outsider

outsider
outsider

looking for something?

Edgelit

Edgelit
Edgelit/Borde.de.luz

Adagio de Habanoni


Fotografías de Silvia Corbelle y Orlando Luis Pardo

mi habanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo.

Sus fidelidades están en pie.

Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.

Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico.

Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones.

Tiene un destino y un ritmo.

Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo.

Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.

Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas.

La Habana conserva todavía la medida humana.

El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

habanera tú

habanera tú
Luis Trapaga

El habanero se ha acostumbrado, desde hace muchos años, a ese juego donde silenciosamente se apuestan los años y se gana la pérdida de los mismos.

No importa, “la última semana del mes” representa un estilo, una forma en la que la gente se juega su destino y una manera secreta y perdurable de fabricar frustraciones y voluptuosidades.

Lezama

puertas

desmontar la maquinaria

Entrar, salir de la máquina, estar en la máquina: son los estados del deseo independientemente de toda interpretación.

La línea de fuga forma parte de la máquina (…) El problema no es ser libre sino encontrar una salida, o bien una entrada o un lado, una galería, una adyacencia.

Giles Deleuze / Felix Guattari

moi

podemos ofrecer el primer método para operar en nuestra circunstancia: el rasguño en la piedra. Pero en esa hendidura podrá deslizarse, tal vez, el soplo del Espíritu, ordenando el posible nacimiento de una nueva modulación. Después, otra vez el silencio.

José Lezama Lima (La cantidad hechizada)

Medusa

Medusa
Perseo y Medusa (by Luis Trapaga)

...

sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes,
más abajo, más abajo, y el mar picando en sus espaldas;
un pueblo permanece junto a su bestia en la hora de partir;
aullando en el mar, devorando frutas, sacrificando animales,
siempre más abajo, hasta saber el peso de su isla;
el peso de una isla en el amor de un pueblo.

la maldita...

la maldita...
enlace a "La isla en peso", de Virgilio Piñera

La incoherencia es una gran señora.

Si tú me comprendieras me descomprenderías tú.

Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico.

Virgilio Piñera

(carta a Lezama)

MENU

MENU
Luis Trápaga

ay

Las locuras no hay que provocarlas, constituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.

Lezama

Luis Trápaga Dibujos

Luis Trápaga Dibujos
Dibujos de Luis Trápaga

Pingüino Elemental Cantando HareKrishna

Elementary penguin singing harekrishna
o
la eterna marcha de los pueblos victoriosos
luistrapaga paintings
#00BienaldeLaHabana (2) #activistascubanos (1) #art-s (4) #arteconducta (2) #artecubanocontemporáneo (1) #arteespinga (1) #arteindependiente (1) #artelibre (5) #artepolítico (4) #artículo13 (2) #censura (1) #Cuba (2) #cubaesunacárcel (1) #DDHH (1) #DDHHCuba2013 (2) #DDHHCuba2015 (3) #DDHHCuba2017 (2) #disidencia #artecubano (1) #ForoDyL (1) #FreeElSexto (1) #historiadecuba (1) #laislacárcel (1) #leyesmigratoriascubanas (3) #liavilares (1) #libertaddeexpresión (1) #libertaddemovimiento (2) #luismanuelotero (3) #miami (1) #MINCULT (1) #museodeladisidenciaencuba (2) #perezmuseum (1) #periodistasindependientes (1) #pinga (1) #PornoParaRicardo #UnDiaParaCuba #YoTambienExijo #FreeElSexto (1) #restriccionesmigratorias (1) #RevoluciónyCultura (2) #TodosMarchamos (3) #UnDiaParaCuba (1) #yanelysnúñez (2) #YoTambienExijo (6) 11 bienal (11) a-mí-no-pero-a-ella-sí-compañero (43) abogados cubanos (1) acoso policial (1) activismo (1) Adonis Milán (2) agitprop (1) Ahmel Echevarría (3) Ailer Gonzalez (9) Ailer González (1) al derecho o al reVes? (17) Alejandro Brugués (1) Alejandro de La Fuente (1) Alex Hernández Dueñas (1) Alexander González Zayas (1) alfabetización cívica (1) Amnistía Internacional (1) Ana Olema (2) Ananda Morera (2) Ángel Santiesteban (4) angustia (1) antimovimiento del rock cubano (4) Antoni Muntadas (1) Antonio Rodiles (33) art-S (127) arte (1) Arte Calle (2) arte conducta (24) arte contestatario (1) arte cubano (11) arte cubano contemporáneo (15) arte libre (5) arte político (4) arte útil (3) artículos de escritores sobre escritores (17) artista cubano (3) artivismo (3) asamblea nacional del poder popular (1) asesinato político (1) Asociación Jurídica Cubana (1) autocensura (2) Azucena Plasencia (7) bienal alternativa (1) Bienal de La Habana (11) Bienal de Venecia (1) blogger (2) Boring Home/2009/ Orlando Luis Pardo Lazo (1) Boring Home/2009/el libro prohibido de OLPL (13) Boris González Arenas (5) bostezos matutinos (1) cambio (1) cambio real (1) Camilo Ernesto Olivera (1) Campaña Por otra Cuba (1) candidatos por el cambio (1) Carlos Martiel (1) casa-galería El Círculo (2) castrismo (2) Castro (3) Castro catástrofe (1) Celia-Yunior (1) censura (12) centros de trabajo (4) Ché Guevara (2) Chiharu Shiota (1) cine cubano (2) cine filos (42) cinemateca programacion (5) Cirenaica Moreira (1) Ciro Diaz (1) civilización (1) Cladio Fuentes (1) Claudia Cadelo (15) Claudio Fuentes (11) comunidad (1) contrucción (1) correitos (8) creatividad (1) crimen (1) Cristo Salvador Galería (3) critedios (1) Criterios (2) Cuba (36) CubaDecide (4) cuban blogger (29) CubaRaw (1) cubismo? (18) cuento (10) cultura cubana (1) cumple hechiz (1) Damas de Blanco (2) Danilo Maldonado (5) David D Omni (2) DDHH (9) de tó (35) de-la-s.o.s-city (30) delirantes (2) demanda ciudadana Por otra Cuba (22) Dennis Izquierdo (1) Denys San Jorge (1) derecho constitucional (1) derechos humanos (1) Desiderio Navarro (1) desobediencia civil (1) dictadura (1) discriminación (1) disidencia (1) diversidad política (1) diversidad sexual (1) El camino del pueblo (1) El Círculo (1) El Sexto (9) elecciones cubanas (1) Engels (1) Equis Alfonso (1) Ernesto Juan Castellanos (1) Ernesto Menéndez-Conde (1) Ernesto Santana (3) escaramuzas literajeras (12) Espacio Aglutinador (9) espacio alternativo (1) espacios alternativos (6) espiritualidad (1) esquizoanálisis (12) Estado de Sats (24) evolución (2) exilio (1) Ezequiel Suárez (1) Fábrica de Arte (1) FAC (1) fernando pérez (1) Festival del Nuevo Cine de La Habana (3) Festival Rotilla (1) Fidel Castro (4) Fito Páez (1) flyers (1) food (1) formar lío (5) fotofilia (118) fotografía cubana contemporánea (1) FreeAlcantara (1) FreeElSexto (3) freeinternet (1) freeRodiles (28) friendship (15) futuro (1) Gabriela García (1) gatos (4) Gilles Deleuze (1) Giselle Victoria (1) gorki (11) Gorki Águila (2) gorki free (13) graffiti habana (10) green revolution (3) guamañanga (5) Hamlet Lavastida (3) Hander Lara (1) Hannah Arendt (1) Hanny Marín (1) Hebert Domínguez (1) historia (1) homosexualidad (1) HRF (1) ICAIC (1) identidad (1) injusticia (1) instar (1) instituciones (1) inteligencia (1) inxilio (1) Iran (4) Isabel Santos (1) Isbel Alba (1) Janler Méndez (1) Jorge Alberto Aguiar Díaz (3) Jorge Carpio (4) Jorge Enrique Lage (2) Jorge Fernández (1) Jorge Ferrer (1) José Martí (2) Juan Antonio García Borrero (1) Juan Carlos Cremata (2) Juan Carlos Tabío (1) Kiko Faxas (1) klínica de jaad (14) krónicas jaadianas (7) kultural promotion (2) La Babosa Azul (1) La Habana (9) La Noria (1) La Pared Negra (1) lapolítik (17) las entradas de Yoani (7) las ideas democráticas... (5) Laura de la Uz (1) Lázaro Saavedra (2) Léa Rinaldi (1) Leandro Feal (1) Lech Walesa Institute (1) Legna Rodríguez Iglesias (3) Legna Rodríguez Iglesias (1) leo brouwer (1) Leonel Mokarzel (1) Lesmes Carroza (1) Lester Hamlet (1) Lezama (4) Lia Villares (9) libertad (6) libertad de expresión (3) Lisandra Ramírez (1) literatura cubana contemporánea (17) literatura menor (15) literaturas menores (41) Lizabel Mónica (4) Los papeles de Don Cógito (1) los-envíos-de-un-bloguero-independiente-que-vive-en-la-habana (7) lospornoinaction (37) Luis Alberto García (1) Luis Felipe Rojas (1) Luis Manuel Otero Alcántara (1) Luis Trápaga (47) Lynn Cruz (2) lyrics (6) Maikel Domínguez (1) Maldito Menéndez (3) Maleconazo (1) Marcel Márquez (1) Marcos Antonio Díaz Sosa (1) María Villares (1) Mariela Castro (1) Marilyn Solaya (1) MDC (2) medicina (1) Medusa (1) metalengua?je (6) Mia Unverzagt (4) Michel Matos (1) miedo (2) Miguel Coyula (3) Milan Kundera (1) MINCULT (3) Ministerio de Cultura (2) Miriam Celaya (1) mis hermanas (4) Museo Nacional de Bellas Artes (3) nación (2) nosotras (1) noticias (1) Ofelia Acevedo (1) OLPL (3) olpl/lunes/de/postrevolucion/ (13) Omni Zona Franca (2) oposición (1) orgullo gay (2) Orlando Gutiérrez Boronat (1) Orlando Luis Pardo Lazo (2) ostracismo (1) Oswaldo Payá (2) Otari Oliva (3) P350 (1) painting (2) País de Píxeles (1) Palabras a los intelectuales (2) Paolo Titolo (1) Papa (1) pasaporte cubano (1) patria (1) Pável Giroud (1) persecusión (1) Perséfone Teatro (1) Perseo (1) piedras pintadas (1) piedritas (1) pinchitas (5) pintura cubana (2) plebiscito (2) PNR (1) poesía (65) PoesiaSinFin (3) politics (1) pope (1) Porno Para Ricardo (4) postciclónico (8) PPR (1) precios (2) presos de conciencia (1) prohibición de salida (1) Proyecto Heredia (1) Proyecto Varela (1) Rafael Alcides (2) Rafael Villares (4) Raúl Castro (1) Raúl Flores Iriarte (4) Reina María Rodríguez (1) represión (20) resposabilidad social (1) revolución cubana (1) Rocío García (1) Roladando Pulido (1) Román Gutiérrez (1) Rosa María Payá (4) S.E. (1) salud pública (1) Samuel Riera (1) Sandra Ceballos (12) Sandra Cordero (1) Sandra Vigil Fonseca (1) Seguridad del Estado (4) Senel Paz (1) ser humano (1) serie_cables (1) serie_pies (14) sk4dron patriota (1) skaters (1) sociedad civil (21) Soleida Ríos (1) solidaridad (1) solidarity (1) solidarityshorts2014 (1) songs (1) subterranean music (27) sueños (1) Susana Pilar Delahante (1) Suyai Otaño (9) Tania Bruguera (14) Tatiana Mesa (1) teatro independiente (1) teatro Kairós (1) textospAqué (12) The Voice Project (1) this-world-go-crazy (2) Tibet (1) tiranía (1) totalitarismo (4) transexualidad (1) Traza (1) tvset (1) Ucrania 2013 (1) UMAP (1) unidad (1) Universidad de La Habana (1) Varsovia (1) Venezuela (1) Vera Chytilova (1) víctimas remolcador ¨13 de marzo¨ (1) Víctor Fowler (3) videitos-slides (21) video (1) videojuegos (2) violencia (1) Virgilio Piñera (2) Walfrido López (1) Wilfredo Vallín (1) Wiskelmis Rodríguez (1) y-ojalá-no-falten-los-amigos-a-la-hora-de-tomar-el-vino (5) Yanahara Mauri (1) Yanelys Núñez (2) Yoani Sánchez (2) Yornel Martínez (1)

