outsider

outsider
outsider

looking for something?

Edgelit

Edgelit
Edgelit/Borde.de.luz

Adagio de Habanoni


Fotografías de Silvia Corbelle y Orlando Luis Pardo

mi habanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo.

Sus fidelidades están en pie.

Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.

Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico.

Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones.

Tiene un destino y un ritmo.

Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo.

Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.

Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas.

La Habana conserva todavía la medida humana.

El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

habanera tú

habanera tú
Luis Trapaga

El habanero se ha acostumbrado, desde hace muchos años, a ese juego donde silenciosamente se apuestan los años y se gana la pérdida de los mismos.

No importa, “la última semana del mes” representa un estilo, una forma en la que la gente se juega su destino y una manera secreta y perdurable de fabricar frustraciones y voluptuosidades.

Lezama

puertas

desmontar la maquinaria

Entrar, salir de la máquina, estar en la máquina: son los estados del deseo independientemente de toda interpretación.

La línea de fuga forma parte de la máquina (…) El problema no es ser libre sino encontrar una salida, o bien una entrada o un lado, una galería, una adyacencia.

Giles Deleuze / Felix Guattari

moi

podemos ofrecer el primer método para operar en nuestra circunstancia: el rasguño en la piedra. Pero en esa hendidura podrá deslizarse, tal vez, el soplo del Espíritu, ordenando el posible nacimiento de una nueva modulación. Después, otra vez el silencio.

José Lezama Lima (La cantidad hechizada)

Medusa

Medusa
Perseo y Medusa (by Luis Trapaga)

...

sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes,
más abajo, más abajo, y el mar picando en sus espaldas;
un pueblo permanece junto a su bestia en la hora de partir;
aullando en el mar, devorando frutas, sacrificando animales,
siempre más abajo, hasta saber el peso de su isla;
el peso de una isla en el amor de un pueblo.

la maldita...

la maldita...
enlace a "La isla en peso", de Virgilio Piñera

La incoherencia es una gran señora.

Si tú me comprendieras me descomprenderías tú.

Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico.

Virgilio Piñera

(carta a Lezama)

MENU

MENU
Luis Trápaga

ay

Las locuras no hay que provocarlas, constituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.

