outsider

outsider
outsider

looking for something?

Edgelit

Edgelit
Edgelit/Borde.de.luz

Adagio de Habanoni


Fotografías de Silvia Corbelle y Orlando Luis Pardo

mi habanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo.

Sus fidelidades están en pie.

Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.

Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico.

Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones.

Tiene un destino y un ritmo.

Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo.

Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.

Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas.

La Habana conserva todavía la medida humana.

El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

habanera tú

habanera tú
Luis Trapaga

El habanero se ha acostumbrado, desde hace muchos años, a ese juego donde silenciosamente se apuestan los años y se gana la pérdida de los mismos.

No importa, “la última semana del mes” representa un estilo, una forma en la que la gente se juega su destino y una manera secreta y perdurable de fabricar frustraciones y voluptuosidades.

Lezama

puertas

desmontar la maquinaria

Entrar, salir de la máquina, estar en la máquina: son los estados del deseo independientemente de toda interpretación.

La línea de fuga forma parte de la máquina (…) El problema no es ser libre sino encontrar una salida, o bien una entrada o un lado, una galería, una adyacencia.

Giles Deleuze / Felix Guattari

moi

podemos ofrecer el primer método para operar en nuestra circunstancia: el rasguño en la piedra. Pero en esa hendidura podrá deslizarse, tal vez, el soplo del Espíritu, ordenando el posible nacimiento de una nueva modulación. Después, otra vez el silencio.

José Lezama Lima (La cantidad hechizada)

Medusa

Medusa
Perseo y Medusa (by Luis Trapaga)

...

sintiendo cómo el agua lo rodea por todas partes,
más abajo, más abajo, y el mar picando en sus espaldas;
un pueblo permanece junto a su bestia en la hora de partir;
aullando en el mar, devorando frutas, sacrificando animales,
siempre más abajo, hasta saber el peso de su isla;
el peso de una isla en el amor de un pueblo.

la maldita...

la maldita...
enlace a "La isla en peso", de Virgilio Piñera

La incoherencia es una gran señora.

Si tú me comprendieras me descomprenderías tú.

Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.

Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico.

Virgilio Piñera

(carta a Lezama)

MENU

MENU
Luis Trápaga

ay

Las locuras no hay que provocarlas, constituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.

Lezama

Luis Trápaga Dibujos

Luis Trápaga Dibujos
Dibujos de Luis Trápaga

Pingüino Elemental Cantando HareKrishna

Elementary penguin singing harekrishna
o
la eterna marcha de los pueblos victoriosos
luistrapaga paintings
#art-s (1) #arteconducta (2) #artecubanocontemporáneo (1) #arteespinga (1) #arteindependiente (1) #artelibre (5) #artepolítico (2) #censura (1) #Cuba (1) #DDHH (1) #DDHHCuba2013 (2) #DDHHCuba2015 (3) #disidencia #artecubano (1) #ForoDyL (1) #FreeElSexto (1) #historiadecuba (1) #luismanuelotero (1) #miami (1) #MINCULT (1) #museodeladisidenciaencuba (1) #perezmuseum (1) #pinga (1) #PornoParaRicardo #UnDiaParaCuba #YoTambienExijo #FreeElSexto (1) #RevoluciónyCultura (1) #TodosMarchamos (3) #UnDiaParaCuba (1) #yanelysnúñez (1) #YoTambienExijo (6) 11 bienal (11) a-mí-no-pero-a-ella-sí-compañero (43) acoso policial (1) activismo (1) Ahmel Echevarría (3) Ailer Gonzalez (9) Ailer González (1) al derecho o al reVes? (17) Alejandro Brugués (1) Alejandro de La Fuente (1) Alex Hernández Dueñas (1) Alexander González Zayas (1) alfabetización cívica (1) Amnistía Internacional (1) Ana Olema (2) Ananda Morera (2) Ángel Santiesteban (4) angustia (1) antimovimiento del rock cubano (4) Antoni Muntadas (1) Antonio Rodiles (32) art-S (127) arte (1) Arte Calle (2) arte conducta (22) arte contestatario (1) arte cubano (10) arte cubano contemporáneo (14) arte libre (1) arte político (4) arte útil (3) artículos de escritores sobre escritores (17) artista cubano (3) artivismo (2) asamblea nacional del poder popular (1) asesinato político (1) autocensura (2) Azucena Plasencia (7) Bienal de La Habana (9) Bienal de Venecia (1) blogger (2) Boring Home/2009/ Orlando Luis Pardo Lazo (1) Boring Home/2009/el libro prohibido de OLPL (13) Boris González Arenas (5) bostezos matutinos (1) cambio real (1) Camilo Ernesto Olivera (1) Campaña Por otra Cuba (1) Carlos Martiel (1) casa-galería El Círculo (1) Castro (2) Castro catástrofe (1) Celia-Yunior (1) censura (6) centros de trabajo (4) Ché Guevara (2) Chiharu Shiota (1) cine cubano (2) cine filos (42) cinemateca programacion (5) Cirenaica Moreira (1) Ciro Diaz (1) civilización (1) Cladio Fuentes (1) Claudia Cadelo (15) Claudio Fuentes (11) comunidad (1) contrucción (1) correitos (8) creatividad (1) crimen (1) Cristo Salvador Galería (3) critedios (1) Criterios (2) Cuba (35) cuban blogger (29) CubaRaw (1) cubismo? (18) cuento (10) cultura cubana (1) cumple hechiz (1) Damas de Blanco (2) Danilo Maldonado (4) David D Omni (2) DDHH (8) de tó (35) de-la-s.o.s-city (30) delirantes (2) demanda ciudadana Por otra Cuba (22) Dennis Izquierdo (1) Denys San Jorge (1) derecho constitucional (1) derechos humanos (1) Desiderio Navarro (1) dictadura (1) disidencia (1) diversidad política (1) diversidad sexual (1) El camino del pueblo (1) El Sexto (9) Engels (1) Equis Alfonso (1) Ernesto Juan Castellanos (1) Ernesto Menéndez-Conde (1) Ernesto Santana (3) escaramuzas literajeras (12) Espacio Aglutinador (9) espacio alternativo (1) espacios alternativos (6) espiritualidad (1) esquizoanálisis (12) Estado de Sats (24) evolución (2) Ezequiel Suárez (1) Fábrica de Arte (1) FAC (1) fernando pérez (1) Festival del Nuevo Cine de La Habana (3) Festival Rotilla (1) Fidel Castro (3) Fito Páez (1) flyers (1) food (1) formar lío (5) fotofilia (118) fotografía cubana contemporánea (1) FreeElSexto (3) freeinternet (1) freeRodiles (28) friendship (15) futuro (1) Gabriela García (1) gatos (4) Gilles Deleuze (1) Giselle Victoria (1) gorki (11) Gorki Águila (2) gorki free (13) graffiti habana (10) green revolution (3) guamañanga (5) Hamlet Lavastida (3) Hander Lara (1) Hannah Arendt (1) Hanny Marín (1) Hebert Domínguez (1) historia (1) homosexualidad (1) ICAIC (1) identidad (1) instar (1) instituciones (1) inteligencia (1) Iran (4) Isabel Santos (1) Isbel Alba (1) Janler Méndez (1) Jorge Alberto Aguiar Díaz (3) Jorge Carpio (4) Jorge Enrique Lage (2) Jorge Fernández (1) Jorge Ferrer (1) José Martí (2) Juan Antonio García Borrero (1) Juan Carlos Cremata (2) Juan Carlos Tabío (1) klínica de jaad (14) krónicas jaadianas (7) kultural promotion (2) La Babosa Azul (1) La Habana (9) La Noria (1) La Pared Negra (1) lapolítik (17) las entradas de Yoani (7) las ideas democráticas... (5) Laura de la Uz (1) Lázaro Saavedra (2) Léa Rinaldi (1) Leandro Feal (1) Lech Walesa Institute (1) Legna Rodríguez Iglesias (3) Legna Rodríguez Iglesias (1) leo brouwer (1) Leonel Mokarzel (1) Lesmes Carroza (1) Lester Hamlet (1) Lezama (4) Lia Villares (7) libertad (5) libertad de expresión (3) Lisandra Ramírez (1) literatura cubana contemporánea (17) literatura menor (15) literaturas menores (41) Lizabel Mónica (4) Los papeles de Don Cógito (1) los-envíos-de-un-bloguero-independiente-que-vive-en-la-habana (7) lospornoinaction (37) Luis Alberto García (1) Luis Felipe Rojas (1) Luis Trápaga (45) lyrics (6) Maikel Domínguez (1) Maldito Menéndez (3) Maleconazo (1) Marcel Márquez (1) Marcos Antonio Díaz Sosa (1) María Villares (1) Mariela Castro (1) Marilyn Solaya (1) medicina (1) Medusa (1) metalengua?je (6) Mia Unverzagt (4) Michel Matos (1) miedo (2) Miguel Coyula (1) Milan Kundera (1) MINCULT (3) Miriam Celaya (1) mis hermanas (4) Museo Nacional de Bellas Artes (3) nación (2) nosotras (1) noticias (1) OLPL (3) olpl/lunes/de/postrevolucion/ (13) Omni Zona Franca (2) orgullo gay (2) Orlando Gutiérrez Boronat (1) Orlando Luis Pardo Lazo (2) ostracismo (1) Oswaldo Payá (1) Otari Oliva (3) P350 (1) painting (2) País de Píxeles (1) Paolo Titolo (1) Papa (1) patria (1) Pável Giroud (1) persecusión (1) Perseo (1) piedras pintadas (1) piedritas (1) pinchitas (5) pintura cubana (2) PNR (1) poesía (65) PoesiaSinFin (3) pope (1) Porno Para Ricardo (4) postciclónico (8) PPR (1) precios (2) presos de conciencia (1) Proyecto Heredia (1) Proyecto Varela (1) Rafael Villares (4) Raúl Castro (1) Raúl Flores Iriarte (4) Reina María Rodríguez (1) represión (18) resposabilidad social (1) Rocío García (1) Roladando Pulido (1) Román Gutiérrez (1) Rosa María Payá (2) S.E. (1) salud pública (1) Samuel Riera (1) Sandra Ceballos (12) Sandra Cordero (1) Sandra Vigil Fonseca (1) Seguridad del Estado (3) Senel Paz (1) ser humano (1) serie_cables (1) serie_pies (14) sk4dron patriota (1) skaters (1) sociedad civil (21) Soleida Ríos (1) solidaridad (1) solidarity (1) solidarityshorts2014 (1) songs (1) subterranean music (27) sueños (1) Susana Pilar Delahante (1) Suyai Otaño (9) Tania Bruguera (12) Tatiana Mesa (1) textospAqué (12) The Voice Project (1) this-world-go-crazy (2) Tibet (1) tiranía (1) totalitarismo (4) transexualidad (1) Traza (1) tvset (1) Ucrania 2013 (1) UMAP (1) unidad (1) Universidad de La Habana (1) Varsovia (1) Venezuela (1) Vera Chytilova (1) víctimas remolcador ¨13 de marzo¨ (1) Víctor Fowler (3) videitos-slides (21) video (1) videojuegos (2) violencia (1) Virgilio Piñera (2) Walfrido López (1) Wiskelmis Rodríguez (1) y-ojalá-no-falten-los-amigos-a-la-hora-de-tomar-el-vino (5) Yanahara Mauri (1) Yoani Sánchez (1) Yornel Martínez (1)