Libertad para Danilo

Nov 14, 2008

La Habana a mis pies, cuento de Carpio





LA HABANA A MIS PIES
Para el futuro bebé de Iris y Nacho, mi sobrino
Jorge Carpio



Subimos por el elevador como si fuéramos turistas y nos sentamos a una mesa de La Torre del FOCSA a mirar La Habana. Esta ciudad tan dilatada, dijo Nacho que buscaba algo por el visor de la cámara; y opaca, comentó Iris que la miraba con los espejuelos de sol; y yo no hablé porque me entretuve contemplando los edificios alejados y empequeñecidos como si no hubiera otra cosa más importante en el mundo. Descubrí que los turistas hacían fotos: nos iluminaba el destello de los flashes reflejado en los cristales que rodean La Torre. Disparaban sus cámaras digitales y después se fijaban en la imagen que habían capturado y la comparaban y discutían alegres, como si hubieran hecho algún descubrimiento raro allá abajo en la calle. Una Cocacola con hielo para Iris, vino para Nacho y café para mí fue el pedido. Entonces vi acercarse al mesero: para usted, señorita, le dijo a Iris; y la miró con ojos de seductor; a nosotros también nos sirvió y nos miró, aunque no seductor, sino más bien sumiso. En estos momentos soy un turista con La Habana a mis pies, dije en broma; y seguí mirando a través de los cristales; pensando en la gente que estaba en la calle caminando bajo el sol. Este si es bueno; le comenté a Nacho sobre el café; y le sentí el aroma y el sabor entre amargo y dulce; y prendí un cigarro; y sin que yo lo llamara se presentó nuevamente el mesero con un cenicero en la mano; y esto si es lo mejor que me pueda suceder, pensaba yo; y le decía, sin mirarlo, gracias al mesero que se alejaba hasta su lugar, en un rincón de la barra. Hasta allá se fue, le comenté a Iris y el mesero que era joven y pálido me pareció mustio, aburrido, con su impecable uniforme negro y blanco. Después se nos acercaron unos turistas con olor a queso rancio y también se pusieron a hacerle fotos a La Habana que ya se había nublado porque iba pronto a llover. Iris habló; dijo que los europeos eran unos sucios; pero cuando conoció a Nacho le confirmó que era el único español que había encontrado limpio; y ella infirió que había vivido en Cuba porque se bañaba todos los días. Es bueno esta lluvia, pensé cuando vi
que las nubes se habían puestos a punto de estallar. En tus historias siempre llueve, dijo Nacho. ¿Por qué?, preguntó Iris. Pero yo no supe responder; sólo atiné a encogerme de hombros como si fuera un personaje sospechoso, de novela policial. Luego surgió, como de la nada, una turista solitaria, gorda, relativamente joven, que me miró con sus ojos azules, a mí entender, entristecidos como los de una vaca nórdica. Se puso a mirar por los cristales; es posible que con la intención de ver caer la lluvia sobre la ciudad como me gusta a mí. Fue ahí cuando comenzamos el juego de adivinar de dónde era la gorda. Iris dijo que alemana; no, reprochó Nacho: es irlandesa. A mí no me daba ni irlandesa ni alemana, sino sueca. ¡Caramba!, si la escuché hablar, dijo Iris. Pero yo sabía que era mentira porque la gorda no habló en ningún momento; solo me miraba a mí y a través de los cristales. Yo también la miraba a ella; y pensaba en cómo arrastrarla hasta el baño y poseerla para compensar su tristeza del Norte con mi alegría tropical; y no podía ser porque el mesero y muchas personas nos estaban mirando. Finalmente la gorda se retiró hasta la otra esquina de la cafetería donde había gente al parecer de su país. Desde mi sitio la saludé y ella sonrió; y comprobé que los ojos se le habían puesto más tristes. Comparé su mirada con la de Iris que es de mujer de Centroamérica, y la de Nacho, del mediterráneo y con la mía, -reflejada en el cristal-, que es habanera; y dije que nuestras miradas son alegres porque somos del Sur. Y no sé porqué dije eso pero Iris y Nacho asintieron. ¡Qué bien se está aquí!, comenté para olvidar a la gorda entristecida. ¿Qué te hace pensar así?, preguntó Nacho que siempre me está interrogando sobre la ciudad para oírme decir cualquier cosa simpática o malvada o capciosa. Yo sabía que debía filosofar, y eso nunca me ha resultado; entonces expliqué que me sentía bien porque estaba en las alturas y podía ver la gente debajo de mis pies y porque también la gente desde tan abajo no me podía molestar. Iris y Nacho se rieron y después discutieron sobre los de arriba y los de abajo y los que están a los lados: a la izquierda y a la derecha, se referían ellos; mientras yo miraba caer la lluvia sobre la ciudad. Advertí que el agua era buena porque aplacaría un poco el calor de agosto; y las aceras y
las calles se limpiarían; y mientras cayera la lluvia era posible que la gente pensara de otra forma. Algo que también me llamó la atención de La Torre fue el olor; y se lo comenté a mis amigos; me puese a combinar diferentes aromas que se me aparecen en La Habana. Hice una relación por horarios y sitios: al amanecer en las paradas de guagua se puede notar el olor de la mañana mezclado con el perfume de las mujeres, dije. Y La Torre me recordaba ese aliento de jabón con verija de hembra relajada que me resulta límpido, y excitante. En cambio, por la tarde, la gente huele a sudor, a trabajo, a angustia. Los dos rieron; sobre todo, Iris; y mira que a ti se te ocurren cosas, me dijo ella. Era cierto que se me estaban ocurriendo cosas graciosas; es posible que los lugares altos me hagan ser más original, pensaba yo. ¿Será porque en La Torre el clima está hecho para que uno no advierta el calor, ni el de la calle ni el de la gente? Miré otra vez por el cristal y ya había escampado y también había salido el sol con más fuerza. Me fijé en la calle y pude ver el vapor de la lluvia que se levantaba y amenazaba con atacar La Torre. No me preocupé porque sabía que ese calor no iba a subir tan alto hasta nosotros; pero sentí compasión por los de abajo, tan lejos y tan vaporosos, dije. Eso allá abajo es el infierno, pensé. No recuerdo porqué relacioné La Torre con las fortificaciones antiguas y me creí un guerrero que defendía una plaza junto a aquellos extranjeros con ojos de bárbaros; y el enemigo eran la gente de abajo y el calor. Pronto salí de mi ensoñación; pusieron música y me concentré en las canciones tan bonitas que se escuchaban. Ahora sí esto es lo máximo, dije. Y Nacho me respondió que no pensaba así porque la música no era cubana; y ese lugar era para poner música de la nuestra y no ésa extranjera; con acento meloso. Pero yo le repliqué y le dije que esas canciones me encantaban; que ya estaba cansado de tanta bulla todo el día, y era bueno de vez en cuando oír melodías suaves, dulces. La Torre te pone romántico, me dijo Iris en tono de burla. Entonces añoré que Nancy mi mujer estuviera a mi lado; pero desgraciadamente ella no puede porque vive en Nueva York y no la dejan venir acá y a mí no me dejan ir a allá por todas esas razones extrañas que están pasando ahora en el mundo. Traté de olvidarlo; no quería estar
triste en La Torre. Pero además, no vale la pena sentirse mal en un lugar tan agradable; para sentirse mal están la calle y esas otras situaciones y el calor, pensé. Siguieron llegando turistas que pedían los más extraños platos y tragos y de todo. Y yo los miraba asombrado como si nunca hubiera visto algo parecido. Pedimos la cuenta y Nacho le pagó al mesero mustio porque debíamos ir a otro lugar, tal vez no tan alto, pero de alguna forma parecido a La Torre. Bajamos los treinta y tres pisos. Y cuando estaba en la calle comencé a sentir una especie de añoranza por La Torre y la miré. Pero seguimos caminando y nos perdimos entre la gente, el calor, la ciudad.