Lezama

Luis Trápaga Dibujos

Luis Trápaga Dibujos
Dibujos de Luis Trápaga

Pingüino Elemental Cantando HareKrishna

Elementary penguin singing harekrishna
o
la eterna marcha de los pueblos victoriosos
luistrapaga paintings
#00BienaldeLaHabana (2) #activistascubanos (1) #art-s (4) #arteconducta (2) #artecubanocontemporáneo (1) #arteespinga (1) #arteindependiente (1) #artelibre (5) #artepolítico (4) #artículo13 (2) #censura (1) #Cuba (2) #cubaesunacárcel (1) #DDHH (1) #DDHHCuba2013 (2) #DDHHCuba2015 (3) #DDHHCuba2017 (2) #disidencia #artecubano (1) #ForoDyL (1) #FreeElSexto (1) #historiadecuba (1) #laislacárcel (1) #leyesmigratoriascubanas (3) #liavilares (1) #libertaddeexpresión (1) #libertaddemovimiento (2) #luismanuelotero (3) #miami (1) #MINCULT (1) #museodeladisidenciaencuba (2) #perezmuseum (1) #periodistasindependientes (1) #pinga (1) #PornoParaRicardo #UnDiaParaCuba #YoTambienExijo #FreeElSexto (1) #restriccionesmigratorias (1) #RevoluciónyCultura (2) #TodosMarchamos (3) #UnDiaParaCuba (1) #yanelysnúñez (2) #YoTambienExijo (6) 11 bienal (11) a-mí-no-pero-a-ella-sí-compañero (43) abogados cubanos (1) acoso policial (1) activismo (1) Adonis Milán (2) agitprop (1) Ahmel Echevarría (3) Ailer Gonzalez (9) Ailer González (1) al derecho o al reVes? (17) Alejandro Brugués (1) Alejandro de La Fuente (1) Alex Hernández Dueñas (1) Alexander González Zayas (1) alfabetización cívica (1) Amnistía Internacional (1) Ana Olema (2) Ananda Morera (2) Ángel Santiesteban (4) angustia (1) antimovimiento del rock cubano (4) Antoni Muntadas (1) Antonio Rodiles (33) art-S (127) arte (1) Arte Calle (2) arte conducta (24) arte contestatario (1) arte cubano (11) arte cubano contemporáneo (15) arte libre (5) arte político (4) arte útil (3) artículos de escritores sobre escritores (17) artista cubano (3) artivismo (3) asamblea nacional del poder popular (1) asesinato político (1) Asociación Jurídica Cubana (1) autocensura (2) Azucena Plasencia (7) bienal alternativa (1) Bienal de La Habana (11) Bienal de Venecia (1) blogger (2) Boring Home/2009/ Orlando Luis Pardo Lazo (1) Boring Home/2009/el libro prohibido de OLPL (13) Boris González Arenas (5) bostezos matutinos (1) cambio (1) cambio real (1) Camilo Ernesto Olivera (1) Campaña Por otra Cuba (1) candidatos por el cambio (1) Carlos Martiel (1) casa-galería El Círculo (2) castrismo (2) Castro (3) Castro catástrofe (1) Celia-Yunior (1) censura (12) centros de trabajo (4) Ché Guevara (2) Chiharu Shiota (1) cine cubano (2) cine filos (42) cinemateca programacion (5) Cirenaica Moreira (1) Ciro Diaz (1) civilización (1) Cladio Fuentes (1) Claudia Cadelo (15) Claudio Fuentes (11) comunidad (1) contrucción (1) correitos (8) creatividad (1) crimen (1) Cristo Salvador Galería (3) critedios (1) Criterios (2) Cuba (36) CubaDecide (4) cuban blogger (29) CubaRaw (1) cubismo? (18) cuento (10) cultura cubana (1) cumple hechiz (1) Damas de Blanco (2) Danilo Maldonado (5) David D Omni (2) DDHH (9) de tó (35) de-la-s.o.s-city (30) delirantes (2) demanda ciudadana Por otra Cuba (22) Dennis Izquierdo (1) Denys San Jorge (1) derecho constitucional (1) derechos humanos (1) Desiderio Navarro (1) desobediencia civil (1) dictadura (1) discriminación (1) disidencia (1) diversidad política (1) diversidad sexual (1) El camino del pueblo (1) El Círculo (1) El Sexto (9) elecciones cubanas (1) Engels (1) Equis Alfonso (1) Ernesto Juan Castellanos (1) Ernesto Menéndez-Conde (1) Ernesto Santana (3) escaramuzas literajeras (12) Espacio Aglutinador (9) espacio alternativo (1) espacios alternativos (6) espiritualidad (1) esquizoanálisis (12) Estado de Sats (24) evolución (2) exilio (1) Ezequiel Suárez (1) Fábrica de Arte (1) FAC (1) fernando pérez (1) Festival del Nuevo Cine de La Habana (3) Festival Rotilla (1) Fidel Castro (4) Fito Páez (1) flyers (1) food (1) formar lío (5) fotofilia (118) fotografía cubana contemporánea (1) FreeAlcantara (1) FreeElSexto (3) freeinternet (1) freeRodiles (28) friendship (15) futuro (1) Gabriela García (1) gatos (4) Gilles Deleuze (1) Giselle Victoria (1) gorki (11) Gorki Águila (2) gorki free (13) graffiti habana (10) green revolution (3) guamañanga (5) Hamlet Lavastida (3) Hander Lara (1) Hannah Arendt (1) Hanny Marín (1) Hebert Domínguez (1) historia (1) homosexualidad (1) HRF (1) ICAIC (1) identidad (1) injusticia (1) instar (1) instituciones (1) inteligencia (1) inxilio (1) Iran (4) Isabel Santos (1) Isbel Alba (1) Janler Méndez (1) Jorge Alberto Aguiar Díaz (3) Jorge Carpio (4) Jorge Enrique Lage (2) Jorge Fernández (1) Jorge Ferrer (1) José Martí (2) Juan Antonio García Borrero (1) Juan Carlos Cremata (2) Juan Carlos Tabío (1) Kiko Faxas (1) klínica de jaad (14) krónicas jaadianas (7) kultural promotion (2) La Babosa Azul (1) La Habana (9) La Noria (1) La Pared Negra (1) lapolítik (17) las entradas de Yoani (7) las ideas democráticas... (5) Laura de la Uz (1) Lázaro Saavedra (2) Léa Rinaldi (1) Leandro Feal (1) Lech Walesa Institute (1) Legna Rodríguez Iglesias (3) Legna Rodríguez Iglesias (1) leo brouwer (1) Leonel Mokarzel (1) Lesmes Carroza (1) Lester Hamlet (1) Lezama (4) Lia Villares (9) libertad (6) libertad de expresión (3) Lisandra Ramírez (1) literatura cubana contemporánea (17) literatura menor (15) literaturas menores (41) Lizabel Mónica (4) Los papeles de Don Cógito (1) los-envíos-de-un-bloguero-independiente-que-vive-en-la-habana (7) lospornoinaction (37) Luis Alberto García (1) Luis Felipe Rojas (1) Luis Manuel Otero Alcántara (1) Luis Trápaga (47) Lynn Cruz (2) lyrics (6) Maikel Domínguez (1) Maldito Menéndez (3) Maleconazo (1) Marcel Márquez (1) Marcos Antonio Díaz Sosa (1) María Villares (1) Mariela Castro (1) Marilyn Solaya (1) MDC (2) medicina (1) Medusa (1) metalengua?je (6) Mia Unverzagt (4) Michel Matos (1) miedo (2) Miguel Coyula (3) Milan Kundera (1) MINCULT (3) Ministerio de Cultura (2) Miriam Celaya (1) mis hermanas (4) Museo Nacional de Bellas Artes (3) nación (2) nosotras (1) noticias (1) Ofelia Acevedo (1) OLPL (3) olpl/lunes/de/postrevolucion/ (13) Omni Zona Franca (2) oposición (1) orgullo gay (2) Orlando Gutiérrez Boronat (1) Orlando Luis Pardo Lazo (2) ostracismo (1) Oswaldo Payá (2) Otari Oliva (3) P350 (1) painting (2) País de Píxeles (1) Palabras a los intelectuales (2) Paolo Titolo (1) Papa (1) pasaporte cubano (1) patria (1) Pável Giroud (1) persecusión (1) Perséfone Teatro (1) Perseo (1) piedras pintadas (1) piedritas (1) pinchitas (5) pintura cubana (2) plebiscito (2) PNR (1) poesía (65) PoesiaSinFin (3) politics (1) pope (1) Porno Para Ricardo (4) postciclónico (8) PPR (1) precios (2) presos de conciencia (1) prohibición de salida (1) Proyecto Heredia (1) Proyecto Varela (1) Rafael Alcides (2) Rafael Villares (4) Raúl Castro (1) Raúl Flores Iriarte (4) Reina María Rodríguez (1) represión (20) resposabilidad social (1) revolución cubana (1) Rocío García (1) Roladando Pulido (1) Román Gutiérrez (1) Rosa María Payá (4) S.E. (1) salud pública (1) Samuel Riera (1) Sandra Ceballos (12) Sandra Cordero (1) Sandra Vigil Fonseca (1) Seguridad del Estado (4) Senel Paz (1) ser humano (1) serie_cables (1) serie_pies (14) sk4dron patriota (1) skaters (1) sociedad civil (21) Soleida Ríos (1) solidaridad (1) solidarity (1) solidarityshorts2014 (1) songs (1) subterranean music (27) sueños (1) Susana Pilar Delahante (1) Suyai Otaño (9) Tania Bruguera (14) Tatiana Mesa (1) teatro independiente (1) teatro Kairós (1) textospAqué (12) The Voice Project (1) this-world-go-crazy (2) Tibet (1) tiranía (1) totalitarismo (4) transexualidad (1) Traza (1) tvset (1) Ucrania 2013 (1) UMAP (1) unidad (1) Universidad de La Habana (1) Varsovia (1) Venezuela (1) Vera Chytilova (1) víctimas remolcador ¨13 de marzo¨ (1) Víctor Fowler (3) videitos-slides (21) video (1) videojuegos (2) violencia (1) Virgilio Piñera (2) Walfrido López (1) Wilfredo Vallín (1) Wiskelmis Rodríguez (1) y-ojalá-no-falten-los-amigos-a-la-hora-de-tomar-el-vino (5) Yanahara Mauri (1) Yanelys Núñez (2) Yoani Sánchez (2) Yornel Martínez (1)