Libertad para Danilo

Oct 31, 2008

el continuará del otro día: mi teni conflictivo.


 

 Parece que hubo un lapsus con mi contraseña para acceder a blogger, que fue dejada en bandeja de plata en la AHS el miércoles pasado.

De hecho les dejé unas cuantas contraseñas, correos y esas cosas, pero bueno, qué le vamos a hacer a un laurel que se deshoja... no dárselo para nada a una vieja coja para que juegue con él... si seguimos alimentando el miedo y la carencia nos sigue inmovilizando y peor aún, nos silencia-mos más todavía, entonces sí que no habría mucho que hacer... Quiero agradecer el apoyo de todos los que me leyeron y dejaron frases alentadoras; adentro lo que abunda es la paranoia y la locura en masa.

Como dijera Jaad, hay que conservar un mínimo plano de organización, una mínima porción de lucidez, aunque hablemos de ápices... aquí la gente suele perder la calma y se cae en la desesperación de forma cinética. 

No voy a dejar de construir Habanemia aunque me cueste todo el trabajo del mundo ( o sea, de La Habana, diría Cabrera Infante).

No todo puede ser demasiado fácil, pero para detenerme tendrían que influir con todos sus artilugios y un poquito más. 

Ahí les voy con mi croniquita alucinante...

Un teni conflictivo

(Lejos de disminuir la represión aumenta en nuestras calles)

 

Las estaciones de policía son lo peor, no lo dije yo primero: lo dijo el gran motherfucker de Bukowski...

Y una estación aún en medio del Vedado o donde sea nunca será el sitio más entretenido que cupiera imaginarse. Bien lejos de la imagen promocionada en las películas de acción, entre denuncias menores de robos de carteras, relojes, y cosas por el estilo, y entre algún que otro caso de robo con fuerza, por supuesto; se pasa el tiempo.

En un ambiente donde todo se mueve en apariencia pero la realidad es el aburrimiento general que se despega de sus sillas de plástico negras y sus paredes oscuras, y los principales portadores de tal destilación de tiempo muerto son los compañeros uniformados que van y vienen por puertas y pasillos. Así el aburrimiento se personificó para venirme a comer por una pata en la Unidad policial de 21 y C, hace dos horas, cuando me "cargaron " hacia allí en una patrulla luego de ser sustraída, por no decir abducida de manera por demás abrupta, de la parada del Coppelia, la más concurrida y céntrica que conozco de La Habana, en 23 y L.

En este punto, y sí como cabría imaginarse que ocurre sólo en filmes de acción, o quizás-tal vez si no la peor, en una de tus peores pesadillas; fui apuntada con el dedo acusador (era a mí, ineludiblemente, a quien señalaba ese dedo, estando yo en el único banco vacío en plena parada porque el sol le daba de lleno: escenografía, pudiera pensarse de forma in extremus paranoica claro, exprofesa y premeditada) de la compañerita del Minint, al tiempo que le mostraba a los dos oficiales rescatados de su esquina de aburrimiento de turno, y con grandes ademanes, el letrerito visible apenas que ostentaba la suela de mi zapato, pluma y tinta azul corrientes, si bien letras prolijas, a trazo alzado del Claudio, ya posteado por mí en habanemia: ABAJO FIDEL... al tiempo que me mostraba de refilón el carnecito de chivatona profesional de la Contrainteligencia (radicando en el Ministerio de Salud, le zorreaba luego a uno de los oficiales) sacado del bolsillo de su camisa de mezclilla, de arriba a abajo civilmente de mezclilla -a la velocidad insuficiente de poder ver su nombre para tratarla con la debida confianza y descaro que todo enemigo merece-, porque de casualidad había frío en La Habana...

 

Esto pasaba señores a las 9 y media de la mañunga habanémica.

 

Prácticamente fui forzada a enseñarles sin remedio el minucioso rezo que portaba mi encantadora suela. Y es claro que no les hizo la menor gracia ni por asomo.

 

A mí me pareció y así se los indiqué, nada sutil, que estaban exagerando con algo que era por demás bastante ridículo, pero el mío era un parecer muy particular dado que ellos se lo tomaban con una seriedad extremista. La muchacha repetía que era una tremenda falta de respeto, y que si permitieran que todo el mundo andase con "propagandas" de ese tipo en pullóveres y gorras, a dónde íbamos a llegar, y eso era algo que no podíamos permitir, no cesaba de decirse, porque los oficiales no le hacían ni caso y sólo miraban para mi suela en el piso, y negaban con la cabeza como los diminutos randys, los perritos horrorosos que empezaron a salir en todo por uno en producción masiva que hacían ese mismo y pesado movimiento de acatarlo todo todo el tiempo, y la gente empezó a bautizarlos como el conocido moderador de la retonta.

 

Pero en fin, la muchacha escandalizaba con su peculiar vocecita de joven fina y educada y la gente empezaba a interesarse en el asunto.
Permitieron incluso que una señora se acercara a preguntarme personalmente y en tono confidencial qué se me había perdido. Todo respeto, precisamente, le comuniqué, miradas negativas de los oficiales encima nuestro, con esos ojos arrugados que a veces te dan la extraña sensación de que no generan inteligencia propia, impresión ligera por cierto pero que viene al caso.

 

Después de probar su locuaz convencimiento de que aquello era demasiado y de las consabidas preguntas del origen de tal ¨cartel propagandístico¨, quiénes eran mis amigos y demás estupideces que no respondí, me hizo saber que mi captura se debía a que me había montado antes de llegar allí en una 55 (que cogí al paso en el semáforo de Paseo y 23 sin fijarme en cuál era) donde todo el mundo comentaba acerca de mi zapatilla... interesante, todo el mundo había sido capaz de poder ver un letrerito invisible a los ojos de los mismos oficiales, que si no se tenían que agachar a verlo era porque me obligaban a levantarlo e inclinarlo para su clara y fácil apreciación.

O sea, que la tipa se bajó conmigo de la guagua y me ¨trabó ¨ limpiamente, calculando como buena sabuesa que no me iba mover del banco escogido para la dulce espera del P-cosa (1) nuestro de cada día en lo que buscaba, encontraba y traía a los muchachones uniformados.

 

Para cuando llegara la patrulla mi banco había pasado de ser tablilla de acusados a banco soleado y solitario de nuevo: Al muchacho esposado situado al lado mío le habían finalmente concedido seguir; como el pobre tipo decía sin parar como una máquina: que lo dejaran ¨seguir¨ pinchando, que él era una persona reintegrada y renovada y que no lo llevaran por favor pa la unidad, suplicó todo el puto tiempo.

El oficial que lo sentó a mi lado le dijo que a lo mejor le daba el loco y se le olvidaba y lo dejaba ir de ahí a un rato, tal como hizo. Y díganme si eso no es represión aún sin saber la causa de la detención del hombre. Expresada mi inmediata desaprobación por la manera con la que se me acometió en plena parada, ellos pasaron a la habitual demostración de su pequeño poder, caso omiso del evidente ultraje, del que los privilegiados de la autoridad hacen uso indiscriminado todas las veces que les sea posible. Con ese pequeño poder pasan por encima de todo escrúpulo y se corrompen indefectiblemente.

Dicho sea de paso, nunca he visto venir con tal disposición y entusiasmo a ningún policía hacia mí con la intención de defenderme o protegerme en ninguna de las situaciones escabrosas que me ha tocado sobrepasar en la maléfica Calle habanémica. Para cualquier persona racional debiera ser mas denigrante pedir trabajo en la PNR que caer preso. Que ser Hijo de puta y chivatón es peor que ser marginal o delincuente en nuestra sociedad, aunque tengan repletas las calles de ¨voluntarios¨ de civil, informantes y compañeritas orientadas para aplicar cualquier método violento en reacción contra cualquier acto contrarrevolucionario con el que tengan el gusto de tropezarse y explayarse.