jaad: pimiento verde


fotico:OLPL

 

Leyendo poema "pimiento verde"

http://blip.tv/file/get/JorgeAlbertoAguiarDiaz-pimientoVerde160.mp3.jpg
escuchar poema

 

 

pimiento verde

 

corbatas azules naranjas blancas
langostino vinagreta
mejillones vinagreta
todo al vapor

ron cacique bacardi havana club

¿dónde está el pregón de la
florera florista
de luyanó?

pregunte por señor moisés
nombre biblico nombre de oficial
de ministerio del interior
nombre de gerente que es señor
insignia de coca cola en traje cortefiel
pruebe nuestro txakoli
vermút de grifo
asadillo de pimiento con bonito

¿y esa mujer que lleva anorgasmia en rostro
por qué no mira?
fregaplatos
máquina de fregar platos
errancia en cocina
cocina en gran ciudad que
no es para nosotros
máquina de follar
descompuesta vejete
manguera con salidero y sin aceite

velero enmaquetado en repisa
poema de juan carlos flores
sobre galeon que bordea la costa

madrid sin costas
apenas amigos
chago cocinero y tóxicomano
viviendo entre canarias y vallecas
entre remedios y la nada
nadahistoria según piñera
nada en el fregadero según el dueño
todo limpio según el dueño

depósito de basura guantes

¿y la florista florera eugenio florit?
¿y el pregón del panadereo?
meto mano en espuma fría
periódico trae noticia de menor violada
volkswagen disputa a mercedes diseño
del papamóvil

espuma platos
empanadillas en la barra
no metáforas

franquicias regalías mayoreo hipotecas
palabra nueva

minuto de descanso
pienso en guillermo rosales.

(madrid 2005)

en 12:55 PM 0 comentarios http://www.blogger.com/img/icon18_email.gifhttp://www.blogger.com/img/icon18_edit_allbkg.gif

carpeta archi-voz, porción de sancocho (poesía 1995)

 

 

 

Nov 13, 2008

Ceci n´est pas un pays, por OLPL


ismaris rodriguez

 

 

 59 PROPUESTAS PARA EL PRÓXIMO MILENIO

Orlando Luis Pardo Lazo

 

1. En ocasiones, sueño que vivo rodeado de una jauría enjaulada. Se trata de una pesadilla etimológicamente imposible, porque jauría implica el concepto de libertad.

 

2. En ocasiones, sueño con una de esas lunas nonas de René Magritte: una hoz descolgada sobre el mapita inverso de Cuba. No reconozco el cuadro en absoluto. Y despierto con la ilusión transitoria de poder definir qué es lo apócrifo en literatura: la pintura es sin duda un género pintorescamente literario.

3. En otras ocasiones no sueño ni pinga. O tal vez sueño en realidad con la palabra pinga pendiendo como una espadamocles sobre el mapita inverso de Cuba. La sensación es una cita nada apócrifa del chileno Bolaño: Soñé que estaba soñando, habíamos perdido la revolución antes de hacerla y decidía volver a casa.

4. Y aún en otras ocasiones son sólo retazos de sueños desbordados del sistema mártir-miamense del Boarding Home: pesadillas de Guillermo Rosales. Sueños políticos, por supuesto. Paranoias con el Premier llevadas hasta el paroxismo en pleno Primer Mundo. La apoteosis de la memoria, en una noveleta cuya veleta argumental apunta hacia hechos ocurridos en ningún sitio y en una era prehistórica: La Habana, La Revolución.

5. ¿Qué es escribir hoy en Cuba?, digo mientras clavo en mi pupila mi pupila azul (el negro come melocotón, autista más que artista).

6. ¿Qué es escribir hoy en Cuba? Si tú me lo preguntas, espejismo mágico: ¿en dónde encontrar sentido? (el negro toca violín en la medianoche insular, invisible e indivisible: totalitárida).

7. Un amigo escritor soñó con un oráculo negro (¿un nigromante?). Mi amigo le preguntaba sobre La Enfermedad del Premier (en agosto de 2006 todos los narradores en Cuba se preguntaron lo mismo): ¿Le duele mucho…? Respuesta 1: No, Él no siente dolor. Entre el morbo y la curiosidad: ¿Pero se va a morir…? Respuesta 2: No, ahora Él no se va a morir. Y ya con el riesgo de aventurar augurios, incluso en un sueño sumario: ¿Y cuándo entonces…? Respuesta 3: En cualquier otro cumpleaños.

8. Mientras mi amigo me contaba este sueño prefunerario, se me aguaron los ojos. De pronto caí en la cuenta de que ya habitábamos en el futuro. Sentí entonces que yo amaba a mi amigo por ser mi contemporáneo y haber escrito en Cuba el libro menos cubano del mundo.

9. Narrar en Jauja. Con magnificencia lunática de lunes post-post: lunas magras de Magritte sobre el faro del Morro o el Falo de la Plaza de la Revolución (aguja hipodérmica endémica). Narrar naditas cubanas ampulosa y pustulosamente, desde lo póstumo de nuestros cuerpos en Cuba. Jau-ja: del ladrido goloso a la carcajada gozosa.

10. Y, sin embargo, narrar autótrofamente al margen, pero dentro de la misma jauría enjaulada. Se trata de una pesadilla perfectamente pensable como panóptico provinciano: jauría implica la acepción aséptica de vigilancia/castigo zoocial.