Libertad para Danilo

Aug 25, 2009

blogger, yo?

Cuando Juan Carlos Castillón terminó su traducción y Penúltimos Días la publicó el 21 de octubre del año pasado y pude devorarme el ensayo de Andrew Sullivan en menos de veinte minutos una vez que Jaad me la mandara en un email, me arremetió una tristeza indecible, una sensación que cualquier cubano ha padecido durante toda su vida, sobre todo aquel que no ha salido nunca: esa certeza de distancia extrema entre el aquí tan ficticio y la ignorancia respecto al resto del mundo, entre la vida real allá afuera y la vida perversamente manipulada en una sociedad controlada y sumida en una dictadura.
Me visualicé más alejada todavía de lo normal, y que se me arrebataba otro derecho, de los tantos que carecemos: el de sentirme parte de esa "conversación" con la humanidad de la que hablaba Sullivan. Usualmente ese sentimiento de lejanía y desconocimiento disminuían en cuanto me sentaba frente a mi laptop y me conectaba a mis  regulares 50 kpbs de velocidad.
Todo el que ha navegado sintió ese efecto de narcótico que menciona Sullivan, esa inmediata adicción y ansiedad que produce Internet. (Y todo el que me diga que no prueba las drogas y luego pierda dos horas mínimo frente a una computadora en el cyberespacio está autoengañándose, porque Internet -como el café, la nicotina, el alcohol, etcétera, etcétera- simplemente es otra DROGA, y como droga al fin, puede enviciarte, robarte la vida y/o hacerte muy feliz).
Pero quien únicamente ha navegado desde Cuba, con una cuenta de horas limitada y padeciendo las infinitas calamidades que proporciona una velocidad lenta en extremo y teniendo que sufrir además la censura, los sitios bloqueados y la falta completa de privacidad que suponen esas conexiones “no seguras” porque el servidor es uno solo; puede experimentar sólo una felicidad minimizada, un placer tanto más doloroso y una dicha frenada hasta lo inimaginable. En suma, una especie de tortura.
Las palabras de Andrew me llegaban punzantes y agudas hasta el fondo del encéfalo: Pero un blog no es tanto escribir diariamente como escribir cada hora… un blogger, que coloca sus pensamientos en píxeles varias veces al día, siente una ausencia de preocupaciones que ahora está al alcance de cualquiera que pueda permitirse una computadora y una conexión de Internet. Si deja de moverse se muere. Si deja de remar, se hunde.
He aquí que yo era una antiblogger por naturaleza y una náufraga prematura.
Entonces esa inmediatez característica que yo no había conocido jamás en  mi vida era el principal rasgo que definía a un blogger… Al menos sí había podido alguna vez expresarme en un post mientras mi carácter explotaba, mientras mi humor duraba. Pero siempre con la mortificante incertidumbre de no saber si era leída o no. Ningún blogger cubano que viva y “bloguee” dentro de la isla pudiera moderar sus comentarios nunca, ni estar al tanto de las visitas, siquiera recibir los comentarios por correo tardíamente. Ni hablar de las actualizaciones.
Es amargo cuando sabes que te vas a quedar sin conexión y no te da tiempo a programar las entradas. O cuando necesitas subir algo demasiado pesado como para que la conexión lo soporte y pierdas todo el tiempo tratando por gusto: el sólo intentar en estos casos es la peor opción.
Terrible cuando no tienes acceso ni a las noticias y te sientes tan pero tan fuera de este mundo que es para irse a las montañas con un cargamento de libros y olvidarse de que existe este puto ciberespacio por un largo tiempo.
Cuando empecé a “bloguear” era el 2007 y ya me había enterado de la plataforma Blogger pero creía no necesitarla y ponía mis escritos y mis fotos en mi página en Myspace, donde obviamente no me leía casi nadie y todos parecían únicamente estar buscando pareja o tener una banda de rock o de jazz o de música cubana. En fin además era tan lento y para colmo yo con mi Pentium 2 en una laptop IBM de las veteranas con 6 GB de disco duro y un número muy ridículo de memoria RAM; no había mucho que hacer, pero de cierta forma, el tiempo parecía estar más a mi favor, me alcanzaba mucho más… y en abril del 2008 me decido y monto habanemia.
Me acuerdo de haber subido millones de fotos de los PPR en un solo día. Y miles de poemas.
Y de cuando Ernestico me puso un enlace y Jaad me escribió enseguida anunciándomelo, aún cuando yo no era seguidora de PD ni de ningún blog en particular. Pero una vez hecho el blog tenía que ser atendido, y yo tenía que estar conectada. Aunque mi necesidad de estar presente online nunca fue saciada. Ese ritmo que nunca debe detenerse normalmente en un blog, en mi caso fue siempre sincopado y en anacrusa. Atípico, indisciplinado, demasiado pesado, lleno de enlaces… habanemia contenía –y contiene- casi todos los factores que destinan a un blog al fracaso. O al abandono. Pero curiosamente mi obligada ausencia y períodos offline me hacían  impaciente generar nuevas ideas para publicaciones futuras. Las críticas me daban fuerza para seguirlo mejorando y moldeando a mi antojo, si bien no complaciente al demandante, fiel a mis gustos y necesidades de expresión.
Nada, mi hechizamiento podría no ser un blog de noticias ni tener la última novedad ni ir completamente por la crítica social o de arte -aunque a veces le daban unos arranques y se ponía histérico con lo que estaba mal y lo gritaba, y el que quería lo leía-,  pero al menos iba a darme quehacer por un rato más largo.
Aunque no lo actualizara día tras día ni escribiera al estilo “blogger” ni pudiera llamarse ya de hecho como tal.
Era sin duda un amasijo de sensaciones y explosividad visual. Y eso para mí bastaba.
Mi hechizamiento quería invitar a una mirada que no se sintiera apabullada ante tanta imagen quizás saturada, mi hechizamiento padecía de un horror vacui delicioso para el que estuviera dispuesto a degustar lo que podía no ser muy común al paladar visual.
Podía –y puede- resultar extravagante, agresivo o desquiciante o demasiado irreverente para espíritus no transgresores y estáticos. Nada de eso. Movimiento. Mucho movimiento.
Palabras, muchas palabras, poesía, fotos, energía libertina.
Aunque yo no esté online él estaría ahí por mí. Volcaría toda la represión que vivo a diario en las calles habanémicas, en colores y gritos de rebeldía absoluta, me desamarraría y me soltaría en ese espacio vital-virtual como quisiera hacerlo en mi propio espacio, en mi ciudad sitiada por un orden militar. Sería eso también, mi habanemia, desorden y paleta desparramada, habría sitio para todo (por eso múltiple, como yo misma, como todo ser), pero ninguno para lo despótico…
Sin embargo, ante el caos, la mayoría frena y huye despavorida…
Sin importarle mucho o nada la sobriedad mi blog sería más bien como una comunidad hippie donde convive tanto el estudiante que se acercó a fumar con el que escribe canciones con la muchacha que pinta en una tela colgada en una tendedera al sol, con la lluvia despintándole todo y regando la pintura por todas partes.
Manchas, trazos dispersos, no líneas rectas, y mucho menos puntos, tan fijos, sino líneas de fuga.
Pura improvisación.
Así le dije más tarde a un lector confundido, Carlos, un ingeniero que quería darle un poco de sentido lógico a todo aquello y acabó convenciéndose de que mejor era sentir que entender, bien por él.
Pero más confusa quedé yo por mucho tiempo luego de recapacitar que el denominador sullivaniano ‘ blogger’ no encajaba para nada en mi perfil y yo cada vez tenía menos tiempo online.
Cerca tenía a mi amiga L, que empezó su blog tempranamente en el 2007 y lo abandonó tempranamente en el 2008. Por falta de Internet. Usualmente compartimos la cuenta, ella, mi hermana y yo. Por eso no alcanza para ninguna, quizás.
Y el tiempo se reducía mes tras mes y el blog descansaba los remos en plazos más y más alargados.
Mis post se efectuaban casi todos por correo sin que me diera chance a revisar cómo quedaban.
Así hasta hoy, cuando me viene a la mente ese texto del Andrew y me vuelvo a preguntar cómo puede llamarse un blogger que no bloguea.
Que no postea al minuto ni está informado ni actualizado. Sino más bien reprimido y condenado.
Así que el blogger cubano es la excepción y me niego a seguirlo llamándolo así, pero, ¿cómo llamarle entonces?
Si se te ocurre alguna sugerencia, por favor, dímela!