 

La compañerita militante se había esfumado después de informar mi inmediato arresto por teléfono. Seguro que para ser vanguardia o destacada del mes tenía que sobrecumplir el plan de ¨echadera pa`lante¨ y yo le serví como anillo al dedo. Tuvo que hacer la llamada en el cuchitril de cafetería que hay pegado a la parada, es una pena que no equipen a los muchachos como es debido y que pasen tanto trabajo, los pobres, en cumplimiento del deber revolucionero, el recontrachivatón deber que ellos mismos se imponen con todo su empeño.

Por ley, aquí cuando te detienen te niegan cualquier tipo de comunicación con nadie: a mis tres peticiones de llamar por teléfono en el transcurso de las tres horas y media que estuve en 21 y C, les siguieron las negativas, ¨no se puede porque estamos esperando al oficial de seguridad y estamos investigando... ¨; se fueron todos a almorzar, incluso el oficial de guardia Alexis, me ofreció almuerzo: tu quiere' almorzar, niña?, la cual rechacé de entrada aunque me quedé con la curiosidad de conocer la comida de los hijos de puta... entonces para cuando llegara el de Seguridad del Estado, Marcos, así se presentó creo recordar, un muchacho muy joven y hasta simpático, simpáticamente cínico, acompañado por otro de apariencia más estúpida, y me llevaran pasillos oscuros hasta el consabido inhóspito y frío -congelado por el aire acondicionado- cubículo de interrogatorios; era muy evidente que estaría preparado para confundirme con toda la información referente a mi persona que le habrían puesto en las manos.

Pero el tipo se limitó a hacerme las preguntas obvias para llenar el formulario de turno, como si quisiera salir muy rápido de mí y mi caso.

No me pidió que le contara cómo había llegado hasta el zapato el cartel pero sí dónde había pasado y con quién, el tipo me pedía nombres...

La escuelita se hace má grande a medida que uno crece en este país, y la ciudad entera llega a ser el aula.

Se interesó sobre todo en el ¨mundo intelectual¨ que me rodeaba y dijo algo de mencionarle ¨personalidades¨con las que me reuniera alguna vez...

Por ultimo me pidió el teléfono y mi consentimiento -claramente obligatorio- de aceptar sus llamadas -hizo una referencia a dos meses que no entendí en absoluto- y le mantuviera al tanto de a dónde y con quién saliera en esos dos meses. Le refuté que ni mi madre ni yo misma a veces estaba al tanto de tal información, y que le iba a costar un poco de trabajo

dar conmigo en la casa, porque generalmente estaba en el cine o en alguna biblioteca.

Dejó bien claro que quería captarme, no utilizo la palabrita pero era más que evidente... dijo que alguna vez yo podría ¨servir¨ a mi país y desde donde estaba, ese mundo ¨tan complicado¨ de los artistas, era favorable que alguien se pusiera en función de eliminar cualquier propaganda anticomunista y contrarrevolucionaria...

A todas estas ya no sabía si el tipo verdaderamente estaba bien informado acerca de mi persona, pero bueno, quedarme callada era lo más inteligente que podía hacer y fue lo que hice, no dije ni papa y me dejaron ir siempre con la preocupación de si no estaba molesta ni mucho menos y si me iba tranquila. Tampoco respondí claro y me fui a la AHS empingaísima a escribir el adelanto de ayer, el tiempo que la terrible conexión me permitió desde la salita de navegación recién estrenada para tener un control más efectivo sobre los asociados... pero a mi qué, si total: el teléfono intervenido, las cuentas interferidas, las tropas de compañeritas chivatonas preparadas para desactivarnos al menor movimiento regadas por todas partes... lo único que quiero es GRITAR.
a href="http://3.bp.blogspot.com/_bvrnyL2kgv8/SQyR-zyRpnI/AAAAAAAABiM/wlrBmWUg2bs/s1600-h/IMG000021.jpg">

Para los curiosos, el teni no fue confiscado ni mucho menos, el seguroso se sonreía -el único que vi con una mínima capacidad para el humor en todo el día, la gente de la parada reflejaba curiosidad (puro chisme cubano) y miedo; los policías estupidez y perplejidad- al decirme que por aquello no me podía retener.  Así que su ridiculez no llegó a tanto y pude regresar con el zapato puesto.

 

 

 

 

 

 

?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?
beso
**** lia
****  ****  ****
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?
"Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.
Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico"
                                                                                    Virgilio Piñera
"r1z0m4lia"
http://www.myspace.com/rizoma_lia
"hechizamiento habanémico hebdomadario"
http://habanemia.blogspot.com
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

OSRI


 
 



On 10/27/08, jorge alberto aguiar díaz 

jueves 23 de octubre de 2008

OSRI


 
Oficina de Seguridad de Redes Informaticas de Cuba.

La OSRI es una institución Civil cubana encargada de ''llevar a cabo la prevención, evaluación, aviso, investigación y respuesta a las acciones, tanto internas como externas, que afecten el normal funcionamiento de las Tecnologías de la Información de Cuba. ''

Amigos no se dejen confundir con este slogan, que es totalmente FALSO, la Oficina de Seguridad de Redes Informáticas de Cuba, OSRI es una entidad encargada de reprimir y controlar todo lo que tiene que ver con Internet en cuba, esta dirigida por el general Alejandro un señor avejentado y maltratado por la vida, que no tiene el más mínimo conocimiento de que es una PC, y que como todo "personaje" emplea los grados como medio de presión sobre los Civiles para avalar y dar credibilidad a sus delirios de paranoia, al mismo tiempo en su oficina se puede ver cuadros de fotos de él con el Coma-Andante de Fidel y su hermano Raúl, que emplea como amuletos de la buena suerte y que non son más que una expresión de su poder y posición dentro del régimen, estos amuletos también persiguen el objetivo de amedrentar a las personas que por una u otra razón van a sus oficinas, antes en el reparto Coly y ahora en Centro Habana.

La OSRI esta adscripta al Ministerio de Informática y Comunicaciones dirigido por uno de los comandantes más violentos y represivos que ha tenido la "Revolución Cubana," el señor Ramiro Valdez Menéndez así que no podemos esperar absolutamente nada bueno o constructivo de esta entidad.

Formada en su mayoría por oficiales retirados y agentes del Ministerio del Interior Cubano, (MININT) con conocimientos bien mediocres en informática, algunos son enviados a hacer la certificación de CERT a Chile, mediante una empresa chilena que cobra este servicio, pero tampoco debe dejar engañarse, son todos unos incapaces e ineptos.

Mientras grandes empresas cubanas como Cubalse, TRD (Cadena de tiendas cubanas) y muchas más tienen grandes desfalcos económicos, reflejados en sus sistemas informáticos, los señores de la OSRI tampoco prestan atención a muchas de estas cosas, también en parte por su gran mediocridad en materia de sistemas.

Se dedican mayormente a reprimir a quienes tienen Internet de alguna manera en sus casas o por casualidad a algún administrador de sistemas de alguna empresa que se atreva a vender algún acceso a Internet, este es su trabajo favorito, claro esta, que no es importante si son figuraciones o realidades, ellos no necesitan probar nada, solo su criterio y/o punto de vista es suficiente.

La manera de proceder clásica de este tipo de maquinaria es la siguiente, sencillamente llegan a tu casa en un carro de la OSRI , te piden que los acompañes y que lleves tu PC contigo, claro eso sin ningún tipo de orden judicial ni nada que se le parezca, ellos no estan legalmente autorizados para realizar este tipo de procedimiento pues "solo la Policia Nacional" acompañada de una "orden judicial" tienen potestad para hacerlo, pero no son tomados en cuenta en ningún sentido los derechos humanos, como están acostumbrados a hacerlo el señor Alejandro y claro Ramiro Valdes. Una vez que están en la puerta de tu casa, eres culpable, mientras no seas capaz de probar lo contrario, algo que nunca consigues y mucho más si no estas interesado en colaborar con ellos y aceptar tu "demostrada culpa".

Una vez en este lugar, implementan cualquier tipo de presión psicológica y si no da resultado en muchas ocasiones recurren a la violencia física, para lograr su objetivo, muchos colegas informáticos lo hemos vivido, en muchas ocasiones hacen una grabación de este tipo de procesos que emplean indiscriminadamente cuando les conviene para "convencer a cualquier auditorio", a veces se dan grandes conferencias dentro de la alta jerarquía del MININT para "demostrar" la efectividad de su equipo de trabajo y enlistar a los más "prominentes piratas informáticos" (para tener este titulo solo es suficiente haber revisado una cuenta de correo en un Server como Yahoo o Gmail).

Es obvio que como generalmente su auditorio no conoce nada del tema, quedan realmente impresionados por el derroche de tecnología por medio de diapositivas bien mediocres de PowerPoint.

Una vez que terminan, lo mínimo que puede pasar es que termines expulsado de tu trabajo o posiblemente preso. Hace poco tiempo modificaron e hicieron nuevas leyes en materia de informática, esto para poder operar protegidos por alguna ley, cosa que sabían perfectamente que no estaban haciendo y que como todo esta bien abierta para que "los privilegiados" puedan seguir deshaciendo con total impunidad sin que puedan ser molestados.

Lamentablemente esta flamante organización no tiene un triste sitio Web donde den a conocer a lo que se dedican y cual es su objeto social, afortunadamente instituciones respectadas como la CERT no reconocen a estos criminales como profesionales de la seguridad informática, quedando demostrado que no son dignos ni tan siquiera de usar las siglas de CERT para cuba.

Por suerte en cuba muy pocas personas tienen acceso a Internet, si no fuera así no alcanzarían las cárceles para las personas reprimidas por la OSRI y los niveles de desempleo en la especialidad serían alarmantes.