11. En un campus literario donde el placer ha sido abolido en función del deber, toda línea de fuga cubana es una chispa suicida con vocación de vacío (voz/acción de vacío).

12. Tiro tres tristes monedas al aire y le pregunto por e-mail al I-Ching: ¿No será el fin al fin…? Respuesta 1: No, no será el fin. Respuesta 2: Al menos, no será el fin al fin. Respuesta 3: En cualquier otro cumpleaños.

13. Allí donde la tradición funge como una máquina que finge ser dios, el fascismo aflora entre flatulento y feliz: ya no en La Casa del Ser repusblicana, sino en El Callejón de las Ratas revoilusionario.

14. ¿Es La Casa del Ser mejor o peor título que El Callejón de las Ratas para una novela cubana?

15. ¿Qué es un título? ¿Qué es una novela cubana? ¿Cómo titulan los escritores en Cuba? En los laboratorios de química universitaria de los años noventa, titular era evaluar una solución: la fuerza de un ácido, por ejemplo.

16. ¿Cómo independizar un texto narrativo en medio de la cochambre fofa institucional? ¿Cómo radicalizar la escritura hasta hacerla antológica y, con suerte, ontológicamente intolerable: inútil e ininstrumentalizable desde ninguna herramienta oficial (intoolerable)?

17. ¿Cómo hubiera sido la newrrativa cubana de los años cero en Cuba: ceros extravagantes boqueando por aire freesco en la atmósfera asfixiante de nuestra Casa o Callejón que nunca existió?

18. Nunca existió. Es un frase sin excepciones.

19. Lo excepcional sería sólo la autoridad autorial de este prontuario compartido ahora clandestinamente entre tú y yo.

20. A un poeta psiquiatra le preocupaba, además de las cuestiones de las cabezas en Cuba, no tanto el título sino cómo subtitular. Ahí radicaba, según sus prédicas estéticas en Rev-Menor, la etiología tiránica de nuestra analfabetosis simbólica: una tara tétrica, contagiosa antes que congénita (la barbarie hipertensa a pulso).

21. Una vez casi le propongo pagarle una suerte de cursillo anti-délfico para así plagiar mejor todas sus teorías (Delfi se llamaba el diamante loco que de tantas presiones terminó por pisotear a Piñera). Lo cierto es que mi magister cubensis se exilió dejando pendiente esa asignatura o espada que bien hubiera podido (sub)titularse: No sé leer.

22. Porque a la postre, ¿qué será leer? ¿Cuál testigo es el que sabe leer? ¿El poeta o el policía? (En Cuba estas tres respuestas pueden ser muy porosas: los peritos políticos prestan mucha más atención que los estetiacadémicos). ¿El que sobrevive primolevíticamente es el testigo o lo es quien se consume en el peorformance del holocausto? Supongo que tampoco haya que prestar demasiada atención a la pose o posología de un psiquiatra poeta.

23. Cuando el negro come melocotón, el cubano común confunde cómplicemente la escritura con su acción. Se penaliza gastronómica y hasta jurídicamente al texto, porque estamos hechizados (esclavizados) décimotontamente por el palenque retrógrado de la retórica (el amago de la imago): la versión vernácula de Vitier en definitiva devino verdad. (¿No será el fin al fin…?)

24. Así que al negro siempre podrán mandarlo de cabeza o de culo al cepo por paladear promiscuamente la palabra melocotón.

25. En cambio, cuando el negro toca el violín a medianoche, lo más práctico es silenciarlo con un cubazo de meao más heces fecales.

26. Nadie debe confiarse con el punto anterior: en términos técnicos, a todo cubano que escriba en Cuba tarde o temprano le toca gramasticar su propio melocotón. O tocar melosamente su violín en medio de la medianoche.

27. Lo repito por si no ha quedado claro (es una táctica tácita del chileno Bolaño, en su dodecálogo sobre el arte de escribir historias): Nadie debe confiarse con el penúltimo punto. En términos técnicos, a todo cubano que escriba en Cuba tarde o temprano le toca gramasticar su propio melocotón. O tocar melosamente su violín en medio de la medianoche.

28. De lo que se trata, sobre todo, es de la obligación. ¿Qué obliga a un escritor cubano a escribir en tales circunstancias tal o más cual cosa en Cuba?

29. Diáspora(s) dixit, ahora desde la diáspora no tan literaria como literal: Debe sentirse alguna presión sobre la nuca.

30. Acaso ello(s) lo aprendieron de Pasolini, con aquel panfleto de que en poesía esta libertad tiene las mismas características que la lucha política (se impone inspirando terror, redescubriendo el Deber).

31. Acaso ellos se inspiraron en la intrigante politicidad de Italo Calvino, ese pionero poscubano que narró truncamente un siglo XXI que ninguna cabecita caliente hoy en Cuba se cree capaz de coagular.

32. Lo repito por si no ha quedado bolañoñamente claro: hay excepciones excepcionales (este texto, por ejemplo), pero esto ya lo sabemos desde hace una docena inadocenable de puntos.

33. Cito y autofagocito de memoria: acaso el terror literario —sobre todo en los medios de representación— sí le haga daño a la nación, a la nación entendida como el lugar de las letras (ese Canon Nacional de las Letras, siempre inflacionario —hasta el ridículo— en cualesquiera de sus aspectos).

34. Supongo que por eso ante cada terror literario privado en Cuba se reaccione instintiva e institucionalmente con un terror culturaliciaco: el género noir parece ser el preferido por los misterios ministerio-municipales de nuestro mapita inverso necional.

35. (Sub)titulares de la prensa plana cubana, plagiados de la www y de mi libro de cuentos Boring Home, todavía en proceso editorial por Letras Cubanas (un Proceso kafkiano, se sobreentienede): Combustible para avanzar hacia el futuro. Vuelo terrestre nacional. Isla perfecta para el arte. Un país enteramente pedagógico. Una ciudad para ciegos. ¿Y los cubanos dónde están? En Cuba la mayor manada de leones en cautiverio del mundo. Inclinación positiva de la Copa Cuba. Un monumento para el rascacielos pinareño. El récord de lo absurdo está vencido. Cuba, firme y de completo uniforme. Teatro para todos los tiempos. (El verdadero nuevo arte de narrar ruinas queda implícito dentro de este otro dodecálogo.)

36. Pregón: ¡Vaya, vaya, cómo denigraron al negro que no encontraba sentido…! (Cuando la banderola se alza / en sentido contrario a las agujas / de un reloj, torcemos el rostro.)

37. Soñé que yo eras tú (sin rimbombancias de Rimbaud, sino de Roberto Bolaño). Y, en efecto, los dos habíamos perdido la revolución antes de hacerla y decidíamos volver a casa.

38. You cannot return to your home. Si lo lees a priori como poesía, pasa. Si no te avisa el editor en carátula, entonces suena como una seguidilla sosa de repentista pop (en los laboratorios de química universitaria de los años noventa, también se titulaban soluciones babosas a base de potasa).

39. Algunas gargantas cubanas se atragantan con un argot de combate: anomia, anemia, abulia, afasia, apatía, ipatría y demás vocubalario. Al tener toda la razón, estamos racionalmente locos: las utopías tupidas engendran monstruos goyescos (es la gaya ciencia de la modernidad). Y en semejante mar de equívocos malintencionados no será muy rentable arar, pero sí narrar.

40. A otras gargantas cubanas se les practica, de manera obligatoriamente gratuita, una traqueotomía profiláctica antes de que puedan atragantarse con nada: el poro que le perforaron a Piñera, por ejemplo, tenía el diámetro de una Isla (por cierto, no mayor que una moneda de a peso).

41. El sema cubano se escurre limpiamente hacia afuera si el pinchazo rebasa los 59 puntos de psicatriz. El semen cubano, en cambio, escapa hasta con 59 veces menos esa medida: quirúrgicamente, es un fluido 59 veces más asignificante.

42. ¿Es posible punzar, de manera revoluntariamente gratuita, la glotis grotesca de una escritura cubana en Cuba? ¿Hay escalpelo y sangre fría para disectar ciertas momias prehistóricas o disertar sobre ciertas manías paleopolíticas?

43. Sospecho que, en efecto, deberá sentirse alguna presión diaspórica sobre la nuca. Algún barbarismo verbal habrá de cometerse o comerse por el camino. De lo contrario, la escritura cubana de Cuba se nos escapa en esta historia de capa y espada.

44. El canibalismo podría ser un recurso infantil para entretenernos dentro de la panza del pabellón. Ya luego, decúbitos en el corral de Cubita, todavía nos queda la coprofagia como resistencia, divertimiento o subversión.