under-bad-dream...

Image: Bad side of me by Hanif Hureshi
Un susto mudo, me arrebato a mí misma de la continuidad de semejante pesadilla, o sueño “significante” o revelador.
No soporto que este tipo de cosas me inmovilice y me tenga en la duda morbosa de estar acompañada aún después por los personajes macabros de mi sueño.
Luego del sobresalto la imperante racionalización.
Claro. Cambié la cama de lugar.
Justo encima de mi cabeza cuelga ahora una lámpara china siempre en movimiento por la menor brisa, triángulo piramidal anaranjado, cuyo interior oculta unas campanitas melodiosas, aunque casi nunca sonoras. De hecho todo se ha debido a lo callado del entorno, porque se me ha olvidado además encender el ventilador y aunque si bien no hace calor, la ausencia de ese ruido necesario ayudó también a la fabricación de mis  monstruos subconscientes, la expulsión repentina de unos miedos ocultos desde los cinco años, y la incomodidad que supone saberlos todavía presentes que me escandaliza más que espeluzna. Otro factor importante: la falta de música; tenía tanto sueño que me olvidé de poner alguna.
Siempre reparadora, siempre tranquilizante y cómplice de todo sueño debidamente olvidado ipso facto. Como debe ser.
Esta vez son demasiados los causantes externos. La extraña posición de la cama, la lámpara dando vueltas encima de mi cabeza, muda, la calma y el silencio de horror que me rodeaba.
Lo peor de todo es la asquerosa necesidad de análisis que le sigue a mi perturbador despertar. Ese racionalizador frío y neutro.
Pero antes me desperezo y me levanto. De nuevo, siempre que me descubro durmiendo bocabajo algún exabrupto termina mortificándome.
Estas posiciones oníricas tan fastidiosas. Enciendo otra lámpara. El ventilador. Abro las puertas de mi balcón para que entre el rocío. (Y los mosquitos)
Un raro rocío tibio de la madrugada habanémica.
Pongo la dichosa música. Iraní. Un poco de sitâr y santour es justo lo que me hace falta.
Alguna poderosa sensualidad para escapar del inexacto Freud.
Para alejarme lo más posible de su completo desacierto.
Ya suficientemente relajada me pregunto.
No estoy muy segura de lo que he soñado.
Un olvido sinuoso y discreto que me aborda.
Como el humo de un incienso encendido o el aroma de un café lejano.
Como sea, la duda asalta.
No estoy muy segura de haber sido víctima de una violación por gigantescos felinos o testigo de una masacre indecible, donde gigantescos felinos irrumpían de un modo atroz un lugar indefinido lleno de personas. Era todo tan inmediato que no les daba tiempo a reaccionar y permanecían inmóviles durante el ataque.
¿O quizás permanecían inmutables porque no eran personas sino dummies?
Los detalles van desapareciendo después de todo.
Lo que me hace pensar que no era un sueño tan importante entonces.
No poner música para dormir provoca semejante y disparatado juego mental. A tener en cuenta.
Igual corro la cama de sitio por si acaso.
Y muevo un poco las campanitas, encima de mi cabeza.
 Image: Good side of me by Hanif Hureshi

 

Aforismos para un arte hecho en Cuba.