Pues si amigos de esta manera trabajan este tipo de supuestos profesionales de la seguridad informática cubana.

Saludos desde BITCUBANO, lo mejor esta por llegar.



"OSRI"

5 comentarios - Mostrar entrada original Ocultar comentarios

Blogger Andres dijo...

Exelente artículo y les sugiero ampliar este tipo de información, me tomé la libertad de publicarlo en el Web wwww.circulonaval.com

Atentamente
Andres Vazquez

24 de octubre de 2008 0:28

Blogger BITCUBANO dijo...

Gracias Andres, espero que el mundo entero conosca la labor de estos compañeros.

Esto no es todo, solo empieza ahora.

24 de octubre de 2008 7:48

Blogger Al Godar dijo...

Incluyo tu blog en mi lista de : Blogs Sobre Cuba
Saludos,
Al Godar

24 de octubre de 2008 16:27

Anónimo Anónimo dijo...

Querido Bitcubano,

Da gusto ver que ha aparecido un nuevo blog cubano independiente. Por otra parte, veo que no te atreves a hacer pública tu identidad. Eso es comprensible, dadas las circunstancias en Cuba. Sin embargo, tengo que decirte que cada vez son más los cubanos —en realidad cubanas— que se atreven a hacer blogs independientes mostrando su identidad.

Ahí tenemos a Yoani, Lía, Eva, Claudia y otras que ponen sus blogs dando la cara.

Quiero animarte a que continues, y no te quepa la menor duda de que la gente te va a leer.

Un abrazo

Gabriel

25 de octubre de 2008 13:27

Anónimo Anónimo dijo...

Muy interesante tu informacion.
Mucho animo y buenos deseos para el desarrollo de tu blog.
Estare al pendiente de tus comentarios.
Saludos cordiales de Mexico.

Tampico




--
beso... lia "Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es
no tener tristezas. Soy un tarro de leche cortada con un limón
humorístico" http://www.myspace.com/rizoma_lia
http://habanemia.blospot.com

Breves -y ligeras- impresiones rápidas a raíz de la conferencia de Criterios, sobre la discriminación de la música rock y la homofobia en el proceso












No dejé claro en el ridículo y absurdo exabrupto del teni delictivo y conflictivo que me aconteciera en la mañana del miércoles, que el seguroso Marcos se preocupara por los aparentes "problemas ideológicos" que presentaba el mundo intelectual con el que me reunía. Las técnicas de interrogatorio no las domino, pero lo cierto es que me quedé un poco atontada con eso de la ideología problemática a estas alturas de quinquenios grises desempolvados...

Resulta que ayer a las siete de la noche en el 5to piso del ICAIC se daba comienzo a la conferencia y debate público acerca de este escabroso asunto supuestamente rebasado y que ya era historia: agua revuelta sí, pero a mi entender nunca pasada.
Tenía por nombre algo así como La música rock, los "enfermitos"-homosexuales- y el diversionismo ideológico.

Moderada por Desiderio Navarro y a cargo de Ernesto Juan Castellanos, la expresión en tiempo pretérito era desfachatada y burdamente falsa. En tono todo el tiempo pro-intelectualoide, se hablaba de la discriminación homosexual y de corte estalinista desde los sesenta hasta los ochenta, entre cita y cita del Fifo y de la revista universitaria Mella, de donde nos fue ilustrada a los asistentes la manera de caricaturizar en trazos llenos de odio más que humor crítico, la vida de los llamados "enfermos" que fueran enviados como modo de reivindicación y reformación a los UMAP, los conocidos campos de concentración cubanos a donde fueron a parar gentes como Pablo Milanés. Además se citó al mismísimo Stalin para variar y se mencionó a Padilla de pasada.  Entre denuncias de hechos por todos ampliamente conocidos pero apenas divulgados en espacios semi-públicos (porque la mayoría asistente no eran músicos de rock ni mucho menos, eran escritores, periodistas, estudiantes, algún que otro Iván el antológico director de Viento Solar y Luis Manuel Molina, guitarrista concertista y loco estrafalario al estilo Yoss, que además tiene un grupo de música antigua, y programas en CMBF, la "emisora cultural" cubana de música culta, para rematar redacta las notas de los programas en el Auditorium Amadeo Roldán. Pero bueno, el caso es que representación de músicos rockeros como tal no había), la cosa giraba en torno a los terribles males del pasado y apenas se aterrizaba en el hoy. La conferencia concluía asegurando que actualmente no se tomaba ninguna medida o represalia bajo el infame  lema de "diversionismo ideológico". Y después de haber citado el famoso "Dentro de la Revolución todo y en contra de la Revolución nada" de Palabras a los Intelectuales, pronunciadas en el 61 por el Fifo*, Castellanos remataba con el "con todos y para todos" que se apropiara Castro de Martí para finalizar el discurso.
Ya circulará la conferencia por la relación de correos cubarte.cu y la podrán leer calmadamente.
Cómo no, se habló de apertura hacia la pluralidad y enmendar errores. Pero, a mi parecer, lejos de haber un justo debate sólo se evidenció el rencor de la gente hacia ese pasado oscuro y la sed de confesiones y reclamaciones pendientes.
El Yoss hizo sus chistecitos y denuncio alguna que otra cosa.
Francisco López Sacha mencionó que Carpentier era el más grande escritor cubano y el primer gran musicólogo y le rindió el culto requerido, diciendo que en Paris había defendido a los Beatles arguyendo que habían sabido impregnar el sentido de la música clásica en el rock, ese nuevo invento "simple y seductor".  
Mi maestra de solfeo -adiestramiento auditivo-en nivel medio, olvidé su nombre, convocaba a los presentes que quisieran a escribir para la revista de musicología Clave, diciendo que entre todos los géneros que esta incluía el rock brillaba por su ausencia.


*Parafraseadas de un discurso de Mussolini, como es usual, nunca original nuestro facharín Coma-Andante.

Acá la conferencia entera, ahora que la leo por segunda vez, me resulta más vomitiva que antes.

?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?
beso
**** lia
****  ****  ****
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?
"Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.
Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico"
                                                                                    Virgilio Piñera
"r1z0m4lia"
http://www.myspace.com/rizoma_lia
"hechizamiento habanémico hebdomadario"
http://habanemia.blogspot.com
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

Sandra sin curadores y sin Porno

















Pues nada, que Curadores, ¡go home! no se hizo esperar más y se mostró desde las cuatro de la tarde de este viernes. El Espacio Aglutinador se convirtió nuevamente en el acogedor y discreto rincón para una élite limitada de artistas, por supuesto un público reducido, entre conocidos y amigos casi todos… por fortuna y gracias a las previas precauciones de Aglutinador por defender el espacio antes que nada, ninguna persona indeseable que pudiera dañar la imagen apolítica del sitio se hizo presente porque no se invitó, aunque Yoani sí acudiera, no obstante haber sido censurada junto a Claudia con la multimedia documental CSI Gorki al no acceder a mutilar el pedazo de testimonio de Elizardo Sánchez dado a la prensa internacional a la salida del juicio el 25 de agosto de Gorki. Dicha razón las llevó a retirarse junto a Claudio Fuentes que fuera quien las invitara.
Por lo demás Orlandito sí participó, con la foto de la bandera en la escalera de mi casa, que tiene ya tiene sus añitos.  Aquí la pueden apreciar. Su instalación era con dimensiones variables, desde el exótico tamaño de un dedito, hasta el común 8 × 12.
Gorki también expuso sus carteles pornos para Ricardo: (los tres que quedaban, porque la gente se los iba llevando; aquí debo decir que la exposición estaba andando hacia dos o tres días atrás) Leche entera, en amarillo, agrupación-musical-no gubernamental, blanco; y DURA ES LA NUEZ DEL PLACER - MAS RETROCEDER NO ES NUESTRO MODO - PARA ESCUCHARNOS HAY QUE VER - QUIERO ROMPERLO TODO, que reza el rojo, que ya cuelga sobre una de las puertas de mi habitáculo-sanctuarium luyanesco. Los carteles son el logo de la banda sobre el color entero, con borde blanco y las letras, que son el acabado magistral pintadas a mano sobre cada uno por el propio artista.
Una de las obras de Celia&Junior y otros muchachos más, (En el medio de qué) era escribir en una pared la obra y el autor censurados que recordáramos los que entrábamos seducidos por la bebida encima de la mesa, que sólo  ofrecían cuando estabas dispuesto a entrar para escribir algo. Mi primera intención fue poner Curadores-go-home de Sandra Ceballos, pero me contuve, no obstante consultada la dueña de la obra que me dijo que pusiera lo que quisiera que ahí sí que no entraba la censura. En fin, que acabé autocensurándome yo misma por no hacer más leña del árbol caído, y lo que puse fue El frente Bauhaus, previa consulta a la propia Sandra, de Ezequiel Suárez en 23 y 12 en el año 1994.  Dibujé mi habitual gatico y Olpl me tiró una foto…
Lo demás era una obra de diferentes medias infantiles sobre un televisor de Luis Trápaga (Homenaje a Mc Luhan, con José Alfredo Morell), un audiovisual ocurrente de Mauricio Miranda (Una vez más el [pueblo de Cuba apoya a Mauricio, vídeo, 2008) que consistía en preguntarle a la gente en la calle por qué pensaba que el artista era apto para participar en la exposición y las respuestas que daban eran alucinantes: todos opinaban sin preguntar por lo menos de que iba tal exposición ni un carajo.
Otra obra era el currículo de Jorge Luis Marrero (I like America, America likes me, 37 min, 2008) pasando por la pizarra digital en las ocultas tras los banderones negros letricas rojas de la oficina de intereses norteamericana en M y Malecón, que a Sandra en particular le parecía una genial idea.
Sandra estuvo muy amable y se la veía contenta y tranquila, no ansiosa e histérica como llegué a imaginarla. Con una copa excéntrica de vino en la mano iba y venía mostrando la exposición a cada nuevo visitante, que como dije, no eran muchos.
Cuando me presten la cámara incluyo las fotos del catálogo.





estas nuevas fotos me las envia amablemente Pedro Luis Garcia, las cuelgo a ultima hora porque las de olpl se me fue la musa y las eche a perder, y tengo que esperar por ellas de nuevo...