45. De adultos, lo menos adulterado sería ejercer la hezcritura como adyacencia liberadora contra los agenciamientos anquilosados no tanto del poder (ese puñetazo plausible) como del saber (esa sentencia sutil).

46. Sería una liberatura como colchón de espinas donde el pene de Pasolini le pueda partir la ingle a Calvino sin escandalizar: colofun antifundamentalista para un corpus texti patrio de hitos hilarantes y padres genealógicos arborescentes y maromas teloméricas demasiado teleológicas para soportar la lectura ni de medio sopapo.

47. Sería también, por supuesto, una excritura excentricínica: quod scripsi is crisis.

48. ¿En Cuba habrá lectores cubanos excentricínicos o al menos lectores excubanos excentricínicos o al menos exlectores excubanos excentricínicos?

49. Jum… Pero ni en Jauja narraríamos jovial y rabiosamente así. Es sintomática nuestra insignificancia lunar post-post. Nuestros jaujaujáus golosos y jajajás gozosos terminan siendo un eco hueco pendejo entre el mausoleo y el manicomio.

50. Y dice el chileno Bolaño que la nueva literatura latinoamericana viene de ese miedo, de un horrible-y-en-cierta-forma-bastante-comprensible-miedo camuflado bajo cierto deseo de respetabilidad. Así, los nuevos literatos latinoamericanos patalean hasta obtener el reconocimiento de lo-que-se-suele-llamar-instancias-políticas, camufladas bajo uno u otro signo ideológico, y al parecer el único atajo remanente para acceder al gran público de manera legal.

51. Toda vez muerto el chileno Bolaño, ¿no habrá nuevas maneras literamericanas para acceder desde Cuba a un pequeño público de manera ilegal?

52. Ceci n´est pas un pays, con su mapita inverso travestido de pipa o pipeta de laboratorio de química universitaria de los años cero en Cuba.

53. Ceci n´est pas una paja posproletaria sobre un pendón, un buitre cínico y odioso / que exhibe las carroñas de su ruina (Poveda dixit).

54. Ceci n´est pas paredón.

55. Ceci n´est pas tampoco una petición de perdón.

56. Ceci n´est pas la pinga del pintor de un cuadro oleoso cubano (firmado por una mujer cubana, por lo demás): aceite asesino de la imagen como prueba penal, ¿peneal?

57. Ceci n´est pas el placer precoz de un payaso (como repetirá el cotilleo cotidiota de la nada comentariada desde Cuba en la www), sino la mueca muerta de nosotros-los-protagonistas, prosistas procaces a los que tarde o temprano un poder pétreo les doblará las cabezas / moribundos de tedio y horror (¿las cursivas son ahora un apócrifo, un apósito, o son sólo una cita?).

58. Ceci n´est pas Pardo, por supuesto.

59. Eppur si muove! (captions: ¡Pero se viene!).



--
Publicado por Orlando Luis Pardo Lazo para Lunes de Post-Revolución el 11/13/2008 07:24:00 AM

 

 

zapafiti, por olpl

fotos de OLPL

 

 

 De: Orlando Luis Pardo Lazo [mailto:orlandoluispardolazo@gmail.com]
Enviado el: November-13-08 11:44 AM
Para: lianelisvictoria@gmail.com
Asunto: [
Lunes de Post-Revolución] SHOEFITI

 

ZAPAFITI

Orlando Luis Pardo Lazo

Una ciudad muy vieja que de nuevo se va de viaje.

Nomadismo allí donde todo parecía estancado.

 

Los que votan con los pies son un porciento que no cabe en ninguna elección del Poder Popular, ni tampoco en un proyecto de recogida de firmas con fines constitucionales o de canonización (en ambos casos, del piesbítero Félix Varela).

Ingravidez grave, por suerte.

Huelga no de los brazos caídos, sino de las piernas en alto.

Éxodo intestino no de las espaldas mojadas, sino de los pies resecos.

Estado de flotabilidad terminal.

Zapatos inflables como globos en miniatura.

Un fantasma recorre La Habana: el fantasma descalzo de Matías Piérez.

Suspensión de la incredulidad.

Todo lo sólido se desvanece en el aire.

Todas las suelas también.

Es la clásica y facilona idea de una isla de corcho.

Elogio y choteo amañado.

 

Desmemorias de una república que lanzó cadenas a los cables para pasar por corte directo del apagón al cortocircuito a la revolución.

Las cabezas de los porristas colgadas del cablerío como colofón de otra revolución anterior.

Shoefiti o zapafiti local.

Eterna nación etérea de zapadores.

Espiritismo de cordón (de zapato).

Remix de medievalismo y posmodernidad.

 

Mensajes de peletería anónima (piedra roseta marginal): amenaza de asesinato mafioso, marcaje felino de la barriada, promoción comercial de estupefacientes, fiesta de borrachitos sin patria pero con amo, jolgorio de colegiales en fin de curso, matrimonio falso de gays, violación de la virginidad, objetos donde disimular los micrófonos chicotes del "aparato" (ortopedia de seguridad), pacto de salida clandestina entre balseros, victoria paralímpica del equipo local, punto de encuentro para una "asamblea de rendición de cuentas" o citación para una multitudinaria "marcha de protesta" a ras del mar (un leve mar de leva).

Los cubanos de a pie.

Ciencia, conciencia y piescencia.

Los habaneros del aire.

Tótem y tabú: colgar un fetiche de los cables con tal de no comerse uno el cable.

 

Capital simbólica de la energía potencial newtoniana: ¿la ecuación depende sólo de la masa y su altura?

Objetos volantes sí identificados (OVSI).

Zapatos colgantes de Hababilonia.

 

El zapafiti como novedad de los años 1990: la década más crítica y menos hipócrita desde los campos de concentración impuestos por España.

El shoefiti como slogan cooltural importado de USA: dentro de la Reeboklución, todo...

Conducta impropia por cuenta propia.

Leyenda urbana de un quiropedismo tercermundista.

Pedofilia entendida como estricta etimología: amor por los pies.

Inaccesible zapatería ambulante.

 

Repostería de postes adornados para el carnaval que siempre viene o el velorio que nunca se fue.

Telefonía a patadas.

Abundancia del ripio y el rastrojo.

Prohibido poner los pies en las paredes.

Pisar el cielo, pero no el césped.

 

El zapateo era el baile de los guajiros hasta que en 1959 el campesinado le propinó un puntapié al latifundio.

 

Quien calze un 59 es un caballo "pata de plancha", que lo mismo camina sobre las aguas que se duerme de pie: se trata del calzado más bien enorme de trademark Jesús del Monte.

 

Pietá del paredón: sólo los cristales se rajan, los hombres mueren de pie (arriba los pobres del mundo / de pie los esclavos sin pan).

Resistir al pie del cañón y encima creérnoslo a pie juntillas.

Zapatero a tus zapatos: no te dejes meter el pie.

Remedo de remendón no llega al cielo.

 

Por lo demás, caballo grande (ande o no ande): la talla del pie como garantía estadística de una falofisiología exitosa.

Zoociología elemental para plantígrados patrios en el archipiélago de los mil y un callos.

Los zapaticos me aprietan.

Los zapaticos de raso (guardados en un cristal craso).

 

Nemesia, flor carbonera, con sus zapaticos blancos sacando chispas a un transformador de alto voltaje (un "caballito" en llamas).

Zapafiti o shoefiti local.

Gravedad ingrávida, por suerte.

Incredulidad del suspense.

Estancamiento allí donde todo parecía nómada o no dar más.

Etérea nación eternamente a la zapa de los slogans: contra la Reeboklución, nada...

Una ciudad de viaje que de nuevo se ve muy vieja.

 



--
Publicado por Orlando Luis Pardo Lazo para
Lunes de Post-Revolución el 11/13/2008 07:44:00 AM

 

 

Cuando se deprimen los hijos de papá: emos


 

 

De: jorge alberto aguiar diaz
Enviado el: November-13-08 7:39 AM
Para: Ele; Liz; Lia; Carpio
Asunto:

 

Luis Cino

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) - Les llaman los emos. Se les puede ver de noche en el parque de la calle G, en El Vedado. Adolescentes de ambos sexos, casi indistinguibles unos de otros. Las muchachas carecen de la feminidad que aparentan los muchachos. Con la mirada triste, perdida en sueños rosa y dorados. Pálidos, lánguidos, irreales, como escapados del mundo virtual. 