Artículo tomado de La Bienal de Miami

Por Héctor Antón Castillo
Todos los nombres del bien y del mal son símbolos;
no define, solo gesticulan;
hay que ser un necio para intentar hacer ciencia de ellos.
Friedrich Nietzsche
“El susurro de Tatlin # 6” conmovió al ámbito cultural durante la X Bienal de La Habana (marzo-abril 2009). La acción de Tania Bruguera permitió que la gente hablara libremente encima de un podio con palomas en los hombros. Después del primer impacto, ciertos dirigentes culturales insistían en la necesidad de olvidarlo todo. Aquella “plataforma publicitaria para oportunistas outsiders” no debía volver a repetirse. Por lo visto, el miedo a la libertad conserva su hegemonía como el máximo productor de arrobas de terror en la isla.
Ya es hora que la Bienal de La Habana se libere de esa camisa de fuerza que es el Complejo Histórico Militar Morro-Cabaña.
¿Por qué hay tantos críticos-escribanos? Porque la mayoría de nuestros artistas visuales no saben escribir. Muchos carecen hasta de una ortografía elemental. Si ciertos pintores lograran traducir el lienzo en blanco en la página en blanco, los amables cronistas se morirían de hambre.
Gustavo César Echevarría (Cuty) es un parásito vicioso que siempre está mirando las zonas oscuras de ninfas egomaníacas. Este pintor se calca a sí mismo con el orgullo lúdico de su profundo descaro.
“Repetirse es un placer” –claman satisfechos los cautivos en el pabellón de las ideas dormidas.
Mario González (Mayito) es un síntoma visible como “coordinador-institución” de proyectos alternativos que se imponen por su propio peso. Y decimos “peso” en su plena connotación económica. Sus monumentales cuchillas resultan una fusión sólida de arte pop y minimal en función del objeto museable. Ninguno de los más reconocidos objetualistas de la ínsula ha concebido una serie de esta magnitud.
“El propio artista tiene que ser una obra de arte” (Marcel Duchamp). Uno de los nuestros que cumple con esta premisa es Raychel Carrión (n.1978). Este performer natural pierde el tiempo ejecutando piezas que funcionan más allá de su cuerpo fetichizado por el carisma.
¿Qué vende Fabelo? ¿Su obra o su nombre? Esto lo dejamos a gusto del consumidor.
La curaduría es la opción ideal para el crítico que procura alcanzar visibilidad sin romperse mucho la cabeza. De este modo, intenta fijar el mérito de un competente productor. ¿Pueden convertirse en ideas las gestiones?
“Make a wish” (2009) es una propuesta instalativa de Eduardo Ponjuán. Aquí el artefacto minimalista encarna el largo y tortuoso camino de las ilusiones terrenales, encerradas en una caja fuerte donde nadie sabe la esencia de su contenido. En el arduo juego de las apariencias contemporáneas, brillan por su ausencia la imagen espectacular y las secuelas del marketing como auxilio imprescindible para vender una idea.
Carlos Garaicoa es un experto en vender la esencia light como apariencia heavy.
“Matraca y mandarria (o nueva visita al Museo de Arte Tropical)” es un video cuasi-divertido de Fernando Rodríguez donde un perrito se burla de los abusos retóricos de varios artistas cubanos. Todo se muestra distendido y pasajero hasta que el curioso animalito (o la breve pieza que lo representa) se tropieza con un acercamiento de Rufo Caballero a la obra de Flavio Garciandía. Pero el fragmento escogido vuelve impersonal algo supuestamente personal. Cristina Vives no incluyó el laberíntico texto en “Yo insulté a Flavio Garciandía en La Habana” (Turner, 2009).
¿Qué es la metatranca? Academicismo vulgar con muchos sintagmas en la lengua. Buscarle la quinta pata a la mesa en nombre de infinitas cadenas rizomáticas. Llegar al grado cero de la interpretación sin rebasar el punto de partida. Desafío al coloquialismo ramplón en la marejada de los periodos largos.
Ser un hight tech povera es el destino más seguro para un artista de los “nuevos medios” anclado en una circunstancia periférica. Vale más la soberbia povera que la humildad cult.
¿Por qué lo erótico y lo político devienen cómplices tan mal llevados en el arte contemporáneo facturado en la isla? Parece que no resultó suficiente la lección del maestro Servando Cabrera Moderno.
Detrás de una apología rotunda se esconde el terror a cuestionar los falsos mitos construidos por el miedo a derrumbar estatuas de sal.
Santiago Rodríguez Olazábal (n.1955) es un creyente que produce arte y no un artista que produce creencias.
La tradición de artistas-ensayistas (Donald Judd, Sol LeWitt o Robert Smithson) nunca ha contaminado la plástica cubana. Un caso raro es “La obra entornada” (2003), de Maldito Menéndez, libro presentado en La Habana durante un performance clandestino. Entre la indagación y el extravío transita el esfuerzo de Aldito para llegar a la Regla del Alto Arte: secuela del utopismo conceptual diaspórico. Avanzar en esta lectura se torna una odisea para el ocio tropical.
Los Carpinteros constituyen un fenómeno comercial de singular alcance entre los productores visuales latinoamericanos insertados en el mainstream. Solo nos preguntamos: ¿El precio de una obra lograría sustituir al valor de un artista que sueña con la trascendencia sin renunciar al encanto de una propuesta suave?
No hay mejor simulacro ético que cierta atracción por la mendicidad. Los origenistas solían llamarle la pobreza irradiante.
¡Cuántas ideas no se pierden documentadas en video por el mero hecho de ser el medio más barato!
“Una luz a lo lejos” (X Bienal de La Habana, 2009), de Wilfredo Prieto: otra oportuna tentativa de simular un estrellato convirtiendo el brindis en una obra de arte capaz de embriagar a todos.
La censura se manifiesta torpemente brutal cuando viene “de abajo”. Así fluye la autocensura del funcionario cultural que conserva su puesto estando en buena con los “de arriba”.
“Fábulas de Napoleón” (2008) es una parodia orwelliana de Duniesky Martín (n.1983) expuesta en el Centro Cultural Fresa y Chocolate. Pero la muestra no terminó sexurada por una razón obvia: lo único que exhibían aquellos cerdos a la izquierda dibujados sobre fondos rosados era su impotencia.