Efecto de Halo, por Ceres Martínez, obra atrevida...



















MassMedia, por Luis Trápaga



Oct 29, 2008

CONTINUARÁ


Las estaciones de policía son lo peor, no lo dije yo primero, lo dijo el gran motherfucker de Bukowski...
Y una estación aún en medio del Vedado o donde sea nunca será el sitio más entretenido que cupiera imaginarse. Bien lejos de la imagen promocionada en las películas de acción, entre denuncias menores de robos de carteras, relojes, y cosas por el estilo, entre caso y caso de robo con fuerza, por supuesto; se pasa el tiempo. En un ambiente donde todo se mueve en apariencia pero la realidad es el aburrimiento general que se despega de sus sillas de plástico negras y sus paredes oscuras, y los principales portadores de tal destilación de tiempo muerto son los compañeros uniformados que van y vienen por puertas y pasillos. Así el aburrimiento se personificó para venirme a comer por una pata en la Unidad policial de 21 y C, hace dos horas, cuando me “cargaron “ hacia allí en una patrulla luego de ser sustraída, por no decir abducida de manera por demás abrupta, de la parada del Copelia, la más concurrida y céntrica que conozco de La Habana, en 23 y L. En este punto, sí como cabría imaginarse que ocurre sólo en filmes de acción o quizás-tal vez en la si no peor una de tus peores pesadillas, fui apuntado con el dedo acusador (era a mí, ineludible e indefectiblemente, a quien señalaba ese dedo estando yo en el único banco vacío en plena parada porque el sol le daba de lleno, escenografía pudiera pensarse, de forma paranoica claro, exprofesa y premeditada) de la compañerita del Minint, al tiempo que le mostraba a los dos oficiales rescatados de su esquina de aburrimiento de turno, y con grandes ademanes, el letrerito visible apenas que ostentaba mi zapato, pluma y tinta azul corrientes, a trazo alzado del Claudio, ya posteado por mí en habanemia: ABAJO FIDEL... al tiempo que me muestra de refilón el carnecito de chivatona profesional de la Contrainteligencia (radicando en el Ministerio de Salud, le zorreaba luego a uno de los oficiales) sacado del bolsillo de su camisa de mezclilla, porque casualmente hacía frío en La Habana...

Oct 28, 2008

Virgilio Piñera, Enredos habaneros y La cena

Enredos habaneros
Virgilio Piñera



Al salir del hospital tenía dos centavos en el bolsillo. Acababan de darle el alta. Estuvo dos semanas echado en una cama y comiendo más bien que mal. Comer más bien que mal, de acuerdo con la escala de valores del hambre, está por encima de "más mal que bien" y este valor se sitúa arriba de "comer mal" y éste, a su vez, precede al "no comer nada", que, por supuesto, es más valioso que "morirse de hambre"... Las cosas salieron bastante bien, es decir, dos semanas: él hubiera deseado una larga temporada pero su cuerpo no era el único ni su hambre la única sobre el planeta. Como no lograba enfermar realmente apeló a un procedimiento expeditivo: se dio una cuchillada en el muslo. Lo hizo tan mal que la herida no fue lo grave que hubiera deseado. Herida aparatosa más que grave. Así lo dijo el estudiante que lo atendió en esa clara noche de un veinte de mayo. A sus fingidos terrores contestó con risita irónica que le quedaban por delante muchas fechas patrióticas como esa. El estudiante no era nada bobo, también era comprensivo. En su próxima visita a su "lecho de dolor" le dijo abiertamente que su plan era pasarse los más días posibles comiendo y descansando. El estudiante contestó qur le parecía excelente pero que, por desgracia, estaba por medio el asunto de las camas. La pesadilla de un hospital son las camas, no los enfermos sobre las camas. Todo cuanto podía concederle eran dos semanas. Comprendía su caso, es decir, su caso-hambre, un caso, entre paréntesis, tan importante como la lucha por el poder. Casi todos eran hijos de esta divinidad. El estudiante lo era, aunque de acuerdo con la expresada escala de valores del hambre, podía mirarlo por encima del hombro y hasta con un muslo de pollo en la mano... En verdad él luchaba a brazo partido con ella. Pero comparada su hambre con la suya, habría recibido en un concurso de hambrientos un diplomita de nada, en tanto que él, un premio en "metalicohambre", y un diploma de "colorhambre".
Él se las ingenió, le contó un cuento chino al médico de guardia: que si estaba al borde del shock nervioso (por supuesto, el médico de guardia nunca le puso los ojos encima), que si el corazón, que si la sangre empobrecida... Al empezar la consumición de sus dos semanas le parecía tener una cuenta bancaria por miles de pesos; una cuenta casi inagotable. Consumidas las dos semanas, parado en medio de la calle, con el hospital a sus espaldas, a su derecha un carro de frutas, a su izquierda una fila de ómnibus, un poco más allá otro hombre parado dando las espaldas a una casa, percibió que tenía todo el tiempo por delante. No el tiempo de las dos semanas pasadas en el hospital, sino el tiempo aún no revelado. Echó a andar. No huía de él, iba a su encuentro o le salía al paso. Nadie sabe nada sobre el tiempo. Pasaba en ese momento un Cadillac. La frase es correcta. Cuando pasa un Cadillac (y si es "Dorado" ya entonces todo se hace apocalíptico), no puede mencionarse al hombre que lo conduce. Un Cadillac vale más, mucho más que su conductor. Sólo tenía ojos para el Cadillac. "¿Cómo le va, señor "Cadillac"? ¡Cuidado con esa piedra! Es un placer escuchar el jadeo de su motor." Le fascinaban esos automóviles. Lo inmovilizaban, era su esclavo y si le pidieran la vida se la daría.
Caminó dos kilómetros y se casó de escuchar: "¿No le da vergüenza con ese cuerpo pedir limosna?" Vaya a cortar caña." La gente tiene poca imaginación. Es cierto que era vigoroso, es cierto que puede cortar caña, no menos cierto que se puede parar en la próxima esquina para que pase alguien tan miserable como él y le pida limosna y le responda las mismas cosas. Pero no se trata ahora de lo que debería hacer sino de lo que hacía, es decir, pedir diez centavos para tomar el ómnibus hasta el campamento de Columbia. Después podía poner en juego su vigor físico, cortar un millón de cañas... Esa triste gente sin imaginación alguna niega los diez centavos con tal de darse el gusto de una frase pomposa. Bien, qué le vamos a hacer, ellos son los engañados. Caminando, caminando, llegó a su destino.
El teniente Lindolfo Pérez lo recibió. Acababa de almorzar, almuerzo de teniente, se caía de puro sueño, él tenía los ojos que se le salían de las órbitas; los muy indiscretos se echaron a buscar por los todos los rincones del cuarto la comida que el teniente acababa de engullir. Bostezando le dijo el pundoroso militar que venía en mal momento, que los cuadros, que el reglamento, que las partidas asignadas, que el cupo, todo ello mezclado con pestañas y párpados semicerrados, con eructos deliciosos y relajamiento de todos sus miembros. Entonces pensó que si lograba dormirlo, a semejanza de una nodriza, con el arrorró, tendría libertad de movimientos. En efecto, acabó roncando. Pero cuán imaginativo, cuán iluso y fantasioso: sólo encontró lo que un teniente, celoso de la soberanía nacional y de la inviolabilidad del territorio, debe tener consigo. Es decir, encontró balas, pistolas dispuestas a vomitar fuego, y en lo alto, enmarcado en rojo, un óleo en verde del ejército.
Caminó hasta General Lee. Ricardo almuerza tarde. Como no lo visita a menudo será bien recibido. Además, la invitación partirá de él; no le queda otro remedio, es en extremo educado, le gustan las frases amables, da siempre la mano y hasta se inclina. No es que Ricardo desee realmente que comparta su almuerzo, sólo quiere darse el gusto de la frase, él no concibe la vida ceremonial. Le dirá: "Encantado, Ricardo, muy amable de tu parte", y acto seguido empezará a sacar trozos de las fuentes.
Pero tenía antes que dar con la casa. Siempre le pasa lo mismo con el domicilio de Ricardo: nunca sabe si es el 110 o el 210. Se hizo un lío en la cabeza. Por supuesto, no era en ninguno de esos dos números. Y los minutos pasaban, y si llegaba después del almuerzo, Ricardo no tendría por qué dirigirle esa frase de su código social: si uno llega después del almuerzo él pone sobre el tapete el tema de la salud: "Qué bien te ves. Vas a enterrarnos a todos."
No iba a permitir que ese almuerzo se escapara entre las manos. Ricardo es un viejo residente en General Lee, alguien tiene que conocerlo. Sin embargo, en las dos casas en que hubo de preguntar no lo conocían. Siguió hasta el 300. Escuchó que hablaban en voz muy alta en la casa de la esquina. Voces femeninas acaloradas que hacían contrapunto con la orquesta de Benny Moré sonando a toda máquina. Tocó bien fuerte, apareció una vieja y para gran asombro dijo: "¡El doctor! Rita -gritó-, está el doctor!"
-Doctor -dijo la mujer joven que respondía al nombre de Rita-, el niño está malito. Parece que tiene angina. Debe ser el cambio de aire; llegamos de SAntiago hará cosa de quince días. ¿Le avisó Pablo, no?
-Sí, señora, me avisó -contestó con una calma espantosa. Como no le convenía permanecer mucho tiempo cortó por lo sano.
-¿Dónde está el niño?
-Pase, doctor. Manolito, acá está el doctor, pórtate bien.
Manolito tendría unos diez años. Le tocó la frente: no tenía mucha fiebre. Hizo loq ue hacen todos los médicos por ilustres que sean: le miró la garganta, tenía dos enormes placas blancas; hizo como que le tomaba el pulso, puso la oreja en su corazón y sobresus pulmones. La madre, al ver su primitiva auscultación, dijo que si no le iba a poner el aparato (supuso que se refería al estetóscopo); con gran flema le respondió que el aparato se usaba con gente vieja, no con niños, cuya respiración es como un libro abierto. Finalmente, pidió lavarse las manos; ya le tenían preparada una palangana, un jabón y una toalla verde. Como los médicos se lavan las manos de manera distinta al resto de los mortales, se lavó con la afectación que ellos ponen en tal momento. Entonces se quedó pensativo. "No son anginas, señora, es sólo una gripe." No pudo darse el gusto de un diagnóstico completo; se hubiese visto precisado a sacar un recetario que no tenía. Taatándose de una gripe podría hacer su prescripción oralmente. Esto fue lo que hizo. "Aire indirecto, sol directo, jugo de naranja y una aspirina si la fiebre sube... Volveré pasado mañana."
-Muchas gracias, doctor, qué peso me quita de encima. Manolito es muy propenso a las anginas. ¿Cuánto le debo?
-Tres pesos, señora.
Se los metió en el bolsillo, le dio la mano y salió a la calle. Apretó el paso, salió a la calzada y al vuelo cogió un ómnibus. A los quince minutos estaba en una fonda de Dragones. Se echó a reír. imaginaba la escena entre Rita y el doctor verdadero: estupefacción, malos entendidos, cólera... Poner las cosas en claro no les iba a costar gran esfuerzo.
Con los tres pesos tiraría cuatro o cinco días. Después de nuevo el tiempo por delante. En esta ciudad de un millón de habitantes no le quedaban amigos a quienes recurrir: había cansado con sus peticiones a Juan, a Marta, a Pedro, a Silvio, a Inés... ¿Cómo encontrar amigos nuevos que no fueran a dejarlo morir de hambre? Esta noche volvería a las acostadas en los bancos del Prado. Sin embargo, pensó que cambiaría de "hotel". No es que la piedra de los bancos fuera tan dura, siempre se vence a la piedra haciéndose más piedra que ella misma, sino que la policía se la pasa dando palos sobre los bancos para interrumpirles el sueño y comenzar con sus estúpidos interrogatorios.
Sin embargo, en este momento se siente tan satisfecho, y lo que es mucho más interesante, tan seguro. Ha comido tres platos, acaba de encender un tabaco, sopla la brisa, la ciudad entera reverbera con el sol de los vivos en tanto que el último cha-cha-cha sube por sus piernas para acurrucarse blandamente en su corazón. En momento tan sublime sólo faltaría un milagro. Por ejemplo, una mujer que lo buscara incansablemente por la ciudad, una mujer que llegara a ser no su prostituta sino su compañera, que le tendiera una mano salvadora, que lo orientara con sus millones de sentidos prácticos y que, metiéndolo de cabeza en el tiempo, lograra hacerlo nadar feliz en sus aguas.
Cuando la barriga está llena y la desesperación es mucha, en tal momento los sueños de la vida -el de la digestión y el del alma- se dan la mano y los encierran en su caja fuerte para sustraerlos a la acción corrosiva del tiempo. Tan pronto como sus efectos cesan, sus puertas se abren y de nuevo en medio de la calle. Otra vez sin un centavo, con los ojos metidos en los latones de basura, en el cemento de las aceras, en los anuncios de los periódicos y en los ojos mismos de la gente. ¿Es que no sabía mirarlos o eran ellos los que lo miraban?
1956