Si no los espanta la policía, los agarra la madrugada en el parque. Comentan sus problemas y sus planes. Lloran, abrazados. Se trasmiten unos a otros la depresión, y a veces las pastillas. Mientras, intercambian audífonos y celulares para escuchar Hardcore y House.

Las tribus urbanas de adolescentes inadaptados que produjo la globalización, atravesaron la burbuja verde olivo y llegaron a La Habana. Por las calles de la plaza sitiada,  los emos se suman a freakies, reguetoneros, raperos, rastas, pingueros, gays, repas y mickeys. Cada cual por su lado y a su modo, alteran la rutina del socialismo cubano. Como pulgas en el perro, importunan al poder. Lo fuerzan a aceptar una sociedad cada día más diversa y compleja. Con estos bueyes hay que arar ¡Qué remedio si falló también la construcción del hombre nuevo! 

Los emos, extravagantes y depresivos, demasiado raros y blanditos para el gusto de los mandamases. Nadie los imaginaría décadas atrás. Las UMAP hubiera sido poco castigo para ellos.  

No quiero ni pensar qué barbaridad hubiera hecho aquel truculento oficial de la policía que apodaban El Mexicano si se llega a topar con un pálido emo de hebillas y lazos rosados en el pelo engominado, los ojos delineados y el brazo sangrante, que le explicara:  
"Soy un muchacho muy emocional, oía en mi celular a Bless the Fall  y estaba empastillado y muy deprimido porque nadie me entiende, entonces me corté con una cuchilla para sustituir un dolor por otro, quería sentirme vivo." 

Los que eran jóvenes en los años 70 y alguna vez tuvieron la mala suerte de ir a dar, esposados y a bordo de un carro-jaula a la unidad policial del reparto Capri, saben de qué hablo.  

Pero éstos, qué duda cabe, son los tiempos posmodernos de la sucesión. Los mandamases que aspiran a la perpetuidad tienen cosas más graves de qué ocuparse para perder el tiempo en perseguir "raros". Los aceptan, como al marabú en los campos, mientras no molesten demasiado.  

Recientemente, el  periódico Juventud Rebelde, al abordar el tema de los emos, fue anecdótico y superficial. Escuchó campanas lejanas y las tradujo al edulcorado lenguaje oficial. En tono paternalista restó gravedad al asunto. Para ello, citó varios ejemplos atípicos (todos estudiantes o trabajadores) para los cuales ser emo es sólo una forma de vestir. 

Sucede que los emos no son los únicos adolescentes que se peinan los pinchos con gel, visten ropa ceñida, asoman el calzoncillo por encima del pantalón, llevan piercings, se tatúan motivos satánicos y consumen parkisonil. Lo que los distingue es que entre ellos, misántropos y nihilistas, la depresión, las auto agresiones y el suicidio son una moda.  

Sin embargo, la mayoría procede de familias de Nuevo Vedado y Miramar con posibilidades materiales. Son hijos y nietos "de papá" con conflictos de identidad, propios de adolescentes, que  pueden pagar 5 dólares para entrar en la Sala Atril, cargar su música emo-core en iPods y celulares y calzar zapatillas Converse o Vans de 60 cuc. 
Evidentemente, cualquier muchacho inadaptado y con problemas de personalidad, por muy deprimido que esté, no puede darse el lujo de ser un emo.  Tal vez sea el motivo de Juventud Rebelde para no preocuparse demasiado y concluir que los problemas no son para tanto.

luicino2004@yahoo.com



--
jaad

si deseas bajar al cuartucho, aquí está el enlace...

"Cuarto de máquinas"
http://jorgealbertoaguiardiaz.blogspot.com/

"Si la gente que ama la libertad en todo el mundo no protesta contra la opresión de China en el Tíbet, hemos perdido toda nuestra autoridad moral para hablar de derechos humanos en cualquier otro lugar del mundo", Nancy Pelosi

Para cerrar el capitulo: "Curadores, go home!"



De Penultimos dias


FOTO: PEDRO LUIS GARCIA MACIAS.

 

Para cerrar capítulo de “Curadores, go home”

 

               

                          Por Sandra Ceballos

 

 

Reflexionar sobre de las posturas de los curadores de arte, la intransigencia, los prejuicios que muchas veces nos hacen evaluar nuestras propuestas con torpeza, rigidez y errar. Meditar acerca de la dependencia contemporánea entre artista-curador y curador-artista, sobre esencias humanas, el arte y los eventos artísticos, eso es Curadores, go home: Un gesto para la diversión y el pensamiento. Pero no me voy a extender hablando de arte, pues esto no es de importancia para los especuladores y los acusadores del Espacio Aglutinador.

 

Finalmente -como pudieron apreciar todas las personas que se interesaron: los que noble y enérgicamente apoyaron y siguieron de alguna manera los últimos acontecimientos, también los que difamaron y los que se abstuvieron- nunca se presentaron las pruebas físicas que demostraran  veracidad en las acusaciones contra mi persona en particular:

 

1- No se cometió -ni existen pruebas de que se iba a cometer- ningún atentado o acción contra la “soberanía del país”.

 

2- No se presentaron las pruebas de que existían, de manera premeditada, estrategias de corte político inclinadas a “servir al imperio”.

 

3- No se presentaron las pruebas de que yo convoqué a representantes del gobierno de los EU a utilizar el Espacio Aglutinador como tribuna. No obstante, debo aclarar muy bien, que las puertas de mi casa han estado, están y estarán abiertas -sin discriminación- a todas las personas -cubanos o extranjeros, tengan la afiliación política o cargo gubernamental que sea, practiquen o no religiones, filosofías, sistemas teóricos determinados, etc.- que deseen participar sanamente de los eventos culturales que aquí se realizan o visitar las exhibiciones. Este es un derecho ciudadano decretado.

 

4- La apertura de la exhibición, “Curadores, go home” se pospuso (durante siete días) única y exclusivamente para esclarecer los acontecimientos y exigir, con todo nuestro derecho las pruebas físicas de las graves acusaciones que hiciera, mediante las extensiones electrónicas de cubarte, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas y su máximo representante Rubén del Valle. Nunca se suspendió la muestra ni mucho menos representó una prueba de que algo malo se  tramaba hacer contra el gobierno, pues como es bien sabido, ni siquiera legalmente, una suposición (de carácter subjetivo) representa una prueba demostrativa de un hecho, además, fantasma. 

 

5- La inauguración a puertas abiertas, en donde estaban invitados a dar un concierto Porno para Ricardo, sí quedó suspendida por nuestra parte porque era absolutamente obvio que, bajo esas acusaciones, un evento de estas características como apertura –es decir, música punk-rock y fiesta-  se prestaría para que algunas personas fueran enviadas a sabotear y provocar algún conflicto que pudiera generar un escándalo público, lo cual sí se hubiera utilizado como causa contra Aglutinador. 

 

En ningún momento he pensado en que inmolar un sitio de libertad creativa por y para el ARTE como es y ha sido Aglutinador, sea una solución inteligente; si esto hubiera sucedido habría desaparecido uno de los pocos lugares independientes que existen en Cuba, sería la posición más cómoda y más codiciada por parte de los opositores (tanto pasivos como activos) de dicho lugar. No se trata tampoco de ser bandera de ningún sistema, de grupos de personas, ni de asumir actitudes soberbias de índole personal, pues con las banderas y la soberbia no se neutralizan la intolerancia, las trampas y las acciones extremistas. Se trata de revisar con madurez y sobriedad de que va todo este penoso teatro: especulaciones, manipulaciones por parte de personas oportunistas; intentos por parte de los enemigos (ocultos o no) de Aglutinador de desestabilizar, crear confusión, desunir artistas y seguidores de dicho lugar, sabotear, etc., etc.

 

Sucesos reales:

 

Fueron empleados métodos para sabotear la muestra:

 

1-     Se trató (por parte de representantes oficiales de la cultura) de persuadir a algunos de los artistas participantes para que se retiraran de la exposición, “Curadores, go home”.

 

2-     Se circularon correos sin firma con contenidos ridículamente absurdos y  aberrantes contra Aglutinador. Algunas personas vinculadas a Instituciones Culturales Cubanas se encargaron, lamentablemente, de reenviar estos correos realizados por gentes-parásitas y vulgares.

 

3-     Personas oportunistas divulgaron falsas historias e injurias, obviamente infundamentadas, contra el espacio para crear dudas molestias y para que no asistiera público interesado.

 

 

No obstante:

 

- Se abrió la muestra el día 25 de octubre, aún en proceso de montaje. Esto fue una experiencia muy interesante pues en la medida en que se trabajaba, interactuaban los visitantes con los artistas, con las obras y se documentaba todo el proceso como un gesto cultural de naturaleza noble.

