colectivo, aunque sea de una minoría, no es solamente miedo a la demagogia, es también un prejuicio pequeñoburgués de superioridad ante las masas.

¿Es ético que un intelectual se preocupe solamente por su éxito personal o profesional, si de todas formas, opine o no en la vida pública de un país, las masas no entienden nunca nada, e incluso, como rebaño, apoyan a sus líderes sin cuestionamiento alguno?

Por supuesto que los intelectuales no son los culpables o victimarios de la crisis que atraviesa el país. Ellos también son víctimas. El estado cubano los humilla, los compra con prebendas, los silencia con astucia.

El cansancio frente a la historia, que puede manifestarse como pesimismo, enajenación o autismo metafísico, de los intelectuales dentro de Cuba no es otra cosa que la destrucción sistemática, por parte del régimen, de la capacidad de resistencia moral de todo un pueblo.

Pero, ¿hasta cuándo los intelectuales cubanos soportarán el miserable papel que les ha asignado el castrismo?

Pudiéramos incluir aquí a los intelectuales de la emigración, no a los del exilio, por supuesto,. El gobierno cubano tiene sutiles mecanismos de represión y chantaje, y dividir a la diáspora en exiliados y emigrados fue uno de sus triunfos más contundentes.

Con tal de viajar a la isla, y así poder entrar y salir con autorización del gobierno, los intelectuales de la emigración son los que apoyan, con más fuerza y de una manera desvergonzada, a un régimen que anula todas las libertades.

El silencio de esos intelectuales, su indiferencia, su oportunismo, son lamentables. No deberían olvidar que existen muchas maneras de legitimar a una dictadura.

¿Cómo pudieron escapar al mundo libre y no dar testimonio del horror que sufre un pueblo?

¿Por qué para estos intelectuales la conciencia es siempre falsa conciencia?

¿Se han percatado, acaso, de que estamos hablando de seres humanos que viven perseguidos, que son encarcelados por sus opiniones políticas, por defender sus derechos, o que han muerto en cárceles donde son torturados?

¿Cuáles valores defienden los intelectuales que no asumen la responsabilidad civil, vivan en Cuba o sean emigrados?

Tzvetan Todorov escribió: "Czeslaw Milosz cuenta, en su libro El pensamiento cautivo que más de un nacionalista polaco antes de la guerra descubría con espanto cómo los discursos antisemitas que él había tenido por bravatas se transformaban, durante la ocupación nazi, en hechos materiales, en otras palabras: en montones de cadáveres humanos. Precisamente para evitar esa toma de conciencia tardía y el espanto que puede acompañarla, a los artistas y a los científicos les conviene asumir de entrada su función de intelectuales, su relación con los valores; aceptar, pues, su papel social".

El papel social del intelectual comienza cuando se asume la responsabilidad civil. Y la responsabilidad civil se acepta cuando ejercemos un criterio en contra de las manipulaciones y coacciones de un Estado, cuando exigimos un espacio para el debate y la reflexión en torno a asuntos que no sólo comprenden lo colectivo, sino también lo individual, que no sólo incluye los deberes del ciudadano, sino, y sobretodo, sus derechos inalienables.

Con mucha astucia para no enfrentar su responsabilidad civil, los intelectuales suelen hablar más del futuro incierto que del incierto presente, suelen hablar en nombre del Ser pero no del Hombre, y mucho menos del ciudadano.

La naciente sociedad civil en Cuba necesita de sus intelectuales. Frente a la omnipotencia del Estado los intelectuales deben opinar, ejercer la crítica, exigir la democratización de las instituciones, la independencia ideológica; deben, sobretodo, encararse con un poder que ha secuestrado el lenguaje para los más sádicos planteamientos, para construir discursos tautológicos, contradictorios y vacíos de contenido moral.

En Cuba -y atañe también a los emigrados, no así, repito, a los exiliados- los intelectuales se contentan con decir que no se inmiscuyen en política.

¿Cómo entender a un intelectual que dice no interesarse en política, pero participa en las marchas multitudinarias -que la mayoría de los intelectuales en Cuba saben que se trata de movilizaciones obligatorias- o es capaz de votar en unas elecciones manipuladas, o aceptar el discurso de un alto funcionario político en cualquier reunión, pleno o asamblea?

¿Cómo podemos ser apolíticos y aceptar esto?

Lo que los intelectuales aceptan, hipócrita y cínicamente, es una tácita regla de juego: si quieres ser quien eres debes adherirte a mis propósitos, y si no, nunca te atrevas a disentir en público.

Por una parte el gobierno cubano es represivo contra disidentes, opositores y periodistas independientes; sigue siendo un gobierno totalitario que controla y confisca cualquier espacio donde pueda desarrollarse la libertad de expresión y de asociación, donde exista el flujo abierto de la información y el libre intercambio cultural y político.

Sin embargo, ese mismo gobierno practica otra táctica contra los intelectuales que todavía no han disentido. No es abiertamente represivo sino velado, como fantasma que acecha y asecha. Más que totalitario se muestra como autoritario.