José Bedia (n.1959) volvió a exponer en el Museo Nacional de Bellas Artes luego de una prolongada ausencia (“Resistencia y libertad”, marzo-abril 2009). Atrás quedaba la desidia y el rencor por haber concebido “Abajo quién tú sabes” (22 Bienal de Sao Paulo, 1994). Pero el artista no hizo acto de presencia en La Habana. Alguien calificó esta incursión como “La aventura simbólica de Bedia, el rojo”.
“Justo a tiempo” es una muestra de caricaturas realizadas por el artista Tomás Esson Reid (Centro Provincial de Arte de Cienfuegos, 2009). Gracias al coleccionista José Almarales Suárez, “el hombre de los tarros partidos” resucitó en Cuba con una exhibición de contundentes piezas menores. Ello facilitó que el pintor continuara sacándole la lengua a todo (o a todos) sin la obligación de tragarse nada.
Ser un artista precavido implica abordar temas álgidos con la sutil ironía que agradece un espectador azaroso negado a detenerse ante una pieza de José Ángel Toirac.
Desacato y silencio de “Galería i-meil”. Esa sería la mejor manera de calificar al persistente Lázaro Saavedra en la década que transcurre.
El exilio se antoja parecido al mar: se traga a un hombre todos los días. Así recordamos las jornadas habaneras del profesor, crítico de arte y curador Jorge de Armas (La Habana, 1965).
¿Podría ocurrir el milagro de surgir una intelectualidad sana en medio de una sociedad enferma?
Los vigilantes insomnes de “Espacio Aglutinador” ya constituyen la segunda piel de una actitud que potencia su inclusión en la historia del arte hecho en Cuba desde la propia exclusión institucional.
Nadie sabe a ciencia cierta si Ezequiel Suárez está loco o se hace el loco. Cualquiera diría que esboza la imagen de un político genial.
“Reconstruyendo al héroe” (2006) es un video de Javier Castro (n.1984). Son veintiséis entrevistas a madres de sujetos heridos en diversas trifulcas callejeras. Veintiséis también fueron las heridas que recibió en combate el Titán de bronce Antonio Maceo. Ya sea como héroes o víctimas de un contexto marginal, la rearticulación de la figura épica nunca se concreta, ya que el número de heridas resulta puro símbolo. Todo lo cual implica borrar la diferencia aurática entre el personaje “sin nombre” y una leyenda encarnada por la furia historicista de la redención patriótica. Esta síntesis de la metáfora imposible sugiere un drama crucial: la violencia como recurso emancipatorio inevitable, donde el ideal de justicia se convierte en mancha dolorosa para el intento de iluminar el presente.
No existe una metamorfosis tan lamentable como el artista independiente revertido en funcionario que aspira seriamente a un puesto en la nomenclatura política. Alexis Leyva Machado (Kcho) parece disfrutar como nadie la publicidad oficial de esta involución. Dejarlo actuar su propia farsa constituye la recompensa que los hegé-monos fingen otorgarle.
Orestes Hernández (n.1981) no es un artista político ni apolítico. Sus gestos son desoladoramente radicales: un pegoste de spaguettis con pelos tirado en el suelo o una penca de guano con una jicotea encima. Tampoco se trata de un productor visual extremadamente serio o jocoso. La nada de su actitud encierra el todo de su temeridad: perseguir el éxito sin apropiar fórmulas seguras de recibir el salvoconducto de los espectadores y de la crítica.
La década actual se ha caracterizado por un éxodo de baja intensidad. Devorar los buches de sangre totalitarios continúa siendo el trance ingrato para quienes insisten en vivir y trabajar como artista disfrutando esas pírricas ventajas de la filosofía insular: “El tiempo no es oro”. Ya pasaron los aires ochentianos, cuando algunos preferían ser vendedores ambulantes de enciclopedias en Madrid antes que sumarse a la retórica de la intransigencia.
Uno de los pintores salvables de la escena plástica cubana es Alejandro Campins (n.1981). Este oscila entre el intimismo de sus fugas poéticas y el contexto político naïf que lo circunda. Su obra refleja el sueño de ser y la pesadilla del estar en medio de una tragicómica alucinación de lo real.
Pedro Pablo Oliva se repite con el aura trágica de una obsesión inepta para burlar la maldita circunstancia del agua por todas partes.
La propuesta del pintor autodidacta Víctor Alexis Puig (La Habana, 1966), vale más por cuanto calla que por cuanto otorga al espectador ansioso del testimonio implícito. ¿Qué calla? ¿Qué otorga? Nada menos que la nadahistoria vaticinada por Virgilio Piñera, que permite a un hombre “vivir como un fantasma entre fantasmas que viven como hombres”-especie de homenaje velado al poema de Fayad Jamís “El ahorcado del café Bonaparte”. Víctor Alexis huye del panfleto como epidemia fulminante y consigue desmarcarse con éxito. En su caso, la gracia artística nunca sucumbe al ruido político. Y lo consigue aplicándole a la irreverencia un proceso de escamoteo hasta concederle un oscuro protagonismo.
¿Qué es un reencuentro? Nostalgia. Curiosidad. Fiesta. Cautela. Complicidades imprevistas. Anhelos postergados. Decepciones. Paranoicas fantasías. Ceguera. Incertidumbre. Glexis Novoa (Holguín, 1964) retornó a su isla para exhibir “La luz permanente” (2009) bien lejos de la institución-arte. Su enigmática pieza mostró el desconcierto ante lo que absurdamente pretendemos olvidar dejándolo atrás. Aquí la utópica “gran idea” sucumbe al vacío de la experiencia.
¡Duchamp era un brujo! ¡Yo quiero ser otro brujo! –exclama el artista Denis Izquierdo mientras prepara un cráneo humano lleno de camarones para que sean devorados por los espectadores.
Una paradoja de origen periférico: rechazar la elaboración de un statement y, a la vez, quejarse de permanecer excluido de las acrobacias del mainstream.
¡La Bienal de La Habana no ha muerto. Es la politiquería quien la está matando!
No importa que Gerardo Mosquera acabe sus días viajando y pataleando sin recuperarse del ostracismo insular. Su escaño en la historia del arte cubano está asegurado.
Hablar de un arte hecho en Cuba implica rearticular una metáfora de la exclusión, el encierro y la desesperanza. El fenómeno salvador de la internacionalización es privilegio de unos pocos.