 

- De 28 participantes que inicialmente se habían presentado para la muestra se mantuvieron 23:

 

Orlando Luís Pardo, Jorge Luís Marrero, Ceres Martínez, Hamlet Lavastida, Roberto Carlos Medina, René Quintana, Mauricio Miranda, Joel Corrales, Luís Casalí, Grethell Rasúa, Luís Gárciga, Celia y Yunior, Javier Castro, Reinier Quer, Adrián Melis, Luís Trápaga, Gorki Águila, Irolán Maroselli, José Ángel Vincench, Mabel Llevat, Lancelot Alonso y Rosa Elena Amat.

 

-La exposición fue visitada durante catorce días por entre diez o quince personas diarias para un total aproximado de 210 personas sin contar los dos días en que se convocó una mayor cantidad de público para el environment, “En el medio de qué”.

Entre los visitantes se encontraban estudiantes de Artes y Letras, estudiantes de arte, artistas emergentes, periodistas, curadores, críticos, especialistas, artistas establecidos y demás interesados en las artes.

 

 

Considero que:

 

Existen muchos asuntos urgentes y de vital importancia que resolver (o al menos que atender) en estos momentos en Cuba, es por eso que toda esta penosa, infundada y ridícula arremetida contra Aglutinador resulta alarmante y preocupante. ¿Cómo es posible que se intente desviar la atención de problemas tan severos como: la situación precaria y agobiante (hambruna, falta de medicamentos, ausencia total de electricidad en muchos lugares, pérdida de hogares y todos los bienes)  en la que están viviendo miles de personas en estos momentos a lo largo de casi toda la Isla?  ¿Cómo intentar desviar la atención de todas esas madres que prefieren que sus hijos e hijas se casen con un extranjero o extranjera a que asistan a la Universidad? ¿Desviar la atención de la cada vez más creciente carencia de valores humanos y la práctica de la frivolidad y el pragmatismo como sistema para la subsistencia en Cuba? ¿Cómo confiar en personas que nos representan cuando dictaminan que una pequeña casa, en donde se hacen exposiciones de arte sin concesiones políticas de ningún tipo, representa una amenaza para la soberanía de un país que además está en crisis?

 

Pensar en soluciones urgentes, solicitar ayuda humanitaria y darle el correcto curso a las mismas para aliviar todo este desastre y la agonía de tantas personas, sería más sensato y eficaz que intentar destruir un modesto lugar que además cuenta con el apoyo y el respeto de muchos artistas, intelectuales y trabajadores del arte del mundo.

 

Es preciso que los funcionarios y representantes de las Instituciones Culturales Cubanas permitan y no intenten frustrar espacios de arte independientes que, sin tener que ser abanderados de sistemas políticos con nombre, pretenden promover y divulgar -con espontaneidad, altruismo, rigor y libertad- el arte que se está haciendo en Cuba y en el extranjero, y que apoyan a artistas emergentes y curadores que no cuentan con los recursos suficientes para producir su trabajo.

 

Aglutinador-Laboratorio no se esconde, se muestra tal cual es, sencillo, libre y sin ataduras, esto es algo bien sabido de todos los que conocen y han sido partícipes de su existencia.

 

Este, es un lugar para el Arte y para todos, sí.

expo V salon A C C

Nov 12, 2008

escritos de Maria


 

 

Foto hablada

 

Se borrarán las pisadas en la arena cuando de noche sea, cuando la hinchada luna atraiga hacia sí el agua, y entre el viento y el mar una danza de equilibrios rehaga el universo desde el sueño.
Alguien, también, sabrá escuchar aún de las sirenas esa embriagadora letanía que nos llama a sumergirnos, a olvidar la meta y el designio.
La roca, dicen, seguirá aquí cuando seamos lo ido. La roca, dicen que está fija, imperturbable. Mas, yo leo en sus dibujos una historia convulsa de fuego lamiendo precipicios, de agua abrumadora pulsando la plasticidad de su carne. y ninguna línea indica que esa historia haya cesado. mas bien espera, lenta en sus dominios, el decursar del devenir incierto y acechante.
Hay piedras rojas, como de sangre endurecida, hierro de los años, acariciadas por algas verdes suavecitas como la cabellera de un infante. Y entre ellas el negro chillante del erizo. Y más allá, en un charquito empozado de la última marea alta, el colorido pez muerto por el arpón sin alma.
Todo son retratos de una playa y un instante donde alguna vez estuve.

 

Relatos del ensueño

MENSAJE
Yo era cantante de una orquesta y andábamos de gira. De pronto estamos cruzando una calle de doble dirección, con mucho stress, todo muy aprisa, automóviles viniendo por ambos lados. Ellos cruzan primero la calle y yo me quedo de pie en el borde de la acera, esperando mi oportunidad. Entonces veo a un “mendigo”, un hombre sentado en el suelo en actitud de espera parsimoniosa. Está situado en un lugar iluminado y protegido, vendiendo unos curiosos objetos brillantes que al mirarlos con detenimiento resultaban ser portavelas de alambre.
Me acerco a él atraída por su rostro y para ver de cerca los objetos que vende, y el hombre me dirige la palabra como respondiendo a mis pensamientos:
“No te preocupes. Déjalos a ellos que corran. Al final del camino tú llegarás intacta.” Espacio de silencio. “Pero igual te digo que yo he visitado muchas veces los ‘Archivos del Querer’ y cada vez están más llenos.” Al decir esto el hombre desparece dejando un espacio de suelo desnudo.

 

 

Publicado por María Villares

 

 

 

 

el Claudio habla

por Claudia Cadelo

Fotos: Claudio Fuentes Madan




y la Claudia pregunta...

Bueno, Claudio, ya que no tengo cámara y te he cogido las fotos, la mayoría de las veces sin permiso y bajo amenazas (como no tienes computadora y trabajas en la mía estás jodido), te has convertido en el fotógrafo oficial y casi único de mi blog, por lo que he decidido entrevistarte. Por supuesto que eres tremendo artista pero si yo no necesitara tus fotos a lo mejor no te entrevistara.
- A ver, cuéntame cómo dejaste de ser profesor de biología a los 25 años y cambiaste tu vida radicalmente para convertirte en pintor, luego en fotógrafo.

Bueno, gracias a una extraña depresión nerviosa que todavía hoy no he descubierto a plenitud sus causas, comencé desde una rara óptica de mi interior, a necesitar para olvidar pensamientos y emociones nada agradables y a evitar preguntas sobre mí mismo que parece que no van a tener respuesta nunca. Pretendí crear espacios opuestos en cierta medida a lo que me pasaba. Sin embargo inevitablemente partiendo de allí, de ese estado de interioridad extraña, sumado a una realidad circundante también enemiga en muchísimos sentidos, pero sobre todo porque no pude evitarlo, sencillamente muchas noches no pude dormir pensando en cosas y en algún momento empecé a hacerlas, y la capacidad de vibración que eso da es tan bella e inefable que hoy ya no quiero ser artista, quiero ser bohemio.

- ¿Cuáles son tus impresiones y tus opiniones sobre la plástica hoy en Cuba? ¿Te sientes insertado en algún movimiento o tendencia?


Estamos en una era negra, muchísimos artistas se han ido desde el principio de esta mierda, y no sólo dejaron de producir obras, sino que además también partieron con sus enseñanzas. Una plástica corrompida estatalmente, por miedo, presiones, dinero, posibilidades, por lo tanto una plástica no sincera y altísimamente mediocre. Además no puede existir plástica cuando no existe Cuba. Lo que existe es un software de Fidel Castro y algunos de mis amigos y yo queremos creernos todavía que somos un pixel rebelde.
Yo estoy insertado en la presión arterial de mí mismo, escupiendo sangre a través de mis ideas, mis fotos, mi mirada y cada uno de mis poros a la estupidez diaria, creada por quien ustedes saben y seguida por el otro que ustedes saben.


- ¿Qué crees de la intelectualidad cubana?

Que como siempre, los intelectuales de primera fila hoy deben permanecer en las cloacas creyendo firmemente en un mañana. La estadística de estos de primera fila debe andar por tres, recuerdo ahora que Bulgakov, en El Maestro y Margarita, decía que Cristo le recordaba a Poncio Pilatos que el pecado más grande era la cobardía, por lo tanto, queda demostrada la ausencia petulante de cojones.


- Algunos artistas han criticado tu incondicionalidad intelectual y moral hacia PPR. ¿podrías explicarme un poco por qué te sientes tan comprometido con el grupo y por qué eres criticado por ello?
 