En esa sutileza de esencia y de lenguaje se marca la diferencia. A los intelectuales que no han disentido se les permite viajar, hacer algunas declaraciones (no muy comprometedoras), e incluso se les permite no ser partidarios del régimen mientras no se conviertan en opositores.

El Ministerio de Cultura es un súbdito de la cúpula de poder; un intermediario ideológico que regala prebendas y permite hasta ciertas conversaciones, chistes y posturas, siempre y cuando se desarrollen entre amigos o en los pasillos de una institución.

La pregunta que no pueden contestar ni el Ministerio de Cultura ni el Ministerio del Interior sin perder la ecuanimidad y sin argumentar otra cosa que no sea el discurso de la supuesta soberanía, los principios de la revolución y toda la pasión antimoderna de no integrarse a las democracias occidentales, es: ¿cómo puede actuar civilmente un intelectual en Cuba, para ser coherente o consecuente con su manera de pensar si ésta es contraria al gobierno?

La muerte civil de los intelectuales dentro de la isla es un hecho; un secreto a voces. La castración moral a la que son sometidos para domesticarlos con viajes, apartamentos, pequeños exabruptos críticos, los ha convertido en un grupo vulnerable. No pueden reclamar sus derechos civiles ni políticos si desean ser aceptados. Este despojo los vuelve miserables.

Para asumir esta castración con cierta dignidad, y sobrellevar el peso de una culpa, se inventan razones como "soy apolítico", "no quiero ser manipulado ni por los de aquí ni por los de allá".

La desinformación (nadie escuchaba porque nadie quería escuchar), las necesidades económicas y materiales, la desorientación, el temor a ser condenado al silencio, el exilio o el insilio, son, entre otras, las causas y razones con que se construyen en Cuba los argumentos que sirven como tácticas de supervivencia a la mayoría de los intelectuales; narcisos que entre la astucia y el miedo, parlotean un largo monólogo, cada día más incoherente.

¿Cuándo dejarán de transformar en sofisma la metáfora del intelectual nihilista?

Es comprensible que un intelectual diga que es un nihilista. Pero, no deberíamos confundir nihilismo con hedonismo o la mera indiferencia.

El nihilismo, como bien sabemos, es una postura moral o filosófica que entraña una actitud subversiva hacia todos los valores y discursos totalitarios, hegemónicos y nacionalistas.

De manera que ser un nihilista en Cuba es una forma de practicar un pensamiento contestatario, es ir contra la corriente, significa, de una u otra manera, disentir.

Pero la mayor parte de la intelectualidad cubana carece de ironía suficiente para enfrentar sin humillaciones su destino. Es lamentable la docilidad y el patetismo con que marchan colectivamente hacia un lento pero seguro suicidio moral.

 

 

 

No comments:

Post a Comment

déjame un guiño...

CubaRaw

Luis Trápaga

El artista tiene en venta algunas de sus piezas. Para contactar directamente con él desde La Habana: telf. fijo: (053-7)833 6983
cell: +53 53600770 email: luistrapaga@gmail.com
para ver más de su obra visita su web

#vjcuba on pond5

#vjcuba on pond5
royalty free footage

porotracuba.org

porotracuba.org
demanda ciudadana Por otra Cuba

#goodprint.us

dis tortue...

dis tortue...
enlace a mi cuento "Dis tortue, dors-tu nue?" (bajarlo en pdf)

País de Píxeles

las cacharrosa(s) Cacharro(s)

la 33 y 1/3 de Raulito

FACT me!

TREP

TREP
the revolution evening post

El auditorio imbécil

El auditorio imbécil
Ciro J. Díaz

guamañanga!

guamañanga!
Publikación de Ocio e Instrucción para los Indios de Amérikaribe, para recibir guamá, escribirle al mismo: elcaciqueguama@gmail.com

non official PPR site

non official PPR site
PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

My Politicophobia

My Politicophobia
I like to think I'm an expert on one thing: myself. The world has a way of constantly surprising me so I've dedicated much of my time to understanding the world one event and one place at a time. "Without struggle, there is no progress." Frederick Douglas

la taza de liz

la taza de liz
Este es un proyecto de ayuda a blogs para incentivar la creación y sustento de bitácoras cubanas

I want u fact

Ricardo Villares

raíz

raíz
Rafael Villares

"De soledad humana"

Los objetos de la vida cotidiana están relacionados con todos los hábitos y las necesidades humanas que definen el comportamiento de la especia.Nosotros dejamos en lo que nos rodea recuerdos, sensaciones o nostalgias, y a nuestra clase le resulta indispensable otorgarles vida, sentido y unidad (más allá de la que ya tienen) precisamente por el grado de identificación personal que logramos con ellos; un mecanismo contra el olvido y en pos de la necesidad de dejar marca en nuestro paso por la vida.La cuestión central es, ¿Cuánto de ellos queda en nosotros? ¿Cuánto de nosotros se va con ellos? (fragmentos de la tesis de grado de Rafael Villares, San Alejandro, enero 19, 2009)

Néstor Arenas

Néstor Arenas
Néstor Arenas

neon-klaus

neon-klaus

warholcollage

warholcollage
la mirada indescriptible de los mortalmente heridos