La cena

Como siempre sucede, la miseria nos había reunido y arrojado en el reducido espaciode los consabidos dos metros cuadrados. Allí vivíams. Sabía que no comería esa noche, pero el alegre recuerdo del copioso almuerzo de la mañana impedía bríosamente toda angustia intestinal. Tenía que hacer un largo camino, pues del Auxilio nocturno -a donde había ido al filo de las siete a solicitar en vano la comida de esa noche- a nuestros cuarto mediaban más de cinco kilómetros. Pero confieso que los recorrí alegremente. Aunque ya nada tenía en el estómago del famoso almuerzo, me acometían a ratos los más deliciosos eructos que cabe imaginar. Verdad que se iban haciendo cada vez menos intensos, pero, con todo, me ayudarían a salvar aquella abominable distancia...
Por fin llegaba, y entré a tientas a causa de la oscuridad. Me creí solo, pero un ruido, que mezclaba a cierta música la sequedad propia de una descarga, me hizo retroceder. Comencé a alarmarme, pues no podía identificar aquel ruido, no tuve tiempo de oredenar mi oído: de los tres camastros alineados junto a la ventana surgieron otros tres espantosos. Uno era como el aire que se escapa de los tubos de un órgano cuando el que lo toca abre todas las llaves del mismo; el otrose parecía a ese chillido seco y prolongado que emite una mujer frente a una rata, y el tercero podía identificarse al cornetín que toca la diana en los campamentos. Hubo una pausa, y en seguida, un murmullo se elevó en el cuarto. No entendí bien en un principio, pero pronto escuché distintamente estas expresiones: "¡Carne con papas!", "¡arroz con camarones!", "¡rabanitos!", al mismo tiempo que percibía ese aletar característico de narices que aspiraban un olor próximo a desvanecerse.
En efecto, eran las narices de mis compañeros de cuarto, que tendidos boca arriba en sus respectivos camastros aspiraban el delicioso olor de esos platos nacionales. Mis ojos, ya acostumbrados a la osucuridad, podían distinguir claramente el óvalo de sus caras donde se destacaba cada nariz un punto más hacia adelante, como el general que marcha al frente de sus tropas, En verdad aquel olor excitaba el apetito provocándome a tenderme en mi yacija, pero todavía me detuve un instante para observar aquellas caras de una beatitud hace mucho tiempo desaparecida.
Un nuevo ruido me sacó de mi contemplación y corrí a mi camastro a fin de no perderme el "plato" de turno. Esta vez no se escuchó ningún sonido pero algo flotó en el ambiente, anunciándolo. No pude contener mi alegría y grité, ahogándome: ¡Empanadillas, empanadillas...!" Aquello era un festín romano: las bocas, cerradas fuertemente, semejaban ostras que hubiesen plegado sus valvas mientras cada nariz, dilatada hasta lo increíble, devoraba ávidamente empanadilla tras empanadilla. Pensé que no había tiempo que perder en reflexiones, pues a medida que el entusiasmo crecía los platos se iban multiplicando. Eran tantos, que casi resultaba imposible devorarlos cabalmente a todos. No bien habíamos puesto la nariz en una costilla clásicamente dorada cuando la aparición de un tamal en cazuela nos exigía que lo probásemos. Aquel banquete invisible tenía sus derechos. Y, además, hacía tanto tiempo que la abundancia no nos visitaba... Pero nuestras narices, manejadas sabiamente, atendían cumplidamente a cada visitante. Y el banquete no amenazaba concluir. Por el contrario, ahora eran tantos los ruidos que se escuchaban en nuestra humilde morada, que habrían tapado los de una orquesta con todos sus profesores. Por otra parte, cada nariz, creciendo gradualmente, prometía llegar al mismísimo techo. Pero no se reparaba en estas menudencias, y los platos eran devorados sin que nadie manifestase signos de hartura. Pronto la habitación fue nada más que un ruido y un olor que diez patéticas narices aspiraban acompasadamente. No importaban tales excesos, aquella noche, al menos, no pereceríamos de hambre.
1944




Oct 25, 2008

Leandro`s fuga.






 

 
----- Original Message -----
From: lia
Sent: Thursday, October 23, 2008 12:22 PM
Subject: Leandro`s fuga.