morelliana

Image: Mandala invert, by María Villares
Morelliana
¿Por qué escribo esto? No tengo ideas claras, ni siquiera tengo ideas. Hay jirones, impulsos, bloques, y todo busca una forma, entonces entra en juego el ritmo y yo escribo dentro de ese ritmo, escribo por él, movido por él y no por eso que llaman el pensamiento y que hace la prosa, literaria u otra. hay primero una situación confusa, que sólo puede definirse en la palabra; de esa penumbra parto, y si lo que quiero decir (si lo que quiere decirse) tiene suficiente fuerza, inmediatamente se inicia el swing, un balanceo rítmico que me saca a la superficie, lo ilumina todo, conjuga esa matera confusa y el que la padece en una tercera instancia clara y como fatal: la frase, el párrafo, la página, el capítulo, el libro. Ese balanceo, ese swing en el que se va informando la materia confusa, es para mí la única certidumbre de su necesidad, porque apenas cesa comprendo que no tengo ya nada que decir. Y también es la única recompensa de mi trabajo: sentir que lo que he escrito es como un lomo de gato bajo la caricia, con chispas y un arquearse cadencioso. Así por la escritura bajo al volcán, me acerco a las Madres, me conecto con el Centro –sea lo que sea. Escribir es dibujar mi mandala y a la vez recorrerlo, inventar la purificación purificándose; tarea de pobre shamán blanco en calzoncillos de nylon.
J. Cortázar (Rayuela)

Aug 21, 2009

The Wrong Museum

 
The wrong museum
es a democratic museum,
an anti-aesthetic museum,
a pornographic museum,
an anticommunist museum,
a burgess museum,
a fascist museum,
and a lot of more stupid thing
of our own Cuban condition.
HL.




Bookmark and Share

Aug 13, 2009

Culpable: Aung San Suu Kyi o la junta birmana

Birmania: Justicia Contra la Tiranía

Ayer, Aung San Suu Kyi, la líder por la democracia birmana, fue cruelmente sentenciada a otro año y medio de arresto domiciliario bajo cargos falsos.

Esta injusta resolución es sólo la punta del iceberg de otros miles de crímenes perpetrados contra el pueblo birmano a manos de la junta militar. Durante los próximos dos meses, con los gobiernos de EE.UU. y del Reino Unido al mando de la Presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, tenemos una valiosa oportunidad de conseguir el establecimiento de una comisión internacional de investigación que pueda eventualmente llevar a la detención de los generales responsables.

Necesitamos de un verdadero movimiento global para presionar a EE.UU. y al Reino Unido a que actúen y convenzan a China para que no bloquee la iniciativa en el Consejo de Seguridad de la ONU. Firma la petición y la entregaremos en las Naciones Unidas con un cartel gigante cuyo diseño puedes ver en la imagen de la derecha:

 
A los gobiernos del Reino Unido y de los EE.UU., y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas:
Les exigimos que condenen la cruel sentencia a otro año y medio de detención de Aung San Suu Kyi y que tomen las medidas correspondientes en el Consejo de Seguridad de la ONU para establecer una Comisión de Investigación que permita el enjuiciamiento del régimen birmano por los crímenes cometidos contra la humanidad.


Hola,

Despues de muchos años de detención, la heroina birmana de la democracia y Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, ha sido condenada a otro año y medio de arresto domiciliario bajo cargos falsos.

Acabo de firmar una petición exigiendo al Consejo de Seguridad de NU a actuar para poner fin a la tiranía birmana y pensé que tal vez quisieras unirte a esta llamada.

Haz clic en el siguiente enlace para firmar la petición. Para más información lee el email que adjunto a continuación:

http://www.avaaz.org/es/jail_the_generals/98.php?CLICK_TF_TRACK

¡Gracias!

------------------


Queridos amigos y amigas,

Ayer, la Premio Nobel de la Paz e ícono de la democracia, Aung San Suu Kyi, fue sentenciada a otro año y medio de arresto domiciliario por un tribunal arbitrario de Birmania.

El trato que le han dado a Suu Kyi es sólo la punta del iceberg de la brutalidad del régimen birmano, que abarca 40 años de asesinatos, tortura, violaciones masivas y trabajo esclavo.