Pienso que no me perdonan haber decidido ser un groupie, pienso que la mayoría de los cubanos que se autoproclaman intelectuales, se dan el lujo de dar opiniones cuando en realidad no se han permitido escuchar relajadamente tanto la letra como la música de PPR, cuando he discutido en círculos privados mayormente pueden citar dos, tres, cuatro temas y sus argumentos no tienen un análisis inteligente, o casi son nulos respecto a los niveles de lectura a los que yo llego. Por lo tanto hay dos razones principales, una: la ignorancia, dos: la capacidad intrínseca, ya que a mí me bastó un solo número. Una posible tercera causa sea quizás el miedo a no decir lo que piensan para no comprometerse con futuras complicaciones. Hay mucha mojigatería intelectual.

- Tengo entendido que tu madre te botó de la casa al enterarse de tus relaciones con el grupo. ¿Dónde estás viviendo? ¿Qué crees de su actitud? ¿Te has sentido abandonado?

No puedo pedirle a mi madre que comparta mis ideas, entiendo las razones por lo que no lo hace aunque no comparto la drástica ruptura de nuestra relación. Sé que algún día todo será aclarado y perdonado por ambas partes. Tanto mi madre como otras madres y familias no han querido, no han podido o no han tenido tiempo, para formarse una nueva cultura política y husmear información al respecto. También una madre ve la posibilidad muchas veces de extrañas y macabras maneras, ella cree que ha hecho lo correcto, ha sido consecuente y todavía no es tiempo para conversar de estas cosas.
Mañana comienzo a vivir en casa de una amiga, estuve viviendo con mi novia, que ya no lo es, la que me acogió en todos los sentidos. Para nada estoy abandonado, gracias a esto estoy rodeado de gente muy cercana que admiro y nos gustamos.


- ¿Qué artistas cubanos y extranjeros cuentas entre tus maestros?

Sería muy extensa y pedante semejante lista, por suerte la humanidad cuenta con artistas, filósofos, escritores, poetas, mendigos, alcohólicos, jineteras, etcétera, que inciden con magníficos reventones en la mente de determinadas personas, y estas son sensibles y se crea una onda continua a través de la historia. Hace tiempo una maestra muy importante, la que no se imagina que es un referente importante para mí dijo: del maestro más malo uno aprende.

- Tienes una serie de cuadros matéricos que tiene algunos años ya y se llama 13, es un poco mística y política. ¿podrías explicarme?

De esos cuadros matéricos no todos incluyen el número 13 en su composición, los que tienen el número pertenecen a un chiste numerológico que inventé porque me dio la gana y que tiene un 50 por ciento profético. Asumí por jodedera, tomando en cuenta que para muchas culturas y religiones el trece es un número fatídico, que Fidel, símbolo de la desgracia, nació un 13. El 13 es la mitad del 26 de julio. Dividí el 13 en 4 más 9, por lo tanto, por cuestiones kármicas que yo me inventé, nuestro barbado o barbudo, como quieras poner, debería caer en desgracia, según mis cálculos, el año 49 de la revolución, que corresponde al 2008, no permitiéndole el destino llegar a la redondita cifra de 50 años en el poder. Lamentablemente, este chiste de predicción no contó con el terrible sucesor de su misma estirpe. Pero al menos, en esta misma fecha, padeció nuestro hombre una de los más sonados estrépitos intestinales, reventón interno que lo marginó ambiguamente.
Uno de los objetivos de esta explicación, confieso, es oculto y es el de disparar en la medida de lo posible el interés en estos cuadros y por ende su precio. Nunca pensé que yo pudiera aprovecharme con infantil alevosía de la desgracia ajena.


- ¿Por qué dejaste de pintar?

La respuesta es tan personal como extensa en el sentido de un buen conferencista. No pretendo explicar ahora todo lo que me invadió de manera magníficamente punzante la fotografíacasi nunca podemos elegir de qué obsesiones vamos a ser auténticas víctimas.

- ¿Piensas emigrar? ¿Cómo te has sentido después de la partida de Leandro, tu compañero de trabajo y tu amigo, ha influido en tu obra?

Considero que mi cultura política y económica son todavía escasas y a pesar de esto, cuando comparo lo que he aprendido en estos últimos años, creo que vivimos en el país de los ciegos y con esta noticia no me siento nada bien. Inevitablemente cuando comienzas a despertar, te das cuenta de que cada uno de tus análisis te convierte en un esclavo de la responsabilidad, así que de manera obligatoria vas a sufrir determinadas cosas en ese camino y la ganancia es que tienes una guía. Al parecer es una vía sin retorno cuyas indumentarias son constantes convicciones hilvanadas. Muchas personas consideradas figuras intelectuales, artísticas y políticas principalmente, si han tenido algo de nuevo impacto es su emigración, y además, no han dejado una estructura de suplentes responsables a la función que tenían. Este planteamiento está lejos de ser un juicio, también entiendo que en la historia de un país, cinco, diez o veinte años pudiéramos decir que es nada, pero en un individuo es toda una vida y es muy claro que ellos supieron presagiar que no habían perspectivas para este país. Una vez en un curso de fotografía Enrique Pineda Barnet nos dio la definición de un pesimista: un optimista bien informado.

En cuanto a Leandro todavía no tenemos total conciencia de cuánto nos va a marcar esta separación aunque desde el primer minuto de su partida sé que ambos estaremos padeciéndola. Sencillamente Leandro es el insustituible más famoso de mi vida, demasiado espectacular, un genio de los sentimientos.


- ¿Qué crees de los blogs?

En general no me parece que exista la plena democracia política en ningún país, Internet es un vehículo con mayores posibilidades de democracia y no obstante, inevitablemente, todo está sujeto a manipulaciones, porque tenemos los peores de los intereses, que son los inconscientes, los que a veces no están muy claros. Hoy tengo a los blogs como fuente de información más fiable debido a que pasan por el filtro de una subjetividad individual e independiente.

- Cuéntame qué estás haciendo ahora y cuáles son tus planes para el futuro.


Estoy planificando una serie de retratos que apoyen y a la vez superen a la serie que hice con Leandro Con jamón lechuga y petits poids. También estamos en la primera etapa de hacer audiovisuales con carácter documental y ficción, con profundos componentes subversivos. Ya es hora de meter el arte de cabeza hacia la política y no la política de cabeza en el arte.

Claudia

CubaRaw

Luis Trápaga

El artista tiene en venta algunas de sus piezas. Para contactar directamente con él desde La Habana: telf. fijo: (053-7)833 6983
cell: +53 53600770 email: luistrapaga@gmail.com
para ver más de su obra visita su web

#vjcuba on pond5

#vjcuba on pond5
royalty free footage

porotracuba.org

porotracuba.org
demanda ciudadana Por otra Cuba

#goodprint.us

dis tortue...

dis tortue...
enlace a mi cuento "Dis tortue, dors-tu nue?" (bajarlo en pdf)

País de Píxeles

las cacharrosa(s) Cacharro(s)

la 33 y 1/3 de Raulito

FACT me!

TREP

TREP
the revolution evening post

El auditorio imbécil

El auditorio imbécil
Ciro J. Díaz

guamañanga!

guamañanga!
Publikación de Ocio e Instrucción para los Indios de Amérikaribe, para recibir guamá, escribirle al mismo: elcaciqueguama@gmail.com

non official PPR site

non official PPR site
PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

My Politicophobia

My Politicophobia
I like to think I'm an expert on one thing: myself. The world has a way of constantly surprising me so I've dedicated much of my time to understanding the world one event and one place at a time. "Without struggle, there is no progress." Frederick Douglas

la taza de liz

la taza de liz
Este es un proyecto de ayuda a blogs para incentivar la creación y sustento de bitácoras cubanas

I want u fact

Ricardo Villares

raíz

raíz
Rafael Villares

"De soledad humana"

Los objetos de la vida cotidiana están relacionados con todos los hábitos y las necesidades humanas que definen el comportamiento de la especia.Nosotros dejamos en lo que nos rodea recuerdos, sensaciones o nostalgias, y a nuestra clase le resulta indispensable otorgarles vida, sentido y unidad (más allá de la que ya tienen) precisamente por el grado de identificación personal que logramos con ellos; un mecanismo contra el olvido y en pos de la necesidad de dejar marca en nuestro paso por la vida.La cuestión central es, ¿Cuánto de ellos queda en nosotros? ¿Cuánto de nosotros se va con ellos? (fragmentos de la tesis de grado de Rafael Villares, San Alejandro, enero 19, 2009)

Néstor Arenas

Néstor Arenas
Néstor Arenas

neon-klaus

neon-klaus

warholcollage

warholcollage
la mirada indescriptible de los mortalmente heridos