 A veces nos despegamos de lo que sentimos en el mismo momento que pasan las cosas que nos afectan emocionalmente para tomar distancia, enfriarnos un poco la cabeza y dejar que las tres agujas cronométricas corran hasta calmar la ansiedad primera, la irracional.
Cuando alguien cercano se va, solemos los que permanecemos y ya no nos quedó otra que acostumbrarnos a ese abandono repentino apenas anunciado, angustiarnos en la posiblidad más inmediata que se nos ofrece de no poder ver a la persona al menos en un tiempo prolongado, diríase infinito o casi.
O  bien no tomar partido de cerca: no asistir a despedidas y hacer como si más bien se fuera de guerrilla a otra provincia o algo por el estilo.
A los que ya estamos habituados a ser los que nos quedamos, la simple idea de visualizar la propia partida nos aterra. Sufrimos las consecuencias de mantener a duras penas la amistad sólo vía virtual cuando podemos conectarnos. Y por supuesto la renovación de amigos que casi nunca duran tanto es continua y cíclica y eterna.
Una carta de invitación, un permiso de salida, un pasaporte hecho. Y listo, la asociación directa con la pérdida de amigos -nadie puede asegurar si  para siempre- es inevitable.
La cosa pareciera simple: los amigos están ahí afuera, y esperan por ti de algún modo, a que te decidas de una vez a romper lazos con la malagradecida isla, que por demás es lo único que has visto, como un show de Truman no ficticio.
El primer viaje, las primeras experiencias en el mundo exterior, son alentadoras en boca de los que regresan para hacernos el cuento, para ilustrarnos la evidente diferencia, la abismal diferente realidad de allá afuera en nuestro despoblado y caótico imaginario, desprovisto de visiones que alcanzan el primer mundo, o el segundo o incluso un tercero menos surrealista, que se agradecería llegar a ser en un futuro remoto.
Outhere, otherside. Palabras con un sentido oculto. Gran misterio.
Qué nos detiene, o mejor, por qué hay algo que nos detiene.
Para un cubano el mundo representa quizás la inmensidad triplicada que para cualquier otra persona.
No podemos molestarnos porque mañana se vaya el que menos imaginábamos sin avisarnos con antelación, sin prepararnos de antemano, sin decirnos nadita por puro miedo a que el viaje se le caiga...
Al final la tristeza será más fuerte y acabará comiéndonos por una pata como siempre, porque resulta tan difícil de resistir como una rubia vestida de rojo en medio de la calle en una noche solitaria, o un libro de Bataille abandonado en el mostrador de una tienda y al alcance de la mano.
Hay que sobreponerse una-vez-más y seguir escribiendo mails aunque no los respondan en su mayoría, o sí pero demasiado escuetamente para nuestro gusto.
Persistir e insistir en la conexión para no demolernos tanto el alma de nostalgia avasalladora.
At last el cubano es bien patético a la medida de la isla misma y su maldita circunstancia nos es otorgada desde que nacemos. Un patetismo sólido y sin mucho desgarramiento. Sólo el justo para resistir y seguir mirando a la frustración a la cara, al inmediato horror de frente: la nada es la peor de las pesadillas que nos ha sido dada a conocer; la futura incertidumbre ante nuestros ojos-demasiado-abiertos y no la carencia  material, la falta de electricidad, de ropa o de alimentos que siempre ha estado pisándonos los talones.
Lo que viene delante es más terrible que lo que se puede dejar atrás.
Y los amigos perdidos nunca van a poder ser reemplazados como un monitor fundido o cepillo de dientes: por eso lo que más encabrona es que aquí estas cosas puedan sin dificultad ser comparables al tiempo relativo de vida de una amistad.
Porque por lo general no duran mucho ni puedes obligarte a conservarlos (ya que no depende enteramente de ti).  
Los tiranosaurios sí.
Ahí siguen y perduran.
El mayor deseo de un pueblo dicho en voz alta al unísono debiera ser infaliblemente cumplido como por arte de magia. Desafortunadamente el hechizamiento hay que inventárselo, a la par que la propia supervivencia.
Pero otra de las cosas legadas al nacer en tierra ocupada por locos militares de remate, es el descreimiento, la certeza antes del hecho.
Las canciones de la Trova Tradicional eran románticamente pesimistas.
Asumían la pérdida y la desesperanza por ley.
Así,
Veinte años de la Maria Teresa Vera es un clásico ejemplo: qué importa si ya no se puede hacer nada.
Esa misma es nuestra posición ante un amigo que se va.
Y es lástima que el cruzamiento de brazos sea la principal postura que acogemos a la menor oportunidad, en las disímiles situaciones.
No podemos juzgar a nadie de querer irse: en cualquier caso es lo más aconsejable.
(Aunque muchos acuñen el término valentía al suplicio de quedarmos, pienso que por lo general es más estupidez que nada, y un hecho de por sí bastante mierdero; a la larga por supuesto te vas dando cuenta y recapacitas o no.)
Como tampoco deberíamos únicamente conforrmarnos, en niguna circunstancia.
Y sentirnos dolidos es la respuesta más fácil. Encarar al dolor y tragarlo cuesta caro.
"Me voy cobardemente", le decía el Lean a Claudio días antes de irse todo lo cautelosamente que pudo.
Con toda la aprehensión del novato virgen o la paloma cautiva de pronto liberada.
Y Claudio lo entendió y apoyó, qué otra cosa si no iba a hacer como su amigo!
Más un país que no tuvo tiempo de conocer siquiera, con sus apenas 22 años cumplidos -Claudio carga 33 y se visualiza fácilmente con 90 balanceando su sillón y rememorando con Gorki los "tiempos duros" en el portal de su casa. Esto es hasta la muerte, le dice al Gorki cada vez que se despiden.
 
Au revoir, pues, hasta más ver, o hasta nunca, amigos lejanos!
Aunque nunca-es-tarde-si-la-dicha-es-buena, y nadie sabe... el futuro puede ser incierto pero no por eso menos favorable.
 
Leandro lleva la mirada pretenciosa de los jóvenes que sí quieren llegar a hacer algo o ser alguien en sus vidas, alcanzar un propósito y luchar por alcanzarlo.
Esas ganas de vida y de capturar el arte con obturador y manos, son sólo alentables y realizables lejos de esta burbuja que no va a ninguna parte ni se explota de una vez.
Al Lean lo recordaremos todo el tiempo en cada lugar afín, y si no nos viéramos más, cosa imprecisa sin remedio, seríamos (los amigos-que-deja-en-Cuba) como la canción del Bola que tanto le gustaba, Vete de mí: "seré en tu vida lo mejor de la neblina del ayer cuando me llegues a olvidar, como es mejor el verso aquel que no podemos recordar".
 
 
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?
beso
**** lia
****  ****  ****
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?
"Nada sostengo, nada me sostiene; nuestra gran tristeza es no tener tristezas.
Soy un tarro de leche cortada con un limón humorístico"
                                                                                    Virgilio Piñera
"r1z0m4lia"
http://www.myspace.com/rizoma_lia
"hechizamiento habanémico hebdomadario"
http://habanemia.blogspot.com
?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

Oct 23, 2008

Generación Y, De etiquetas y listas


Sie surfen zur Zeit ANONYM Anonymität verlassen. Adresse: Last Update: 3.7.08 Generación YPORTADA Mi perfil
Este es el navegador mágico que me permite entrar al blog de Yoani, hasta el momento y gracias a que ella me diera "el clave".
Por cuestiones también de asombroso encantamiento, he abusado de la conexión que debió haberse acabado y no lo hizo... privilegios remotos que nunca había llegado a conocer, por lo que mañana no sé si habrán las mismas mágicas condiciones, así que aprovecho y me explayo como me da la gana.
Le prometí "tirarle el cabo" y publicarla porque como todos sabemos su sitio está bloqueado como la isla misma...
antonces ahí les irá cada vez que me sea permitida la entrada clandestina a Generación Y...

10

2008
De etiquetas y listas
Escrito por: Yoani Sanchez en Generación Y


Meter en gavetas, clasificar y etiquetar no es tarea sólo de oficinistas o burócratas. Hay quienes sienten un gusto especial en colgarle rótulos a los ciudadanos. El arte de ponernos en listas por categorías ha sido una práctica habitual durante las últimas décadas en Cuba. Un día vas a parar al directorio de los “incómodos” o al manso listado de los “colaboradores”. Las delaciones pueden sacarte del estante de los “seguidores” y llevarte al complicado file de los “enemigos”. Hay quienes entran al listado con las siglas “CR”, que representan el adjetivo más usado contra los que piensan diferente: contrarrevolucionario.

A los archivadores les saca del paso no saber en qué inventario van a poner a un individuo. Se molestan cuando sus viejas categorías no funcionan para los fenómenos que recién surgen. A estos “rotuladores de la opinión” les vendría bien incorporar nuevos adjetivos a su gastado repertorio, pues casi nadie pestañea ya cuando lo tildan de “empleado del Imperio”. La esquemática estantería donde han ido colocando a los cubanos está llena de comején, pero tristemente nosotros mismos seguimos usando los epítetos que “ellos” nos inventaron.

Me he negado a estar en cualquier lista y sin embargo ¡estoy en tantas! Preferiría, no obstante, la fila india de los que quieren terminar con esos ridículos catálogos de ciudadanos. Confío en que un día baste el gentilicio de esta tierra, para saber en cuál enumeración nos ubicamos todos.