Ha llegado el momento de que el mundo juzgue a los generales birmanos. Avaaz está lanzando un llamado para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas investigue los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen. Una resolución de culpabilidad podría desembocar en la incriminación de los líderes de la junta por parte de la Corte Penal Internacional. Haz clic abajo para unirte a nuestro pedido y ver el diseño del cartel gigante que pensamos desplegar en frente del edificio de Naciones Unidas en Nueva York:

http://www.avaaz.org/es/jail_the_generals/98.php?CLICK_TF_TRACK

Durante los dos próximos meses, el Reino Unido y los Estados Unidos estarán al cargo de la Presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Tanto el Presidente Obama como el Primer Ministro Brown han hecho declaraciones muy críticas sobre Birmania. Hace años que no disponemos de una oportunidad como esta para lograr que el Consejo de Seguridad actúe.

Pero EE.UU., el Reino Unido y otros miembros del Consejo de Seguridad continúan evidenciando cierto recelo, preocupados por no desafiar a China, un apoyo clave para el régimen birmano. Hace falta una protesta internacional masiva para que estos países ejerzan mayor presión sobre China para que acepte dicha investigación. Así sucedió en el caso de Darfur, cuando el Consejo de Seguridad decidió permitir la acción judicial contra otro protegido de China, Sudán.

Las llamadas a favor de la investigación y el enjuiciamiento a los generales birmanos sigue creciendo. También aumenta la presión sobre Obama y Brown, que han visto como decenas de legisladores estadounidenses y británicos ya han solicitado una investigación. Un reciente informe de la Universidad de Harvard realizado por juristas prestigiosos revela que la ONU ha estado documentando el reclutamiento forzado de decenas de miles de niños soldados, la existencia de más de un millón de refugiados y poblaciones desplazadas internamente, numerosos casos de asesinatos y torturas, violaciones masivas y el desplazamiento forzoso de 3.000 aldeas de minorías étnicas (tantas como las reportadas en Darfur). Unámosnos en este pedido para que el régimen birmano rinda cuentas ante la justicia:

http://www.avaaz.org/es/jail_the_generals/98.php?CLICK_TF_TRACK

La comunidad de Avaaz ha apoyado y ha permanecido junto al pueblo birmano tras la tragedia del ciclón Nargis, también cuando se reprimió masivamente a los activistas pro democracia en 2007, y este año, más de 400.000 de nosotros hemos demandado la libertad de los prisioneros políticos. Hoy, a través de una gran acción colectiva, tenemos la oportunidad de reclamar al poderoso Consejo de Seguridad que cumpla con las leyes internacionales y ponga fin de una vez a esta tiranía. Firma la petición y reenvía este mensaje a tus amigos y familiares para que todos transmitamos un mensaje claro y contundente al Consejo de Seguridad de la ONU: el mundo espera que tomen el liderazgo.

Con esperanza,

Alice, Ricken, Brett, Graziela, Paula, Paul, Pascal y todo el equipo de Avaaz.

Más información:

# Repudio internacional a condena contra Nobel de la Paz, EFE:
http://dialogodigital.com/es/node/2298

# La Junta Militar birmana declara culpable a Aung San Suu Kyi:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Junta/Militar/birmana/declara/culpable/Aung/San/Suu/Kyi/elpepuint/20090811elpepuint_1/Tes

# Juristas acusan a la junta de crímenes de guerra, IPS:
http://ipsnoticias.net/print.asp?idnews=92345

# Reporte de la Universidad de Harvard (sólo en inglés):
http://www.law.harvard.edu/programs/hrp/newsid=59.html



puedes además mostrar tu apoyo aquí: 64 Words for Aung San Suu Kyi
 
Bookmark and Share

Aug 12, 2009

En el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales











Bookmark and Share

resumen del Boletín del Portal del cine y el audiovisual... Año 1, No.52

CubaRaw

Luis Trápaga

El artista tiene en venta algunas de sus piezas. Para contactar directamente con él desde La Habana: telf. fijo: (053-7)833 6983
cell: +53 53600770 email: luistrapaga@gmail.com
para ver más de su obra visita su web

#vjcuba on pond5

#vjcuba on pond5
royalty free footage

porotracuba.org

porotracuba.org
demanda ciudadana Por otra Cuba

#goodprint.us

dis tortue...

dis tortue...
enlace a mi cuento "Dis tortue, dors-tu nue?" (bajarlo en pdf)

País de Píxeles

las cacharrosa(s) Cacharro(s)

la 33 y 1/3 de Raulito

FACT me!

TREP

TREP
the revolution evening post

El auditorio imbécil

El auditorio imbécil
Ciro J. Díaz

guamañanga!

guamañanga!
Publikación de Ocio e Instrucción para los Indios de Amérikaribe, para recibir guamá, escribirle al mismo: elcaciqueguama@gmail.com

non official PPR site

non official PPR site
PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

My Politicophobia

My Politicophobia
I like to think I'm an expert on one thing: myself. The world has a way of constantly surprising me so I've dedicated much of my time to understanding the world one event and one place at a time. "Without struggle, there is no progress." Frederick Douglas

la taza de liz

la taza de liz
Este es un proyecto de ayuda a blogs para incentivar la creación y sustento de bitácoras cubanas

I want u fact

Ricardo Villares

raíz

raíz
Rafael Villares

"De soledad humana"

Los objetos de la vida cotidiana están relacionados con todos los hábitos y las necesidades humanas que definen el comportamiento de la especia.Nosotros dejamos en lo que nos rodea recuerdos, sensaciones o nostalgias, y a nuestra clase le resulta indispensable otorgarles vida, sentido y unidad (más allá de la que ya tienen) precisamente por el grado de identificación personal que logramos con ellos; un mecanismo contra el olvido y en pos de la necesidad de dejar marca en nuestro paso por la vida.La cuestión central es, ¿Cuánto de ellos queda en nosotros? ¿Cuánto de nosotros se va con ellos? (fragmentos de la tesis de grado de Rafael Villares, San Alejandro, enero 19, 2009)

Néstor Arenas

Néstor Arenas
Néstor Arenas

neon-klaus

neon-klaus

warholcollage

warholcollage
la mirada indescriptible de los mortalmente heridos