Esa soy yo. ¿Y tú, en qué lista estás?

testimonio del Ciro por el Ciro...

el Ciro feroz, foto claudio fuentes madan
martes 28 de octubre de 2008
La "cómica" aventura tribunesca-tribulesca del Ciro. Él kamikaze.
Texto: Ciro Javier Díaz Penedo

¡GORKI, GORKI, GORKI, Gorki, Gorki……….! Y nos caen a golpes, era la noche del día no se cuanto del mes más cuanto y Pablo Milanés ofrecía un concierto en la tribuna anti-imperialista José Martí en el malecón. Hacía ya tres días que Gorki estaba preso pendiente de juicio bajo cargos actividad pre delictiva que servían como motivo a las autoridades para callar nuestro grupo Porno para Ricardo.
Cinco personas habíamos decidido ir al concierto con una pancarta a “recordarle” a Pablo que muchos intelectuales y artistas en Cuba y en el extranjero le habían enviado una carta pidiéndole que se pronunciara al respecto de la situación.
Cuatro GORKI y las llamadas brigadas de respuesta rápida que se daban cita en el lugar nos atacaron, escaparon tres y nos capturan a Emilio y a mí, que no se bajo qué instinto guerrero me dio por fajarme.
Inmediatamente un Gordo descomunal enrosca mi cuello con su brazo y lo aprieta mientras otros me golpean con manos y pies, pero aquella llave de estrangulación era un perfecto anestésico para los golpes que me los empecé a sentir luego.
- ¡Cuidado no lo desnuques! - (Le dice otro brigadista al Gordo)
En ese agradable estado nos conducen a una dependencia cercana del poder popular donde nos dieron una confortable ubicación en una esquina contra la pared con dos tipos sujetándonos. Luego que hube recuperado el aire le confieso al que me aguantaba:
- Oye, ese Gordo me apretó duro el cuello
- ¡Cállate la boca!
- Estaba fuertísimo ¿el hace pesas?
- ¿Qué te calles la boca coño?
- Yo hacia pesas en el pre pero nunca me puse fuerte, es un problema de mi metabolismo
En es momento se acerca otro compañero que pregunta con voz histérica.
- ¿Qué dice el comemierda ese chico?
- Parece que tiene un problema con el metabolismo – respondió el que me aguantaba.
En ese momento alguien decidió que estábamos demasiado cómodos para la ocasión y nos re-posicionaron de rodillas en el piso con una tercera rodilla sobre la espalda que a menudo ejercía una molesta presión sobre las costillas. Para hacerlo un poco más insoportable exigieron que las manos debían ir cruzadas a frente.
- ¿Cómo tengo que poner las manos? – pregunté con un pequeño ademán de la mano izquierda.
- ¡Asiiiiiií! - Respondió el combatiente mientras las volvía a ubicar en la posición indicada.
- ¿Cómo, así? - pregunte cambiando la posición de las manos otra vez.
- ¡No, así! - dijo volviéndolas a ubicar.
- Pero el problema es que le piso esta resbaloso y me patinan.
- ¿¡Tú quieres que te dé!? – dijo ya completamente histérico mientras el otro aprovechaba para hundirme un poco mas la rodilla en la espalda
Entonces fingí que me bajaba la azúcar para ver si literalmente me quitaban el pie de encima:
- ¡Ayúdenlo por favor! – gritó Emilio confundido.
Yo no sabía que mueca hacerle para que se diera cuenta que yo estaba filmando y no lo fueran a golpear por solidario, ya bastante había tenido él con una tunda de golpes el mismo día que acababa de llegar de Francia con todo tipo de anécdotas maravillosas.
Afortunadamente llegó en ese momento la salvadora patrulla a buscarnos y un mastodonte me arrastró hasta ella y me lanzó hacia adentro. De manera ipso-facta se montó a mi lado una patética mayor del MININT diciendo que ella era una profesional, que me iba a llevar al médico, que después íbamos a hablar y que era mi vecina, entre otras boberías.
En el Calixto García tenia a mi lado a un joven seguroso a quien para divertirme le fingía tener miedo.
- ¿Señora, él me va a dar? - Le preguntaba al la mujer policía.
- Vamos Ciro, que yo a ti no te he tocado - interviene el muchachín.
Otro policía que estaba allí trataba de aguantar la risa.
¡Por fin en la estación!, aire acondicionado, agua fría,….(en serio)…. El interrogatorio.
La mujer policía me preguntó por todos los disidentes habidos y por haber, desde Osvaldo Paya hasta cualquier desconocido X, luego se fue y más nunca la vi. En su lugar apareció un perito para redactar el acta de cosas que me habían incautado y puso a su derecha un grupo de papeles que yo llevaba en mi bolso al ser detenido, nada importante, solamente un par de canciones contra Fidel Castro y el Che. Y fue así que cogió el primer papel.
- ¿! Pero que es esto de que “el che no se bañaba”!?
En ese momento interviene un seguroso allí presente para explicarle que no debía darle importancia a eso, que yo tenía un grupo de rock que básicamente cantábamos canciones con malas palabras y ofendíamos a los dirigentes. No muy convencido el policía prosiguió con el siguiente papel.
- “Yo soy el ciudadano X y yo me paso por la pinga a Fidel Castro” ¿pero y esto? – pregunto inseguro de lo que debía hacer al seguroso, el cual movió la cabeza diciendo que no.
En un acto coreográfico sale todo el mundo y me quedo a solas con el muchachín que me lanza el clásico cliché “háblame de tu vida” y yo le lanzo el clásico cliché “cuando era apenas un niño….”. Tras unos minutos comiendo esa perra pinga empezamos a hablar de cosas más interesantes MICRÓFONOS. Ahh!!! Me encantan los micrófonos. Yo le preguntaba qué tipo de micrófonos tenían dentro de su equipamiento técnico para el espionaje de disidentes y le mencionaba algunas de mis marcas de micrófonos favoritas Senheiser, Shure, AKG, y le contaba de su funcionamiento y del rango de frecuencias en que estaban enfatizados pero el chico parece que no se especializaba en micrófonos y parecía un poco mareado con mi muela. Es entonces que me informa:
- Yo soy tu biógrafo personal, yo conozco toda tu vida.
Siempre soñé tener esta conversación con un seguroso así que le pregunté.
- ¿Has escuchado mis canciones?


- Si – respondió
- ¿Y……………..te gustan?
- ¡Yo no soy un fan tuyo! – dijo medio indignado y luego confiesa – me gustan algunas, “El gatico” por ejemplo.
El gatico es una tonta canción semi-infantil que compuse un día que no tenia nada que hacer, de hecho tuvo buena acogida entre el publico semi-infantil de la UH y me la pedían en algunos conciertos, por un momento estuve tentado a preguntarle si le gustaba mi canción “el comandante”, es que ya me lo imaginaba enclaustrado en su cuarto (sin aire acondicionado) burlando la vigilancia de la contrainteligencia y tarareando la canción.
- A mí lo que no me gusta es cuando empiezas a ofender a personas que de una forma o de otra han jugado un papel importante en la historia.
¡Vaya! Parece que me leyó la mente.
Entró flamante por la puerta el agente Rodney (tenemos evidencia fotográfica) que riéndose me informa.
el agente rodney, foto olpl

- Oye Ciro, quiero explicarte un poco lo que paso allá abajo, primero que todo decirte que ninguna de esas personas que estaban allí eran gente nuestra, el problema es que no se sabía lo que ustedes iban a sacar y bueno….tú sabes como se pone el pueblo.
Siempre me quedé con la duda de quiénes eran los que no sabían lo que yo iba a sacar y cómo sabían que iba a sacar algo, nada, pequeñas incongruencias del oficial, pero para ir al grano le pregunté por Gorki y el dijo que no sabía nada, que creía que tenía un problema por el ruido en el edificio y eso…
Bueno para terminar la coreografía nos llevan a Emilio y a mi hasta la casa en un carro de patrulla en compañía del perito al cual le pregunté durante todo el viaje sobre técnicas de interrogación y de un oficial del MININT que al bajar del carro se declara un gran admirador de la música rock pero luego se le cae el disfraz al exponer:
- El rock no tiene nada que ver con política.
Sin muchos deseos de ponerme a ejemplificar que los Sex-Pistols cantaban canciones burlándose de la Reina de Inglaterra y que la mayoría de las bandas punk españolas tienen corte izquierdista le pregunté:
- ¿Y mi amigo preso?
- Nosotros no queremos hablar de eso - dijo sin cambiar su humor – sigan tocando su rock que aquí nadie los va a molestar por eso, pero no se metan en política.
Se montó en la patrulla y se fue.
The end.
Publicado por Claudia en 8:27 0 comentarios

CubaRaw

Luis Trápaga

El artista tiene en venta algunas de sus piezas. Para contactar directamente con él desde La Habana: telf. fijo: (053-7)833 6983
cell: +53 53600770 email: luistrapaga@gmail.com
para ver más de su obra visita su web

#vjcuba on pond5

#vjcuba on pond5
royalty free footage

porotracuba.org

porotracuba.org
demanda ciudadana Por otra Cuba

#goodprint.us

dis tortue...

dis tortue...
enlace a mi cuento "Dis tortue, dors-tu nue?" (bajarlo en pdf)

País de Píxeles

las cacharrosa(s) Cacharro(s)

la 33 y 1/3 de Raulito

FACT me!

TREP

TREP
the revolution evening post

El auditorio imbécil

El auditorio imbécil
Ciro J. Díaz

guamañanga!

guamañanga!
Publikación de Ocio e Instrucción para los Indios de Amérikaribe, para recibir guamá, escribirle al mismo: elcaciqueguama@gmail.com

non official PPR site

non official PPR site
PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

My Politicophobia

My Politicophobia
I like to think I'm an expert on one thing: myself. The world has a way of constantly surprising me so I've dedicated much of my time to understanding the world one event and one place at a time. "Without struggle, there is no progress." Frederick Douglas

la taza de liz

la taza de liz
Este es un proyecto de ayuda a blogs para incentivar la creación y sustento de bitácoras cubanas

I want u fact

Ricardo Villares

raíz

raíz
Rafael Villares

"De soledad humana"

Los objetos de la vida cotidiana están relacionados con todos los hábitos y las necesidades humanas que definen el comportamiento de la especia.Nosotros dejamos en lo que nos rodea recuerdos, sensaciones o nostalgias, y a nuestra clase le resulta indispensable otorgarles vida, sentido y unidad (más allá de la que ya tienen) precisamente por el grado de identificación personal que logramos con ellos; un mecanismo contra el olvido y en pos de la necesidad de dejar marca en nuestro paso por la vida.La cuestión central es, ¿Cuánto de ellos queda en nosotros? ¿Cuánto de nosotros se va con ellos? (fragmentos de la tesis de grado de Rafael Villares, San Alejandro, enero 19, 2009)

Néstor Arenas

Néstor Arenas
Néstor Arenas

neon-klaus

neon-klaus

warholcollage

warholcollage
la mirada indescriptible de los mortalmente heridos